En invierno, carreteras limpias

Durante el periodo invernal, la nieve y el hielo pueden complicar la circulación. Para evitar o minimizar las posibles incidencias derivadas de la meteorología adversa, los diferentes titulares de vía activan, entre los meses de noviembre y abril, planes de vialidad invernal. El objetivo de estas actuaciones es garantizar la comodidad, la fluidez y la seguridad en las carreteras, así como minimizar el tiempo de restricciones o de cierre al tráfico de las vías afectadas.

Gran parte de la red vial catalana, más de doce mil kilómetros de carreteras, está potencialmente sometida a actuaciones en materia de vialidad invernal ya que no es extraño que la nieve o la niebla heladora hagan acto de presencia, en algún que otro momento, en buena parte del territorio. Aproximadamente la mitad de esta red vial es gestionada por el Departamento de Territorio y Sostenibilidad. Así, la Generalidad tiene disponibles 120 máquinas quitanieves y también un centenar de puntos de almacenaje de sal en toda Cataluña para facilitar la movilidad en la red vial de su titularidad durante la época de frío y nevadas.

La previsión meteorológica es primordial de cara a determinar qué tipo de actuación se tiene que llevar a cabo en cada momento y en qué tramos de la red vial. Con carácter general, se utiliza la información que da el Servicio Meteorológico de Cataluña. Además, los centros de conservación disponen de los comunicados de previsión de riesgo que emite el Centro de Emergencias de Cataluña (CECAT) y se dispone de una red de 52 estaciones meteorológicas adscritas a la red vial ubicadas a pie de carretera que proporcionan datos en tiempo real.

Durante la campaña, se llevan a cabo dos grandes tipos de actuaciones: las preventivas o programadas y las curativas, que son las que no están programadas.

Las primeras se realizan con el fin de evitar la formación o la permanencia de hielo y de nieve en la calzada, mediante el extendido de sal, o para prevenir aludes por la acumulación de nieve en las laderas por encima de la carretera. Estas actuaciones se basan sobre todo en las predicciones meteorológicas. En cuanto a las actuaciones curativas no programadas, se aplican cuando los tratamientos preventivos resultan insuficientes para mantener la vía abierta. Consisten, habitualmente, en la retirada de la nieve y de las placas de hielo con las máquinas quitanieves y el eventual extendido de fundentes para evitar la acumulación o la formación de más nieve o placas.

En Cataluña hay planes de emergencia por nevadas (NEUCAT) y por aludes (ALLAUCAT), cuya activación conlleva la gestión unificada de los medios utilizados en la resolución de estas emergencias, como las asignadas a la vialidad invernal, a cargo del Centro de Emergencias de Cataluña (CECAT).

La temporada pasada, en las carreteras de la Generalidad, se gestionaron cerca de 500 incidencias y se recorrieron más de 900.000 kilómetros por tareas de vialidad invernal, incluyendo los que se hicieron por la operación de tendido de fundentes, los realizados haciendo tareas de limpieza de nieve o de hielo, así como los kilómetros totales recorridos por los vehículos, incluidos los desplazamientos en los tramos tratados.

El cinturón te puede salvar la vida

¿Te lanzarías en paracaídas sin abrochártelo? ¿Querrías subir a una montaña rusa sin sujetarte bien? ¿Escalarías una pared vertical sin cuerdas ni arnés? Las respuestas a estas cuestiones son evidentes, pero si nos situamos a bordo de un vehículo, parece que el sentido común desaparece. Cuando menos, en algunos casos. La percepción del riesgo disminuye si se circula en coche y no debería ser así, puesto que hablamos de una máquina, sofisticada y estética, sí, pero que pesa más de una tonelada y se desplaza a muchos metros por segundo. De hecho, para hacernos una idea de los daños que puede producir, un choque a 140 km/h equivaldría al impacto de una caída desde lo alto de un edificio de 20 plantas (unos 77 metros).

463020-PFO39Y-210

A pesar de que el uso del cinturón de seguridad se ha generalizado en los últimos años, todavía hoy en día se producen graves lesiones o la muerte en accidentes de tráfico por no llevar abrochado el cinturón. Este año, han muerto 7 personas por no abrocharse el cinturón y 8 más han resultado heridas de gravedad. Estos son datos todavía provisionales, pero ya nos indican que un 13% del total de víctimas mortales de lo que llevamos de 2019 no llevaban el cinturón abrochado, una cifra que no se puede considerar residual. Sin ir más lejos, en 2018 perdieron la vida en el asfalto 20 personas por no llevar el cinturón y 41 más quedaron gravemente heridas.

Más concienciación

Cinturó autocarTodavía queda trabajo por hacer cuando el uso del cinturón no es habitual aún en los pasajeros posteriores o en los usuarios de los autocares, por ejemplo. Desde el Servicio Catalán de Tráfico, se han realizado varias campañas de concienciación, como la campaña “Pasajeros seguros, también en el autocar“, y se llevan a cabo controles policiales preventivos a lo largo del año para afianzar el uso del cinturón entre todos los ocupantes del vehículo. Precisamente, esta semana, hasta el domingo 9 de junio, se está realizando una campaña de controles intensivos para velar por la seguridad de  transportes escolares y de menores, y de viajeros.

