Cuando circules, ¡hazlo por la derecha!

A menudo, el carril de la derecha es el gran olvidado a la hora de desplazarnos. A pesar de que tenemos que optar por él cuando circulamos, solemos decantarnos más por el carril central o por el de la izquierda ya que tenemos la percepción de que están más libres de obstáculos. Ahora bien, su ubicación entre el arcén y el carril contiguo constituye la manera más segura de moverse por la calzada y entorpecer menos la circulación.

Moto, B-10

¿Qué dice la normativa?

  • Como norma general, los vehículos tienen que circular por la derecha. En las vías de doble sentido de la circulación, hay que acercarse tanto como sea posible al lado derecho de la calzada para mantener la separación lateral suficiente que permita cruzar con seguridad a otro vehículo. Incumplir esta norma se considera una infracción grave que comporta 200 euros pero sin pérdida de puntos.
  • En una curva o cambio de rasante de visibilidad reducida, es necesario dejar completamente libre la mitad de la calzada que corresponda al sentido contrario. No hacerlo comporta la misma sanción que el anterior supuesto.
  • Finalmente, circular por la izquierda, en el sentido contrario al estipulado, en una vía de doble sentido de la circulación es una infracción muy grave que comporta 500 euros de multa y la detracción de 6 puntos del permiso de conducir.

 

¿Y en el caso de los adelantamientos?

En el caso de los adelantamientos, la cosa cambia. Como norma general, está totalmente prohibido adelantar a otro vehículo por la derecha. En este caso, se tiene que hacer por la izquierda, señalizándolo siempre y tomando todas las precauciones oportunas. El hecho de adelantar a otro vehículo por la derecha cuando el adelantamiento se tendría que haber hecho por la izquierda comporta una sanción de 200 euros.

Solo existen algunas excepciones:

  • Cuando el vehículo que se pretende adelantar indica claramente el propósito de cambiar de dirección a la izquierda.
  • Cuando el vehículo que se pretende adelantar indica claramente el propósito de pararse al lado izquierdo.
  • En vías con circulación en ambos sentidos, a los tranvías que marchan por la zona central.
  • En poblados, en calzadas con al menos dos carriles reservados a la circulación en el mismo sentido de la marcha, siempre y cuando el conductor que quiere avanzar por la derecha lo pueda hacer sin peligro para el resto de usuarios.

En definitiva, de manera habitual, cuando circules, ¡hazlo por la derecha! Y si tienes que adelantar, ¡por la izquierda! ¡Opta por una movilidad más segura!

Diez pautas para circular correctamente por las rotondas

Con frecuencia, el flujo de vehículos más o menos ordenado de una carretera o calle se convierte en un caos descontrolado cuando esta vía desemboca en una rotonda. ¿Quién tiene la preferencia? ¿Por qué carril tengo que circular? ¿Qué pasa cuando un grupo de ciclistas cruza la rotonda? Las rotondas a menudo son un lugar de conflicto y el escenario de numerosas colisiones.

Infografia rotonda DEFINITIVA

Como norma general, cuando circulamos por una rotonda en zona interurbana, hay que hacerlo por el carril derecho y, en rotondas urbanas, por el carril que mejor convenga al destino que se sigue. No obstante, en una rotonda pueden confluir numerosas circunstancias y diferentes tipos de vehículos en el mismo espacio/tiempo. Si quieres saber qué se debe hacer –y qué no– sigue estas diez pautas y no te equivocarás:

1. La preferencia de paso la tienen siempre los vehículos que circulan por dentro de la rotonda, por encima de los vehículos que se  quieren incorporar (siempre y cuando no  haya una señalización específica que indique lo contrario).

2. Una vez dentro de la rotonda, tiene preferencia el vehículo que circula por el carril exterior.

3. Se debe moderar la velocidad y ser cuidadoso a la hora de entrar y salir de una rotonda.

4. Hay que señalizar las maniobras de cambio de carril y de salida; es decir, utilizar el intermitente.

5. Para acceder a la salida que convenga, hay que situarse previamente en el  carril exterior.

6. Si el vehículo no se ha podido situar en el carril exterior para acceder a la salida, es necesario que haga una nueva vuelta a la rotonda y que lo vuelva a intentar.

