La velocidad, un peligro persistente

A 229 km/h en un tramo de carretera donde la velocidad máxima permitida es de 90 km/h. Así circulaba un motorista el viernes pasado por la C-1412b en el término municipal de Isona i Conca Dellà (Pallars Jussà) cuando los Mossos d’Esquadra lo denunciaron penalmente por un delito contra la seguridad del tráfico.

La velocidad excesiva sigue siendo uno de los principales factores concurrentes de la siniestralidad vial. Entre los conductores implicados en accidentes mortales en lo que llevamos de este 2019 (según datos hasta el 15 de julio) han aumentado las causas de accidentalidad asociadas a la falta de atención (10%) pero también, y en mayor medida, a la velocidad (18%). Parece que hay quien no es consciente aún que correr demasiado es una conducta de riesgo que conlleva trágicas consecuencias en las carreteras. Y es que, además de ser una causa directa de siniestros viales, es un factor que aumenta la gravedad de las lesiones de los que sufren el accidente.

WhatsApp Image 2019-08-06 at 13.53.58 (1)Por este motivo, a lo largo de esta semana coordinamos una nueva campaña policial de controles de velocidad. Esta actuación se realiza conjuntamente con los Mossos d’Esquadra y las policías locales de tráfico de Cataluña y afecta tanto al ámbito interurbano como al urbano, donde la velocidad excesiva puede tener graves consecuencias sobre todo para la seguridad de los colectivos más vulnerables, como son los peatones y los ciclistas.

En la última campaña de control de la velocidad, realizada entre el 29 de abril y el 5 de mayo, se interpusieron casi 19.000 denuncias, de las cuales 18.906 fueron administrativas y 8 penales.

Por lo tanto, campañas preventivas e intensivas como esta, que tienen como objetivo vigilar el cumplimiento de los límites de velocidad, siguen siendo necesarias para insistir en que la velocidad excesiva es un peligro en la carretera.

¿Qué efectos tiene la velocidad excesiva en la seguridad vial?

El incremento de la velocidad aumenta la violencia de los impactos en los siniestros viales. Por ejemplo, una colisión a 50 km/h equivaldría a una caída desde 10 metros de altura, mientras que tener un accidente a 160 km/h multiplica por diez la fuerza del choque y, por lo tanto, sus consecuencias.

La distancia de seguridad que se tiene que mantener con el coche de delante para frenar a tiempo ante cualquier emergencia depende, fundamentalmente, de la velocidad. En condiciones normales, a 120 km/h recorres la distancia equivalente a un campo de fútbol antes de parar un coche.

– La distancia necesaria para la detención de un vehículo se obtiene sumando la distancia de reacción más la distancia de frenado. Por lo tanto, la velocidad a la cual circulas influye directamente en estas variables e incrementa el riesgo de que puedas tener un accidente.

¿Por qué es importante que conduzcas a una velocidad adecuada?

1. Te ayuda a controlar el movimiento del vehículo.
2. Hace que puedas superar más fácilmente un obstáculo o cualquier imprevisto en la vía.
3. Te permite reducir la velocidad de forma suave y progresiva.

¡En la carretera, no corras, vive más!

Deixa un comentari