Además, los vehículos mirilla  de los Mossos d’Esquadra, que vigilan las carreteras sin ser reconocidos por los conductores, también detectan habitualmente infracciones de tráfico como circular sin llevar abrochado el cinturón.

No obstante, también es necesario que los usuarios tomen conciencia de la importancia de llevar el cinturón abrochado. No en vano, no llevar el cinturón es, junto con la velocidad y la conducción bajo los efectos del alcohol y otras drogas, una de las principales causas de lesiones derivadas de los accidentes de tráfico, especialmente lesiones internas en la zona del tórax y de la cabeza. Además, no utilizar este sistema de seguridad pasiva implica una sanción económica de 200 € y la pérdida de 3 puntos del carné de conducir.

La concienciación, de todas formas, tiene que empezar por un mismo. El clac del cinturón te puede salvar de la muerte o de sufrir una grave lesión para toda la vida. Si eres el conductor y hay más ocupantes en el vehículo, no pongas en marcha el motor hasta que todo el mundo se abroche el cinturón. Gestos como estos salvan vidas. Si todos ponemos de nuestra parte, es posible reducir a cero las víctimas por no llevar abrochado el cinturón de seguridad.

¿Qué comporta un aviso preventivo por contaminación en el aire?

El aviso preventivo por contaminación es la fase previa a una posible activación de un episodio ambiental y comporta una serie de recomendaciones con el objetivo de frenar las emisiones contaminantes. Esta alerta preventiva no implica la restricción de circulación de determinados vehículos en el área metropolitana de Barcelona. La limitación del tráfico solo se implementa si se declara un episodio por alta contaminación de NO2 (dióxido de nitrógeno) en la conurbación de la capital catalana. Ahora bien, el aviso preventivo se puede activar tanto si se detectan niveles moderados de NO2 como de PM10 (partículas de diámetro inferior a 10 micras).

Ante un aviso preventivo por contaminación (tanto por NO2 como por PM10),  ¿qué podemos hacer para reducir las emisiones contaminantes asociadas a los vehículos?

  • Utilizar el transporte público.
  • Reducir los desplazamientos en vehículo privado (si es posible, trabajar a distancia, variar el horario de trabajo a cambio de viajar en transporte público, trabajar en otro sitio de la empresa, más cerca de casa…).
  • Utilizar el coche compartido.
  • Realizar una conducción eficiente (arrancar suavemente, reducir la velocidad, utilizar el freno motor, evitar aceleraciones y frenadas bruscas, etc.).
  • En caso de disponer de diferentes vehículos, utilizar el que tenga les emisiones más bajas.
  • Realizar los trayectos a pie o en bicicleta, escogiendo calles poco frecuentadas por el tráfico.

Asimismo, el Servicio Catalán de Tráfico publica, a través de los paneles de mensajes variables (PMV), mensajes informativos sobre la activación del aviso preventivo por contaminación.

Medidas que pueden llevar a cabo los municipios

 Campañas de comunicación intensiva, a través de los medios de comunicación locales, para explicar la situación.

  • Introducción de mensajes informativos relativos a la situación de aviso preventivo o de episodio ambiental en las pantallas de información variable (PIV).

Además, para informaros sobre las medidas y restricciones que puede comportar un episodio de contaminación por altos niveles de NO2, podéis consultar el apunte Movilidad sostenible, aire puro, publicado en este blog el mes de diciembre del año pasado.

La movilidad en el área metropolitana de Barcelona durante el confinamiento

La situación que estamos viviendo en estos momentos en nuestro país y también a nivel mundial no tiene precedentes. Un confinamiento masivo como el actual no se había vivido nunca; tampoco sus consecuencias. En cuanto a la movilidad, el descenso del número de vehículos en nuestras carreteras también es histórico y nos muestra unas cifras inverosímiles, que suponen un buen retrato del momento excepcional que nos ha tocado vivir.

Durante las dos primeras semanas de confinamiento, en las principales entradas y salidas de Barcelona la disminución del volumen de tráfico ha sido constante e importante. Consideramos como primer día de confinamiento el sábado 14 de marzo; por lo tanto, la primera semana de confinamiento iría desde sábado 14 hasta el viernes 20 de marzo, y la segunda semana de confinamiento seria desde el 21 hasta el 27 de marzo. Para hacer la comparativa, hemos cogido la primera semana de marzo y la hemos considerado una ‘semana normal’, sin elementos que nos contaminen los datos. Se parte de la base que durante una semana normal, alrededor de 6.000.000 de vehículos circulan por el que se denomina técnicamente Anillo 1 de Barcelona.

WhatsApp Image 2020-04-02 at 09.59.54 (1)
De este modo, durante la primera semana de confinamiento circularon en el área metropolitana de Barcelona un total de 2.386.428 vehículos (1.899.845 durante los días laborables y 486.583 durante el fin de semana). Comparado con una semana normal, esto supone una reducción del -60,4% (-58,7% los laborables, -65,8% el fin de semana).

Durante la segunda semana de confinamiento circularon en el área metropolitana de Barcelona un total de 1.512.722 vehículos (1.371.366 durante los laborables y 141.356 el fin de semana). Comparado con una semana normal, esto puposa una reducción del -74,9% (-70,2% los laborables, -90,1% el fin de semana).