7. No se puede circular en línea recta, sin tener en cuenta los carriles de la rotonda y cortando la trayectoria a otros vehículos.

8. No se puede salir de la rotonda desde un carril interior.

9. Los ciclistas que circulen en grupo tienen que ser tratados como un único vehículo. Es decir, los vehículos que se quieran incorporar tendrán que esperar que pase hasta el último ciclista del grupo para poderse incorporar al tráfico de la rotonda.

10. Los vehículos que por sus dimensiones ocupen más de un carril tienen que:

  • respetar la prioridad de los conductores que circulan por el carril que necesitan ocupar,
  • señalizar los cambios de carril.

El momento de incorporarse a una rotonda es uno de los más delicados: hay que actuar con sentido común y paciencia, reduciendo la velocidad al llegar al cruce y accediendo solo cuando la maniobra se pueda hacer de forma segura. Con una mínima dosis de sentido común y de respeto hacia el resto de conductores, y siguiendo estas pautas, atravesar una rotonda dejará de ser fuente habitual de conflictos.

En caso de accidente, sigue el PAS

¿Sabes qué tienes que hacer si alguna vez te encuentras con un accidente de tráfico?

Presenciar un choque en la carretera puede suponer un mal trago, pero saber qué protocolo seguir, en qué orden se tiene que actuar y también qué no se tiene que hacer, es vital para ofrecer una ayuda útil a las personas que han sufrido un accidente y a los equipos de emergencia que las asistirán. Así que, si alguna vez eres testigo de un siniestro vial o eres el primero en llegar al lugar de un accidente, mantén la calma y recuerda una norma fundamental, el PAS, que es el acrónimo de las tres pautas que tienes que seguir:

Protege la zona
Alerta llamando al teléfono de emergencias @112
Socorre a la persona que ha sufrido el accidente

Triangle, C-58

A continuación te detallamos el protocolo paso a paso:

  1. Protege la zona accidentada

    El paso inicial es la autoprotección, así que lo primero que tienes que hacer es aparcar tan bien como puedas tu vehículo y ponerte el chaleco reflectante antes de bajar. En cuanto a la protección del lugar del accidente, enciende las luces de emergencia o posición y señaliza la zona con los triángulos de preseñalización.

  2. Alerta a los servicios de emergencia

    A continuación, llama a los servicios de emergencia marcando directamente el 112. Hazlo desde un sitio seguro y mantén la calma. Cuanta más información facilites, mejor, tanto en relación con el lugar del accidente (carretera, punto kilométrico, sentido) como el número de heridos y toda la información que puedas aportar sobre su estado (si están conscientes, si sangran, etc.). También son relevantes las características y el número de vehículos implicados en el accidente. Como en carretera no es fácil saber dónde te encuentras exactamente, es útil tener instalada en el móvil la aplicación gratuita My112, que permite el envío automático de las coordenadas de localización de quien se pone en contacto con los servicios de emergencias.

    Después de facilitar toda la información, responde a las preguntas que te haga el operador/a, sigue los consejos que te dé y no cuelgues hasta que te lo indiquen. Una vez hayas notificado el accidente, si la situación empeora o cambia antes de que lleguen los equipos de emergencia, vuelve a llamar al 112.

  1. Socorre a las personas heridas

    En este punto, hay que tener claro qué no se debe hacer. Como norma general, no se tiene que mover a los heridos, es decir, no se deben sacar del vehículo. Si la víctima es un motorista, en ningún caso se le debe sacar el casco. Tampoco tienes que intentar trasladar a los heridos por tu cuenta ni les tienes que dar bebida, comida o medicamentos. En cambio, lo que sí puedes hacer es quedarte cerca de ellos, si es posible a su lado, tranquilizándolos. En caso necesario, y siempre que tengas conocimientos al respecto, realiza los primeros auxilios. Y una vez hayan llegado los servicios de emergencias, no te marches del lugar del accidente hasta que estos te lo indiquen.

