¿De camino a la escuela? Consejos para proteger a los más pequeños en sus desplazamientos

Septiembre es un mes de nuevos propósitos, de cambios, de nostalgia por las vacaciones de verano, de vuelta a la rutina y, para los niños y jóvenes, marca sobre todo el reencuentro con compañeros y amigos de escuela y la ilusión por nuevas experiencias y aprendizajes. El inicio del curso escolar supone también un buen momento para recordar los hábitos fundamentales para desplazarse con seguridad de camino o vuelta del colegio y una oportunidad de oro para educar a los más pequeños en los valores de la movilidad segura.

 A pie, ¡siempre atentos!

Ir andando a la escuela es la manera más saludable y sostenible de todas las posibles. Los niños que tienen la suerte de poder ir a pie, tienen que cruzar las calles siempre por un paso de peatones y con el semáforo en verde, y siempre después de mirar a los dos lados. Además, los más pequeños tendrían que ir siempre acompañados por un adulto que vele por su seguridad. También es importante tener en cuenta que deben caminar por el interior de la acera, alejándose de la calzada.

Hay municipios que facilitan a los alumnos la posibilidad de ir caminando a la escuela. Lo hacen a través de los caminos escolares, unos itinerarios diseñados específicamente y que promueven la movilidad sostenible, segura y autónoma de los niños en los trayectos hacia los centros escolares. Además, son iniciativas que fomentan los valores de respeto, civismo y sostenibilidad.

  1. En el coche, todos y siempre, protegidos con cinturón o SRI

Si el coche es el medio de transporte utilizado para llevarlos a la escuela, tienen que ir siempre protegidos con cinturón de seguridad o un sistema de retención infantil (SRI) adecuado a cada niño. Las prisas no son excusa para olvidarnos de controlar que se lo hayan abrochado adecuadamente o de hacerlo los adultos si es necesario. Los niños con una altura igual o inferior a 135 cm deben ocupar obligatoriamente los asientos de atrás y tienen que utilizar un SRI adaptado a su talla y peso. Además, es importante considerar que la posición más segura del sistema de retención infantil en el vehículo es a contramarcha y en el asiento central posterior.

Los niños con una altura igual o inferior a 135 cm tienen que ocupar obligatoriamente los asientos de atrás y tienen que utilizar un SRI adaptado a su talla y peso

Decàleg de la seguretat viària infantil

  1. En autocar, el cinturón, también indispensable

¿Sabías que el uso del cinturón de seguridad reduce el riesgo de morir un 75% y que el hecho de no utilizarlo multiplica por 25 el riesgo de sufrir lesiones graves o mortales en caso de vuelco o giro brusco? Ante este dato, no podemos olvidar que si la opción para llegar a la escuela es el autocar, los niños tienen que abrocharse el cinturón de seguridad en todos los trayectos. Según la normativa de tráfico, todos los autocares matriculados a partir de octubre de 2007 tienen que disponer de cinturones. Y tampoco se puede pasar por alto que hay que ir correctamente sentado toda la ruta, y procurar no levantarse hasta que el autocar no esté completamente parado. A la hora de subir y salir del autocar se tiene que extremar la precaución para no sufrir ningún accidente.

  1. Sobre dos ruedas, más vulnerables

En el caso de llevar a los menores en motocicleta: como norma general solo pueden viajar en moto los niños de 12 años o más. Aun así, los mayores de 7 años también pueden ir de pasajeros siempre que circulen con el padre o la madre o un tutor, o bien con mayores de edad autorizados. Y por supuesto, siempre tienen que llevar un casco homologado, adecuado a su talla y, para garantizar la máxima protección, integral.

Los alumnos que apuesten por la bicicleta deben saber que los menores de 16 años tienen que llevar casco obligatoriamente tanto en vías urbanas como interurbanas. También hay que incidir en que no se puede circular en bicicleta utilizando auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido y/o dispositivos de telefonía móvil.

Los menores de 16 años tienen que llevar casco en bicicleta obligatoriamente tanto en vías urbanas como interurbanas.

La protección de los niños en el espacio público se tiene que garantizar al máximo y no se puede improvisar, sea cual sea la manera como se desplacen. ¿Cruzar un semáforo en rojo porque llegamos tarde? ¿No atarse el cinturón de seguridad si se hace un recorrido corto? En ningún caso son una opción y todavía menos si se quiere transmitir a los menores los hábitos y comportamientos adecuados de la movilidad segura.

¡Muy buen inicio de curso! Empecémoslo con buen pie y consigamos entre todos una vuelta a la escuela segura y responsable.

 

 

Deixa un comentari