Comparando los datos de las dos primeras semanas de confinamiento es cuando vemos que el descenso del volumen de tráfico es constante. Durante la segunda semana de confinamiento se produjo una reducción del -36,6% comparada con la primera semana de confinamiento (-27,8% los laborables, -70,9% el fin de semana).

Como se puede comprobar, a medida que van pasando los días y que se van endureciendo las restricciones, el número de vehículos va bajando de manera constante y muy pronunciada. Esta reducción drástica se nota todavía mucho más durante el fin de semana. Por lo tanto, parece evidente que los vehículos que circulan entre semana lo hacen, sobre todo, por motivos laborales.

WhatsApp Image 2020-04-03 at 12.35.25

La mobilitat a l’àrea metropolitana de Barcelona durant el confinament

La situació que estem vivint en aquests moments al nostre país i també a nivell mundial no té precedents. Un confinament massiu com l’actual no s’havia viscut mai; tampoc les seves conseqüències. Pel que fa a la mobilitat, el descens del nombre de vehicles a les nostres carreteres també és històric i ens mostra unes xifres inversemblants, que suposen un bon retrat del moment excepcional que ens ha tocat viure.

Durant les dues primeres setmanes de confinament, a les principals entrades i sortides de Barcelona la disminución del volum de trànsit ha estat constant i important. Considerem com a primer dia de confinament el dissabte 14 de març; per tant, la primera setmana de confinament aniria des de dissabte 14 fins al divendres 20 de març, i la segona setmana de confinament seria des del 21 fins al 27 de març. Per tal de fer la comparativa, hem agafat la primera setmana de març i l’hem considerada una ‘setmana normal’, sense elements perturbadors que ens contaminin les dades. Es parteix de la base que durant aquesta setmana normal, al voltant de 6.000.000 de vehicles circulen pel que s’anomena tècnicament Anell 1 de Barcelona.

WhatsApp Image 2020-04-02 at 09.59.54 (1)

D’aquesta manera, durant la primera setmana de confinament van circular a l’àrea metropolitana de Barcelona un total de 2.386.428 vehicles (1.899.845 durant els dies laborables i 486.583 durant el cap de setmana). Respecte una setmana normal, això suposa una reducción del -60,4% (-58,7% els laborables, -65,8% el cap de setmana).

Durant la segona setmana de confinament van circular a l’àrea metropolitana de Barcelona un total de 1.512.722 vehicles (1.371.366 durant els laborables i 141.356 el cap de setmana). Respecte una setmana normal, això puposa una reducción del -74,9% (-70,2% els laborables, -90,1% el cap de setmana).

Comparant les dades de les dues primeres setmanes de confinament és quan veiem que el descens del volum de trànsit és constant. Durant la segona setmana de confinament es va produir una reducción del -36,6% respecte la primera setmana de confinament (-27,8% els laborables, -70,9% el cap de setmana).

Com es pot comprovar, a mesura que van passant els dies i que es van endurint les restriccions, el nombre de vehicles va baixant de manera constant i molt pronunciada. Aquesta reducció dràstica es nota encara molt més durant el cap de setmana. Per tant, sembla evident que els vehicles que circulen entre setmana ho fan, sobretot, per motius laborals.

WhatsApp Image 2020-04-03 at 12.35.25

Las víctimas mortales disminuyen un 14% en los municipios que aplican bien su plan local de seguridad vial

Moto, Via urbana

En Cataluña, el año pasado, 67 personas perdieron la vida en accidente de tráfico en el ámbito urbano, lo que representa un 28,1% del total de víctimas mortales que hubo en la red vial del paí­s.

En ciudades y pueblos tienen lugar un gran número de desplazamientos en los que confluyen diferentes modos de movilidad: peatones, ciclistas, vehículos particulares, vehículos comerciales y de transporte público y, ahora también, vehículos de movilidad personal (VMP). Así pues, la siniestralidad vial en zona urbana presenta problemáticas diferentes a la de la zona interurbana, que hay que afrontar con medidas más concretas.

En este sentido, el Servicio Catalán de Tráfico inició hace más de diez años una línea de apoyo a los municipios para la elaboración de los planes locales de seguridad vial (PLSV). El objetivo de estos planes es avanzar en la mejora de la seguridad vial en el ámbito urbano mediante la colaboración con los gobiernos locales y, en particular, con las policías locales con el fin de reducir los accidentes de tráfico en el municipio. Además, también se quiere proteger a los usuarios de la vía más vulnerables (peatones, motoristas y ciclistas) y planificar la seguridad vial con atención a grupos con necesidades específicas, así­ como dar respuesta a los retos que generan las nuevas formas de movilidad.

Más de doscientos sesenta planes locales

En el conjunto de Cataluña, desde que se pusieron en marcha en 2006 y hasta el año pasado, 266 ciudades y pueblos tienen ya planes redactados. Estos municipios agrupan una población de más de 6,8 millones de ciudadanos, de modo que podemos decir que el 90,8% de la población de Cataluña dispone de PLSV. De cara a este 2020 está prevista la redacción de 15 nuevos PLSV.