 

Curvas con trazada recomendada, curvas más seguras

No es ningún secreto que el ámbito de la motocicleta es una de las principales preocupaciones entre las instituciones, las entidades y la sociedad civil que trabajan por la mejora de la seguridad vial y por el cambio cultural que nos tiene que llevar a una movilidad sin víctimas mortales o graves. Porque la accidentalidad en moto no tiene una tendencia a la baja tan clara como pasa con el resto de vehículos. Es necesario, pues, seguir investigando y tomando nuevas medidas.

Fuente imágenes: Televisió de Catalunya

En este sentido, el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) y la Dirección General de Infraestructuras del Departamento de Territorio y Sostenibilidad (TES), con la colaboración del cuerpo de Mossos d’Esquadra y Anesdor (Asociación Nacional de Empresas del Sector de las Dos Ruedas) –con quien el SCT organiza el programa de Formación 3.0– han puesto en marcha esta semana las pruebas de trazado de curvas que se concretarán en una prueba piloto de marcaje de trazadas en vías donde se ha registrado un alta concentración de motoristas y, en consecuencia, un número de accidentes especialmente destacable en este colectivo.

El escenario escogido, teniendo en cuenta estos condicionantes, ha sido la carretera BV-2115, que rodea el Pantano de Foix, en L’Alt Penedès. Esta carretera, sobre todo en el tramo de Castellet i la Gornal, presenta una serie de curvas que se ajustan a la casuística que ha derivado en los principales accidentes mortales y graves que sufren los motoristas: las salidas de vía y los choques fronto-laterales. La mala trazada, con un exceso de velocidad o por falta de pericia, es el principal factor concurrente en estos accidentes.

captura vídeo_TV3En la línea positivamente experimentada en otros países europeos como Austria o Luxemburgo, la propuesta del SCT y TES pasa por detectar y marcar sobre el asfalto con pintura cuál sería la mejor trayectoria de trazada para los motoristas, además de reforzar la complejidad de la curva mediante previa señalización vertical. El tipo de marcaje, todavía por definir, se puede concretar con triángulos o bolas que indiquen al motorista por dónde tiene que pasar con total seguridad.

Ahora los trabajos para definir la trazada más adecuada se contrastarán entre las imágenes registradas desde el helicóptero del SCT en la misma sesión y las que se registraron a pie de carretera con cámaras de 360 grados con los monitores de formación y los agentes de Mossos d’Esquadra. El objetivo es la reducción de la siniestralidad, con los frutos positivos que la experiencia ya ha dado en Europa.

Los vehículos conectados, más cerca

En un futuro no demasiado lejano, los vehículos convencionales y los conectados tendrán que coexistir en nuestras carreteras. Para conseguirlo, se deberá preparar la infraestructura vial del futuro para facilitar esta convivencia. Precisamente este es el objetivo del proyecto europeo de I+D INFRAMIX, una iniciativa multidisciplinar en la que participan 11 empresas e instituciones europeas.

Este proyecto pone en su epicentro la búsqueda de soluciones para diseñar, actualizar, adaptar y probar elementos físicos y digitales de la infraestructura vial. El objetivo es crear un modelo de autopista que permita un tráfico ininterrumpido, predictible, seguro y eficiente, capaz de gestionar el periodo de transición de vehículos. Con esta idea bien presente y como un nuevo paso para alcanzar estos objetivos, durante este mes de septiembre se han hecho unas pruebas en la AP-7 en las comarcas gerundenses con un vehículo conectado a través de una red de tecnología de comunicación de última generación.

Inframix post1

Durante los cuatro días que han durado las pruebas, se han hecho simulaciones con un vehículo con conductor en su interior que, mediante una red de tecnología de comunicación de última generación, ha recibido datos sobre tres escenarios diferentes:

– Asignación dinámica de carril: en este escenario, el objetivo era evaluar la apertura de un carril dedicado a vehículos autónomos y las distintas señalizaciones que se pueden observar durante el circuito.

– Obras en la autopista: el objetivo era la señalización, tanto en los paneles de mensajería variable como en los pórticos y en los trolley situados en el arcén previo al inicio de la obra.

– Retenciones: dentro de este escenario, el objetivo era evaluar la aplicación de estrategias de tráfico que ayuden a mejorar el flujo de tráfico y la seguridad vial.

