5 reglas clave para actuar con seguridad en caso de avería

Por fin ha llegado el día anhelado, estás conduciendo por una carretera camino de tu destino de vacaciones de verano pero de repente te das cuenta de que tu vehículo empieza a fallar y no puedes seguir circulando… Nadie desea sufrir este tipo de contratiempo pero desgraciadamente los coches se averían, también cuando estamos de vacaciones. Por lo tanto, tenemos que estar preparados para afrontar esta incidencia con seguridad y con calma, con el fin de evitar exponernos a nosotros mismos y a los demás a situaciones de peligro.

Te dejamos 5 reglas clave que debes tener en cuenta si tu coche sufre una avería durante un desplazamiento por carretera:

  1. Para el vehículo fuera de la vía, si es posible, en un lugar donde no estorbe al tráfico, sobre todo para que no se produzca un accidente como consecuencia de la avería.
  1. Para avisar de la incidencia a los demás conductores, señaliza tu vehículo con los triángulos, situados como mínimo a 50 metros delante y detrás del vehículo (en vías de doble sentido). Si no dispones de estos, pon alguna cosa que pueda llamar la atención al resto de conductores, como por ejemplo un chaleco reflectante.
  1. Activa las luces de emergencia y, si es de noche, con poca visibilidad, también las de posición.
  1. Si tienes que salir del vehículo, hazlo por la parte más segura y no olvides ponerte el chaleco reflectante obligatorio, que tienes que llevar siempre a mano. No vale, por ejemplo, llevarlo en el maletero.
  1. Aléjate de la vía y, si puedes, sitúate detrás de la valla de protección. Si en el coche viajan más ocupantes, mantén al grupo unido y evita que circulen por la A causa de averías, se producen atropellos que pueden tener graves consecuencias y, por lo tanto, las medidas de autoprotección son indispensables para evitar males mayores.

Las revisiones periódicas y el mantenimiento óptimo de los vehículos son fundamentales para evitar sufrir un susto en la carretera durante las esperadas vacaciones de verano. Así que antes de salir de viaje hay que revisar algunos elementos básicos, entre ellos la presión y el estado de los neumáticos, el nivel del aceite y el líquido de los frenos, la batería, las luces y los intermitentes. Las revisiones preventivas son básicas para la seguridad vial así como la reparación de desperfectos que pueden comportar riesgos graves a la hora de circular tanto para uno mismo como para el resto de usuarios.

¡No te arriesgues a que un mantenimiento deficiente de tu vehículo te estropee las vacaciones!

Deixa un comentari