Según un estudio que se hizo con motivo de los diez años de implantación de esta herramienta, la existencia de un Plan de seguridad vial representa un elemento distintivo en las tendencias de accidentalidad vial urbana, sobre todo si el PLSV se aplica correctamente. Así pues, el estudio constataba que las víctimas mortales habían disminuido un 14% por término medio en las poblaciones que tenían PLSV y lo habían aplicado bien. Por el contrario, en aquellos municipios que no tenían plan la siniestralidad con víctimas había aumentado entre un 20% y un 50% y en aquellos que tenían plan, pero no lo habían aplicado o lo habían hecho en grado bajo, la siniestralidad también había aumentado un 9%.

Barcelona, via urbana, bici

¿Cómo funcionan?

A través de los planes locales de seguridad vial, el SCT ofrece asistencia técnica a los entes municipales teniendo en cuenta las características, la configuración y las particularidades de cada localidad a través de un diagnóstico previo de la accidentalidad.

A partir de aquí, los PLSV incluyen un plan de acción con medidas de actuación concretas en los entornos de concentración de accidentes o con percepción de riesgo o inseguridad identificados, así como una propuesta de medidas físicas correctoras y preventivas. Aparte, se estudian los principales factores y grupos de riesgo con el fin de delimitar el ámbito de intervención y poder incidir en aquellos comportamientos, colectivos vulnerables y factores más accidentógenos. Además, el plan de acción incluye medidas relativas a la realización de controles preventivos y medidas de educación para la movilidad segura.

Transcurridos 2-3 años desde la redacción del Plan, se lleva a cabo un seguimiento de las medidas implantadas y, posteriormente, pasados 4-5 años, una evaluación del mismo con el fin de valorar el grado de implantación, los objetivos alcanzados y la situación de seguridad vial en el municipio, así como definir la estrategia para los siguientes años.

Aparte de los PLSV, el SCT también colabora con los ayuntamientos a través de la elaboración de trabajos técnicos de seguridad vial en un ámbito concreto y mediante la firma de convenios sobre procedimiento sancionador, cesión de etilómetros, cinemómetros y kits de drogas, así como de parques infantiles de bicicletas y ciclomotores y de adhesión al Servicio de Información y Atención de Víctimas de Tráfico (SIAVT), los cuales también contribuyen a la mejora de la seguridad vial en el ámbito local.

Les víctimes mortals disminueixen un 14% als municipis que apliquen bé el pla local de seguretat viària

Moto, Via urbana

A Catalunya, l’any passat, 67 persones van perdre la vida en accident de trànsit en l’àmbit urbà, cosa que representa un 28,1% del total de víctimes mortals que hi va haver a la xarxa viària del país.

A ciutats i pobles, hi tenen lloc un gran nombre de desplaçaments, en els quals conflueixen diferents mitjans de mobilitat: vianants, ciclistes, vehicles particulars, vehicles comercials i de transport públic i, ara també, vehicles de mobilitat personal (VMP). Així doncs, la sinistralitat viària en zona urbana presenta problemàtiques diferents de la de la zona interurbana, que cal afrontar amb mesures més concretes.

En aquest sentit, el Servei Català de Trànsit va iniciar fa més de deu anys una línia de suport als municipis per a l’elaboració de plans locals de seguretat viària (PLSV). L’objectiu d’aquests plans és avançar en la millora de la seguretat viària en l’àmbit urbà mitjançant la col·laboració amb els governs locals i, en particular, amb les policies locals per tal de reduir els accidents de trànsit  al municipi. A més, també es vol protegir els usuaris de la via més vulnerables (vianants, motoristes i ciclistes) i planificar la seguretat viària amb atenció a grups amb necessitats específiques, així com donar resposta als reptes que generen les noves formes de mobilitat.

Més de dos-cents seixanta plans locals

Al conjunt de Catalunya, des que es van posar en marxa el 2006 i fins l’any passat, 266 ciutats i pobles tenen ja plans redactats. Aquests municipis agrupen una població de més de 6,8 milions de ciutadans, de manera que podem dir que el 90,8% de la població de Catalunya disposa de PLSV. De cara a aquest 2020 està prevista l’elaboració de 15 nous PLSV.

Segons un estudi que es va fer amb motiu dels deu anys d’implantació d’aquesta eina, l’existència d’un Pla de seguretat viària representa un element distintiu en les tendències d’accidentalitat viària urbana, sobretot si el PLSV s’aplica correctament. Així doncs, l’estudi constatava que les víctimes mortals havien disminuït un 14% de mitjana a les poblacions que tenien PLSV i l’havien aplicat bé. Per contra, en aquells municipis que no tenien pla la sinistralitat amb víctimes havia augmentat entre un 20% i un 50% i en aquells que en tenien, però no l’havien aplicat o ho havien fet en un grau baix, la sinistralitat també havia augmentat un 9%.

Barcelona, via urbana, bici

Com funcionen?

A través dels plans locals de seguretat viària, l’SCT ofereix assistència tècnica als ens municipals tenint en compte les característiques, la configuració i les particularitats de cada localitat a través d’un diagnòstic previ de l’accidentalitat.

A partir d’aquí, els PLSV inclouen un  pla d’acció amb mesures d’actuació concretes en els entorns de concentració d’accidents o amb percepció de risc o inseguretat  identificats, com també una proposta de mesures físiques correctores i preventives. A banda, s’estudien els principals factors i grups de risc per tal de delimitar l’àmbit d’intervenció i poder incidir en aquells comportaments, col·lectius vulnerables i factors més accidentògens. A més, el pla d’acció inclou mesures relatives a la realització de controls preventius i mesures d’educació per a la mobilitat segura.