Para poder llevarlo a la práctica, se tuvieron que instalar tecnologías de detección como sensores y comunicación de última generación en el lugar de las pruebas. “Autopistas”, la compañía del grupo Abertis, ha liderado la creación de esta nueva señalización y otros elementos físicos con el objetivo de que la convivencia, en un futuro más próximo de lo que parece, de los vehículos convencionales con otros automatizados sea lo más rápida, fluida y saludable posible.

1

Un verano con menos muertos en las carreteras, pero demasiado negro

El verano nos evoca momentos festivos, amables, agradables, divertidos, relajantes…, pero en la carretera no todo es de color de rosa. En verano es cuando más personas pierden la vida por accidente de tráfico. El verano en la carretera es demasiado negro.

Del 21 de junio al 11 de septiembre de este año ha habido 50 víctimas mortales en las carreteras catalanas. Son menos que el verano del año pasado, pero son datos que nos tendrían que poner los pelos de punta. Son cifras que comparamos e incluso restamos –50 en el 2019, 56 en el 2018–, pero las tendríamos que sumar porque son vidas y familias rotas que nunca más volverán a ser las que eran.

Los accidentes de tráfico son hechos evitables. Detrás hay distracciones, excesos de velocidad, positivos en alcohol o drogas, entre otras imprudencias. Estamos fallando como sociedad si aceptamos estas víctimas con indiferencia y no nos autoexigimos permisividad y tolerancia cero hacia estas conductas irresponsables en la conducción que son las causantes de estas muertes.

Accident 01
Lo podemos decir también con cifras. La mitad de los conductores muertos en el 2018 habían consumido alcohol o drogas. Este verano, 22.209 conductores han sido reincidentes con 2 o más infracciones, 13.071 conductores han reincidido con 2 o más infracciones por exceso de velocidad, una decena de conductores han sido multados por exceso de velocidad más de 15 veces. Las distracciones están detrás de 1 de cada 4 accidentes con víctimas.

Las medidas coercitivas y punitivas sacan de la circulación a conductores borrachos, drogados y embalados, pero no son suficiente para garantizar unas carreteras seguras. Es necesario que removamos nuestras conciencias y que estas actitudes se nos hagan inaceptables. Solo así alcanzaremos el objetivo de cero víctimas que la Unión Europea se ha fijado para el 2050.

sinistralitat_estiu2019

La carretera no es lugar para correr

Todos los amantes del jogging (footing, running, o salir a correr, en definitiva)  están de acuerdo: la sensación de libertad y de poder físico y mental que otorga la práctica de este deporte es adictiva. Cataluña, y el mundo, se llena de Rockys (Balboa), Forrests (Gump), Núries (Pica) y Kilians (Jornet) dispuestos a devorar kilómetros de calles, caminos y montañas. El territorio pronto queda pequeño porque la fiebre del jogging empezó hace ya un puñado de años y la mayoría de corredores y corredoras están en plena forma y corren cada vez distancias más largas. No en vano, el número de participantes en las maratones de todo el mundo no hace más que aumentar.

La fiebre de correr se ha extendido también a las carreteras y es habitual ver practicantes de este deporte en carreteras locales y comarcales o caminos forestales o asfaltados. Pero no todos estos corredores –peatones, en el momento en el que pisan una carretera– conocen la normativa que se les aplica y, por lo tanto, el peligro al que se exponen si no contemplan las necesarias normas de seguridad vial. Este año, 7 peatones han perdido la vida en las carreteras catalanas y 12 más han resultado heridos de gravedad.

A pie por la carretera

¿Es seguro salir a correr por la carretera? Lo más recomendable para el peatón, ya se desplace andando o corriendo, es evitarla, especialmente por la noche o en condiciones de poca visibilidad. La enorme vulnerabilidad de un peatón ante un eventual choque con un vehículo es el principal argumento. Ahora bien, la circulación de peatones en las carreteras no está prohibida, excepto en autopistas y autovías, y, en todo caso, si es indispensable andar por vías interurbanas, hay que observar la normativa al respecto:

  • Si no hay un espacio especialmente reservado para peatones, la circulación se hará por la izquierda. De este modo, podréis observar de cara los vehículos que circulan y que se acercan a vuestra posición.
  • La circulación por el arcén se hará con prudencia, sin entorpecer la circulación, y aproximándose todo lo posible a su borde exterior.
  • Si se trata de un grupo, tendrán que marchar unos después de los otros, especialmente en casos de poca visibilidad o de gran densidad de circulación de vehículos.
  • Por la noche o cuando hay poca luz o visibilidad, hay que llevar algún elemento luminoso o reflector, como por ejemplo un chaleco reflectante.

Estas medidas, entre otras, son las que deben observar también los corredores para no poner en peligro su integridad. Del mismo modo, hay que evitar el uso de los auriculares, dado que pueden dificultar la atención necesaria que es necesario mantener.

En definitiva, si practicas el jogging y tu trayecto tiene que pasar irremediablemente por un tramo de carretera, es indispensable que pongas en práctica todas estas normas de seguridad. Corre lejos, corre veloz, pero sobre todo ¡corre seguro!

La contramarcha salva a los más pequeños

La seguridad de los más pequeños cuando viajan en coche preocupa a la mayoría de padres, pero a veces hay información tan diversa que se hace complicado escoger la mejor opción. Hoy queremos arrojar luz sobre una cuestión que hace tiempo que suena, pero que somos conscientes de que genera muchas dudas e incluso confusión. ¿Los bebés y niños tienen que viajar a contramarcha?

La normativa vial estatal no obliga a llevar a los niños de espaldas al sentido de la circulación; sin embargo, remite al cumplimiento de las instrucciones de los fabricantes y estos, sobre todo en los grupos de sillitas 0 (hasta los 9 kg de peso de los bebés), indican la instalación del sistema a contramarcha. Además, las autoridades de Tráfico recomendamos hacerlo el máximo tiempo posible y como mínimo hasta que el menor tenga 15 meses. Los expertos en la materia aconsejan alargar la contramarcha hasta los cuatro años y los pioneros de las sillitas en sentido contrario, los suecos, hasta los siete años.

¿Por qué? Simplemente porque está demostrado que es más seguro y que se reduce un 80% el riesgo de que los niños sufran lesiones graves en caso de accidente. En este sentido, los formadores en movilidad segura del Área Regional de Tráfico de Girona, Xavier Duran y Robert de Litran, aseguran que “llevar a los más pequeños a contramarcha les protege en caso de colisión las partes más débiles, que son la cabeza, las cervicales y las vértebras”. “La contramarcha contrarresta la desproporcionalidad en la evolución del crecimiento de los niños, en los que la cabeza es más grande”, añaden. Ellos lo tienen muy claro y piden a los padres que “no tengan prisa para ponerlos mirando de cara”.

Hay que tener presente que la cabeza de un niño representa el 25% del peso total de su cuerpo, en contraposición con los adultos, en los que solo es un 6%. En caso de sufrir un impacto, a contramarcha la fuerza es absorbida por la sillita y de esta manera le evita al menor un latigazo que su cuello y cervicales podrían no soportar.

decaleg-cadireta-ok-2018-FINAL
La posición más segura del sistema de retención infantil en el vehículo es a contramarcha y en el asiento central posterior

Siempre hay que seguir las instrucciones del fabricante de la sillita para una correcta instalación. Colocarla bien es tan importante como la calidad y el estado del sistema de retención.

 

La velocidad, un peligro persistente

A 229 km/h en un tramo de carretera donde la velocidad máxima permitida es de 90 km/h. Así circulaba un motorista el viernes pasado por la C-1412b en el término municipal de Isona i Conca Dellà (Pallars Jussà) cuando los Mossos d’Esquadra lo denunciaron penalmente por un delito contra la seguridad del tráfico.

La velocidad excesiva sigue siendo uno de los principales factores concurrentes de la siniestralidad vial. Entre los conductores implicados en accidentes mortales en lo que llevamos de este 2019 (según datos hasta el 15 de julio) han aumentado las causas de accidentalidad asociadas a la falta de atención (10%) pero también, y en mayor medida, a la velocidad (18%). Parece que hay quien no es consciente aún que correr demasiado es una conducta de riesgo que conlleva trágicas consecuencias en las carreteras. Y es que, además de ser una causa directa de siniestros viales, es un factor que aumenta la gravedad de las lesiones de los que sufren el accidente.