Transcorreguts 2-3 anys des de la redacció del Pla, es du a terme un seguiment de les mesures implantades i, posteriorment, passats 4-5 anys, una avaluació del Pla per tal de valorar el grau d’implantació, els objectius assolits i la situació de seguretat viària al municipi, i definir l’estratègia per als anys següents.

A banda dels PLSV, l’SCT també col·labora amb els ajuntaments a través de l’elaboració de treballs tècnics de seguretat viària en un àmbit concret i mitjançant la signatura de convenis sobre procediment sancionador, cessió d’etilòmetres, cinemòmetres i kits de drogues, així com de parcs infantils de bicicletes i ciclomotors i d’adhesió al Servei d’Informació i Atenció de Víctimes de Trànsit (SIAVT), els quals també contribueixen a la millora de la seguretat viària en l’àmbit local.

 

No te pegues, ¡que corra el aire!

Cada día, desgraciadamente, se producen decenas de accidentes, choques y colisiones en la carretera. Un alto número de estos impactos son colisiones por alcance; es decir, el vehículo de atrás choca con el de delante. El impacto puede ser más o menos grave en función de la velocidad y de la distancia de seguridad. Si se trata de una colisión a escasa velocidad, las lesiones serán leves; con suerte, los ocupantes de los vehículos no sufrirán ningún daño y será solo el chasis de los automóviles el que recibirá las peores consecuencias. Ningún accidente de tráfico es inocuo, en cualquier caso. El susto, los papeles del seguro, el coche en el taller… no son trámites agradables tampoco.

La lesión más frecuente en este tipo de colisión es el latigazo cervical, que puede acabar desapareciendo o volverse crónico. Pero también se pueden producir lesiones en el hombro, en la cabeza, en la cara o en las manos, y otras consecuencias más graves, como hemorragias internas, hernias discales, lesiones en la médula espinal e incluso la muerte. La receta para evitar este tipo de accidentes no podría ser más sencilla: moderar la velocidad y, sobre todo, mantener la distancia de seguridad. Si todos cumplimos estos dos preceptos, difícilmente colisionaremos con el vehículo de delante. Justo es decir, sin embargo, que la escasa distancia entre vehículos es una cuestión que fácilmente recriminamos a los demás, pero lo cierto es que nosotros también la tenemos que evitar. Hoy en día, la distancia insuficiente entre vehículos es una infracción demasiado cotidiana en nuestras carreteras, desgraciadamente.

No te pegues

Pero, ¿cuál es exactamente la distancia de seguridad que hay que mantener en cada situación? Para detenerse a tiempo ante cualquier emergencia, la distancia que debemos mantener con el vehículo que nos precede depende en gran parte de la velocidad. En condiciones normales, a 120 km/h, se recorren 33 metros cada segundo y se necesitan 98 metros para frenar del todo el vehículo. Hay que tener en cuenta, además, que transcurren 1,5 segundos hasta que el cerebro reacciona y da la orden correspondiente para frenar. No obstante, el mejor indicador para medir si la distancia de seguridad es óptima no es tanto el espacio como el tiempo. Para saber si la distancia es la correcta, se puede aplicar la siguiente pauta: cuando el coche que vaya delante pase al lado de un elemento fijo (por ejemplo, una señal) hay que contar lentamente ‘mil ciento uno’, ‘mil ciento dos’, ‘mil ciento tres’ (esto equivale a tres segundos). Si al acabar de decirlo no se ha llegado todavía al mismo punto, la distancia es la adecuada.

No respetar la distancia de seguridad pone en riesgo la integridad física del conductor infractor y también la de los demás; es una infracción grave que comporta una sanción de 200 euros y la pérdida de 4 puntos del carné de conducir.

En 2019 se produjeron 2.241 colisiones por alcance con víctimas en las carreteras catalanas (datos provisionales), a causa de las cuales han muerto 17 personas y 89 más han resultado heridas graves. En 2018, se produjeron 2.307 siniestros por alcance, en los que resultaron heridas un total de 3.946 personas (ya sea leves o graves).

¿Y si se te pegan?

No es fácil mantener la atención en la carretera cuando tienes un vehículo enganchado detrás, lo sabemos. Es una situación potencialmente peligrosa, considerando que cualquier imprevisto en el que necesites frenar repentinamente supondrá una colisión por alcance del vehículo que te sigue tan de cerca, porque no tendrá suficiente tiempo ni espacio para frenar. Lo más importante es mantener la calma y no perder la atención de lo que tenemos delante. Si esta situación te está estresando, lo más recomendable es facilitar el adelantamiento, si es posible, para priorizar tu propia seguridad. En cambio, se desaconseja frenar, encender la luz antiniebla posterior o las luces de emergencia, dado que esto podría generar una colisión.

Por otro lado, es primordial respetar también el espacio de los conductores que sí mantienen la distancia de seguridad. Si invadimos este espacio para hacer nosotros un adelantamiento, esta distancia quedará comprometida y obligará a repetir la maniobra de nuevo para volver a dejar un espacio suficiente entre vehículos.

Al fin y al cabo, en el 90% de los siniestros en la carretera interviene el factor humano: si ponemos todos un poco de nuestra parte, los accidentes dejarán de ser algo tan habitual y tan cotidiano.

No t’enganxis, que corri l’aire!

Cada dia, malauradament, es produeixen desenes d’accidents, xocs i topades a la carretera. Un alt nombre d’aquests impactes són col·lisions o envestides posteriors; és a dir, el vehicle de darrere topa amb el de davant. L’impacte pot ser més o menys greu en funció de la velocitat i de la distància de seguretat. Si es tracta d’una col·lisió a escassa velocitat, els danys seran lleus; amb sort, els ocupants dels vehicles no prendran mal i serà només el xassís dels automòbils el que rebrà les pitjors conseqüències. Cap accident de trànsit és innocu, però. L’ensurt, els papers de l’assegurança, el cotxe al taller… no són tràmits engrescadors tampoc.

La lesió més freqüent en aquest tipus de col·lisió és la fuetada cervical, que pot acabar desapareixent o fer-se crònica. Però també es poden produir lesions a l’espatlla, al cap, a la cara o a les mans, i altres conseqüències més greus, com hemorràgies internes, hèrnies discals, lesions a la medul·la espinal i fins i tot la mort. La recepta per evitar aquests tipus d’accidents no podria ser més senzilla: moderar la velocitat i, sobretot, mantenir la distància de seguretat. Si tots complim aquests dos preceptes, difícilment col·lidirem amb el vehicle del davant. Val a dir, però, que l’escassa distància entre vehicles és una qüestió que fàcilment recriminem als altres, però el cert és que nosaltres també l’hem d’evitar. Avui dia, la distància insuficient entre vehicles és una infracció massa quotidiana a les nostres carreteres, dissortadament.

No t’enganxis

Però quina és exactament la distància de seguretat que cal mantenir en cada situació? Per parar a temps davant de qualsevol emergència, la distància de seguretat que hem de mantenir amb el vehicle que ens precedeix depèn en gran part de la velocitat. En condicions normals, a 120 km/h, es recorren 33 metres cada segon i es necessiten 98 metres per frenar del tot el vehicle. Cal tenir en compte, a més, que transcorren 1,5 segons fins que el cervell reacciona i dona l’ordre corresponent per frenar. No obstant, el millor indicador per mesurar si la distància de seguretat és òptima no és tant l’espai com el temps. Per saber si la distància és la correcta, es pot aplicar la pauta següent: quan el cotxe que vagi davant passi pel costat d’un element fix (per exemple, un senyal) cal comptar lentament ‘mil cent u’, ‘mil cent dos’, ‘mil cent tres’ (això equival a tres segons). Si en acabar de dir-ho no s’ha arribat encara al mateix punt, la distància és adient.  

No respectar la distància de seguretat posa en risc la integritat física del conductor infractor i també la dels altres; és una infracció greu que comporta una sanció de 200 euros i la pèrdua de 4 punts del carnet de conduir.

El 2019 es van produir 2.241 col·lisions posteriors amb víctimes a les carreteres catalanes (dades provisionals), a causa de les quals han mort 17 persones i 89 més han resultat ferides greus. El 2018, es van produir 2.307 sinistres per envestides posteriors, en què van resultar ferides un total de 3.946 persones (ja siguin lleus o greus).

I si se t’enganxen?

No és fàcil mantenir l’atenció a la carretera quan tens un vehicle enganxat al darrere, ho sabem. És una situació potencialment perillosa, tenint en compte que qualsevol imprevist en què necessitis frenar sobtadament suposarà una envestida posterior amb el vehicle que et segueix tan de prop, perquè no tindrà prou temps ni espai per frenar. El més important és mantenir la calma i no perdre l’atenció del que tenim al davant. Si aquesta situació t’està estressant, el més recomanable és facilitar l’avançament en la mesura que puguis, per tal de prioritzar la teva pròpia seguretat. En canvi, es desaconsella frenar, encendre el llum antiboira posterior o els llums d’emergència, atès que això podria generar una col·lisió.

D’altra banda, és cabdal respectar també l’espai dels conductors que sí que mantenen la distància de seguretat. Si envaïm aquest espai per fer nosaltres un avançament, aquesta distància queda compromesa i obliga a repetir la maniobra de nou per tornar a deixar un espai suficient entre vehicles. Al capdavall, en el 90% dels sinistres viaris hi intervé el factor humà: si hi posem tots una mica de la nostra part, els accidents deixaran de ser quelcom tan habitual i tan quotidià.

La Formación 3.0 supera los 700 participantes en 2019

Con una media de edad de 43 años y de 19 años de permiso de conducir: este es el perfil del motorista que participa en la Formación 3.0, un programa que tiene como objetivo mejorar la seguridad vial de los conductores de vehículos de dos ruedas a pie de carretera. En concreto, en 2019, un total de 706 motoristas han asistido a las 25 actividades formativas gratuitas organizadas por el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) y ANESDOR (Asociación Nacional de Empresas del Sector de las Dos Ruedas) y con la colaboración de los Mossos d’Esquadra, entre los meses de agosto y diciembre. La ampliación de esta formación, con el triple de sesiones el año pasado, ha permitido aumentar casi en un 45% el número de participantes de las cuatro ediciones anteriores.