WhatsApp Image 2019-08-06 at 13.53.58 (1)Por este motivo, a lo largo de esta semana coordinamos una nueva campaña policial de controles de velocidad. Esta actuación se realiza conjuntamente con los Mossos d’Esquadra y las policías locales de tráfico de Cataluña y afecta tanto al ámbito interurbano como al urbano, donde la velocidad excesiva puede tener graves consecuencias sobre todo para la seguridad de los colectivos más vulnerables, como son los peatones y los ciclistas.

En la última campaña de control de la velocidad, realizada entre el 29 de abril y el 5 de mayo, se interpusieron casi 19.000 denuncias, de las cuales 18.906 fueron administrativas y 8 penales.

Por lo tanto, campañas preventivas e intensivas como esta, que tienen como objetivo vigilar el cumplimiento de los límites de velocidad, siguen siendo necesarias para insistir en que la velocidad excesiva es un peligro en la carretera.

¿Qué efectos tiene la velocidad excesiva en la seguridad vial?

El incremento de la velocidad aumenta la violencia de los impactos en los siniestros viales. Por ejemplo, una colisión a 50 km/h equivaldría a una caída desde 10 metros de altura, mientras que tener un accidente a 160 km/h multiplica por diez la fuerza del choque y, por lo tanto, sus consecuencias.

La distancia de seguridad que se tiene que mantener con el coche de delante para frenar a tiempo ante cualquier emergencia depende, fundamentalmente, de la velocidad. En condiciones normales, a 120 km/h recorres la distancia equivalente a un campo de fútbol antes de parar un coche.

– La distancia necesaria para la detención de un vehículo se obtiene sumando la distancia de reacción más la distancia de frenado. Por lo tanto, la velocidad a la cual circulas influye directamente en estas variables e incrementa el riesgo de que puedas tener un accidente.

¿Por qué es importante que conduzcas a una velocidad adecuada?

1. Te ayuda a controlar el movimiento del vehículo.
2. Hace que puedas superar más fácilmente un obstáculo o cualquier imprevisto en la vía.
3. Te permite reducir la velocidad de forma suave y progresiva.

¡En la carretera, no corras, vive más!

Conductores entre rejas

A menudo pensamos que nunca seremos víctimas de un accidente de tráfico, que eso les pasa a los demás. Pero todavía nos resulta mucho más increíble y surrealista pensar en la posibilidad de entrar en prisión por conducir bajo los efectos del alcohol, por conducción temeraria o por conducir sin permiso. Es una realidad que no entra en nuestros esquemas pero, eso, también pasa.

El endurecimiento de las medidas penales contra los infractores por delitos contra la seguridad vial ha llevado al ámbito de la justicia penal, incluida la cárcel, a un colectivo de personas que hasta ahora no llegaban. Actualmente en Cataluña hay 809 personas en la cárcel que están cumpliendo condena y que han cometido algún delito contra la seguridad vial. Conducir sin permiso, la conducción temeraria, conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas y negarse a someterse a la prueba de alcoholemia son, por este orden, los delitos más habituales en este tipo de internos.

La duración de la condena se sitúa en torno a un año por término medio, si bien aquellos penados clasificados como de delito único tienen condenas de pena de prisión considerablemente más cortas. Sea como sea, ingresar en una prisión no es una experiencia deseable.

ORIS 9910 SCT penats per delictes-1024x512px

Tomar conciencia de la inconsciencia

El programa Hora Punta se desarrolla en las prisiones catalanas desde el 2011 y, mediante este, la Administración penitenciaria intenta dar respuesta al incremento de reclusos por delitos de tráfico desde la reforma del Código penal en el 2007. Es un programa psicoeducativo que dura todo el año y que ofrece a los internos herramientas para tomar conciencia y para trabajar la conducta ante el riesgo y evitar situaciones reincidentes en el futuro. A lo largo del tratamiento se trabajan 3 objetivos: la responsabilización del problema, el análisis funcional de la propia conducta y, finalmente, la capacidad de empatizar.