El reciclaje de conocimientos es fundamental para que los motoristas puedan corregir hábitos inadecuados a la hora de conducir una motocicleta y, en definitiva, para evitar riesgos y accidentes, donde siempre tienen las de perder debido a su fragilidad. La experiencia de conducir un vehículo de dos ruedas no siempre es garantía de adoptar unas conductas apropiadas y seguras, un hecho que precisamente se evidencia en las sesiones de la Formación 3.0.

¡Detecta, corrige y conduce con seguridad!

Los instructores de la actividad detectan unos hábitos erróneos comunes  entre los participantes, que corrigen con unos consejos clave para que mejoren su seguridad al manillar. Entre los principales errores que cometen los motoristas destacan la velocidad poco adecuada al entorno, la falta de reconocimiento de situaciones de riesgo para reaccionar anticipadamente, el trazado de curvas incorrecto, el desconocimiento general de la técnica de frenado apropiado y disponer de motos que no se adaptan al nivel técnico y a las características del usuario, ya sea por su edad, altura, peso o condición física.

Además, en la última convocatoria de la Formación 3.0, se han observado algunas deficiencias técnicas de los vehículos o de posición de sus elementos, entre los que destacan un excesivo desgaste de los neumáticos, de las pastillas o de los discos de freno y una incorrecta regulación de los retrovisores.

Este año, se prevé que la Formación 3.0 empiece el próximo mes de marzo y se alargue hasta octubre, con sesiones distribuidas por todo el territorio en carreteras abiertas y frecuentadas por motoristas La mayoría de los participantes valoran satisfactoriamente la actividad y, en concreto, un 80% la califica con un 5 (en una escala del 1 al 5).

Si eres motorista y quieres mejorar las técnicas de conducción de tu vehículo, estate atento a la web del SCT y al perfil de Twitter @transit, porque pronto publicaremos el calendario de las sesiones de este año. Cabe destacar que casi la mitad de los participantes de la actividad en 2019 se enteraron de las formaciones a través de las redes sociales.

¡Si conduces moto, no pierdas la oportunidad de formarte y ser un motorista 3.0!

La Formació 3.0 supera els 700 participants el 2019

Amb una mitjana d’edat de 43 anys i de 19 anys de permís de conduir: aquest és el perfil del motorista que participa en la Formació 3.0, un programa que té com a objectiu millorar la seguretat viària dels conductors de vehicles de dues rodes a peu de carretera. En concret, el 2019, un total de 706 motoristes han assistit a les 25 activitats formatives gratuïtes organitzades pel Servei Català de Trànsit (SCT) i ANESDOR (Associació Nacional d’Empreses del Sector de les Dues Rodes) i amb la col·laboració dels Mossos d’Esquadra, entre els mesos d’agost i desembre. L’ampliació d’aquesta formació, amb el triple de sessions l’any passat, ha permès augmentar gairebé en un 45% el nombre de participants de les quatre edicions anteriors.

El reciclatge de coneixements és fonamental perquè els motoristes puguin corregir hàbits inadequats a l’hora de conduir una motocicleta i, en definitiva, per evitar riscos i accidents, on sempre tenen les de perdre per la seva fragilitat. L’experiència de conduir un vehicle de dues rodes no sempre és garantia d’adoptar unes conductes apropiades i segures, un fet que precisament s’evidencia a les sessions de la Formació 3.0.

Detecta, corregeix i condueix amb seguretat!

Els instructors de l’activitat detecten uns errors comuns entre els participants, que corregeixen amb uns consells clau perquè millorin la seva seguretat al manillar. Entre les principals errades que cometen els motoristes destaquen la velocitat poc adequada a l’entorn, la manca de reconeixement de situacions de risc per reaccionar anticipadament, el traçat de revolts incorrecte, el desconeixement general de la tècnica de frenada apropiada i disposar de motos que no s’adapten al nivell tècnic i a les característiques de l’usuari, ja sigui per la seva edat, alçada, pes o condició física.

A més, en la darrera convocatòria de la Formació 3.0, s’han observat algunes deficiències tècniques dels vehicles o de posició dels seus elements, entre els quals destaquen un desgast excessiu dels pneumàtics, de les pastilles o dels discos de fre i una regulació incorrecta dels retrovisors.

Aquest any, es preveu que la Formació 3.0 comenci el proper mes de març i s’allargui fins l’octubre, amb sessions distribuïdes per tot el territori a carreteres obertes i  freqüentades per motoristes La majoria dels participants valoren satisfactòriament l’activitat i, en concret, un 80% la qualifica amb un 5 (en una escala de l’1 al 5).

Si ets motorista i vols millorar les tècniques de conducció del teu vehicle, estigues atent al web de l’SCT i al perfil de Twitter @transit, perquè aviat publicarem el calendari de les sessions d’enguany. Val a dir que gairebé la meitat dels participants de l’activitat el 2019 es van assabentar de les formacions a través de les xarxes socials.

Si condueixes moto, no perdis l’oportunitat de formar-te i ser un motorista 3.0!

La prevención y la información: tus aliados para conducir en invierno

Las inclemencias del tiempo no se pueden controlar ni evitar pero sí que podemos intervenir a la hora de mantener correctamente los vehículos y minimizar incidencias y complicaciones causadas por la nieve, el hielo, la lluvia, el viento o la niebla. Los factores meteorológicos propios del invierno incrementan el riesgo de accidente y por eso hay que ser conscientes de la importancia de revisar el estado general de los coches y los equipamientos clave a la hora de conducir en la estación más fría del año. La información y las recomendaciones de las autoridades relacionadas con las emergencias y el tráfico también son fundamentales para conducir de manera segura en condiciones adversas.

El estado general del vehículo tiene que ser adecuado, pero ¿qué es fundamental revisar en invierno?

 Los neumáticos: hay que comprobar su presión y el relieve del dibujo para asegurarse de que tengan una buena adherencia a la calzada.

• La batería, el sistema de frenos, el sistema de refrigeración y el nivel de líquidos anticongelantes.
• Las luces: es básico que funcionen correctamente para garantizar una visibilidad adecuada en una época del año en la que hay menos horas de luz natural y la niebla hace acto de presencia.
• El funcionamiento de los limpiaparabrisas y las escobillas: también son indispensables para que podamos ver bien en la carretera en caso de lluvia, granizo o nieve.

Para ser precavidos, tampoco pases por alto…

• Llevar un neumático de recambio en buen estado y los utensilios para colocarlo.
Juego de luces en buenas condiciones y linterna.
• Los chalecos reflectantes y los triángulos de señalización, que se tienen que llevar obligatoriamente.
• De la misma manera que si vas a practicar esquí llevas todo el equipamiento necesario para disfrutar de este deporte de nieve, no olvides, si te tienes que desplazar por vías nevadas o con riesgo de que nieve, llevar accesorios básicos para conducir con seguridad: las cadenas reglamentarias y adaptadas a las ruedas del vehículo (asegúrate de que sabes ponerlas) o neumáticos de invierno. También es recomendable llevar una rasqueta para quitar el hielo del parabrisas, el teléfono móvil cargado con batería, que te permitirá pedir ayuda en caso de emergencia, y una manta.

Cotxe amb cadenes

Y la prevención también pasa por…

  • Adaptar la velocidad a las condiciones de la vía y aumentar la distancia de seguridad para evitar perder el control del vehículo y colisionar en caso de frenazo.
    • Estar atentos a la previsión y a la situación meteorológica con el fin de planificar los desplazamientos o decidir aplazarlos si las condiciones lo requieren.
    • Informarse puntualmente del estado del tráfico para saber si hay incidencias viales en nuestra ruta y seguir los consejos de la Dirección General de Protección Civil.

Con prevención, información y prudencia podemos hacer frente a las dificultades que nos puede suponer conducir con meteorología adversa. ¡No dejes que el mal tiempo agüe tus desplazamientos!

La prevenció i la informació: els teus aliats per conduir a l’hivern

Les inclemències del temps no es poden controlar ni evitar però sí que podem intervenir a l’hora de tenir cura dels vehicles i minimitzar possibles incidències i complicacions causades per la neu, el gel, la pluja, el vent o la boira. Els factors meteorològics propis de l’hivern incrementen el risc d’accident i per això cal ser conscients de la importància de revisar l’estat general dels cotxes i els equipaments clau a l’hora de conduir en l’estació més freda de l’any. La informació i les recomanacions de les autoritats relacionades amb les emergències i el trànsit també són fonamentals per conduir de manera segura en condicions adverses.

L’estat general del vehicle ha de ser adequat, però què és fonamental revisar a l’hivern?

 Els pneumàtics: cal comprovar-ne la pressió i el relleu del dibuix per assegurar-nos que tinguin una bona adherència a la calçada.

  • La bateria, el sistema de frens, el sistema de refrigeració i el nivell de líquids anticongelants.
  • L’enllumenat: és bàsic que funcioni correctament per garantir una visibilitat adequada en una època de l’any en què hi ha menys hores de llum natural i la boira fa acte de presència.
  • El funcionament dels eixugaparabrises i les escombretes: també són indispensables perquè puguem veure-hi bé a la carretera en cas de pluja, calamarsa o neu.

Per ser previnguts, tampoc passis per alt…  

  • Portar un pneumàtic de recanvi en bon estat i els estris per col·locar-lo.
  • Les armilles reflectores i els triangles de senyalització, que s’han de portar obligatòriament.
  • De la mateixa manera que si vas a practicar esquí duus tot l’equipament necessari per gaudir d’aquest esport de neu, no oblidis, si t’has de desplaçar per vies nevades o amb risc que hi nevi, portar accessoris bàsics per conduir amb seguretat: les cadenes reglamentàries i adaptades a les rodes del vehicle (assegura’t que saps posar-les) o pneumàtics d’hivern. També és recomanable dur una rasqueta per treure el gel dels vidres, el telèfon mòbil carregat amb bateria, que et permetrà demanar ajuda en cas d’emergència, i una manta.

Cotxe amb cadenes

I la prevenció també passa per…

  • Adaptar la velocitat a les condicions de la via i augmentar la distància de seguretat per evitar perdre el control del vehicle i col·lidir en cas de frenada.
  • Estar atents a la previsió i a la situació meteorològica per tal de planificar els desplaçaments o decidir ajornar-los si les condicions ho requereixen.
  • Informar-se puntualment de l’estat del trànsit per saber si hi ha incidències viàries en la nostra ruta i seguir els consells de la Direcció General de Protecció Civil.

Amb prevenció, informació i prudència pots fer front a les dificultats que et pot suposar conduir amb meteorologia adversa. No deixis que el mal temps aigualeixi els teus desplaçaments!