“Ponerse en el lugar de la otra persona en la medida de sus posibilidades, poder entender los daños causados o el daño potencial que puedes causar a otras personas es fundamental en este programa”, asegura Margarida Llop, jefa de programas del área de violencia del centro penitenciario de Ponent. Margarida comenta que este tipo de presos no se ven a sí mismos como el resto de internos. “A menudo ellos no se ven como un preso, lo que se entiende por preso. Pero hoy en día eso es muy versátil y es transgredir una norma… por el solo hecho este se puede plantear uno que está cometiendo un delito, ser o tener la categoría de delincuente”.

5

El centro penitenciario de Ponent ha sido pionero en este programa. Ahora mismo, hay 14 presos que están cumpliendo penas por un delito único contra la seguridad vial.
El programa prevé también dos sesiones con mossos d’esquadra del área de la educación para la movilidad segura. Jesús Alcalde, mosso coordinador de la educación para la movilidad segura en Ponent, acompañado de su compañero Hèctor Querol, hacen charlas habitualmente tanto en régimen abierto como en régimen cerrado. “El objetivo principal de la sesión”, dice Jesús, “es que reflexionen sobre por qué han ido a la cárcel, se les hace reflexionar sobre la reincidencia y se les hace entender que la sociedad les da oportunidades pero si reinciden el castigo es la prisión.”

 Hacer un “reset”

Hacer charlas en un entorno penitenciario es, obviamente, diferente de otros espacios donde los mossos hacen sesiones formativas. Los agentes, en estas ocasiones, siempre van vestidos de paisano con el fin de crear un ambiente relajado y distendido. La acogida es buena y los internos no ven a los mossos con hostilidad, sino que por el talante de la reunión parece más un encuentro de amigos en el que los internos preguntan y piden consejos a la policía.

La sesión empieza con una reflexión personal de los penados sobre por qué están en la cárcel y qué hay que hacer para que en un futuro, cuando salgan, no reincidan y vuelvan a una vida entre rejas. Las clases son muy dinámicas y “no cuesta nada que ellos participen porque la aceptación es buenísima”, asegura Hèctor.

La percepción del riesgo es un elemento clave en estas formaciones. La trabajan a partir de un cuestionario donde cada interno tiene que puntuar, de poco a mucho, conductas de riesgo en la conducción. “Lo que intentamos primero es conocer desde qué perspectiva ellos ven el riesgo y, entonces, se dan cuenta de que cada uno lo ve diferente y lo que pretendemos es que vean que sí que existe este riesgo y que es mucho más grave de lo que ellos consideran”, dice Jesús.

3

Algunos son muy conscientes de la infracción que han cometido y uno de ellos pide ayuda a Jesús: “A ver si me ayudas y me ‘reseteas’”. Otro que está cumpliendo condena por conducir bajo los efectos del alcohol y hacerlo con reincidencia con el permiso retirado explica, bromeando: “Tengo el permiso retirado hasta el 2023. Mi madre dice que estará tranquila hasta entonces”.

 “Yo he nacido para conducir y correr”, dice uno de los internos, y Jesús lo corrige: “¡Eh! Tú has nacido para conducir y para vivir”. Aspectos como la responsabilidad, el autoconocimiento o las consecuencias que se derivan de los propios actos en las víctimas, en la familia y en uno mismo son tratados con juegos simbólicos como la construcción de una torre vertical con 10 fichas sin que caiga a modo de competición. “Les das 10 piezas y es imposible construir una torre vertical. Nosotros lo hemos intentado y no es posible. El juego da pie a que reflexionen porque ellos se están dando cuenta de que es imposible hacer esta torre, pero lo siguen haciendo… lo vuelven a hacer, vuelve a caer y aquí está donde lo comparamos con la reincidencia que los ha llevado a la cárcel”.

La sesión pasa volando y parece que los internos no tienen prisa en marcharse. Dan las gracias efusivamente a Jesús y a Hèctor. “Recordad que todo el mundo tiene derecho a una oportunidad y que sois privilegiados porque tenéis la opción de reflexionar. La vida no tiene precio y no vivir la vida tampoco tiene precio” es el mensaje final de esta jornada formativa.


El Servicio Catalán de Tráfico ha puesto en marcha la campaña “Conductores entre rejas”, una campanya de vídeos virales con declaraciones de personas que cumplen penas de prisión por un delito contra la seguridad vial.