El parabrisas: consejos básicos para mantenerlo en buen estado

La correcta visibilidad del entorno, clave para una conducción segura, nos la proporciona un elemento del vehículo que a menudo nos pasa desapercibido y al que no prestamos la atención necesaria. Además, también nos aísla de la intrusión de elementos del exterior y nos protege en caso de sufrir un accidente. Hablamos del parabrisas, una pieza vulnerable pero básica para la seguridad y la estructura de los vehículos que, a lo largo de su historia, ha contribuido a evitar accidentes y víctimas en la carretera.

El Reglamento general de circulación, en su artículo 19, recoge que es responsabilidad del titular del vehículo garantizar la correcta visibilidad de las superficies con cristales. En este sentido, para comprobar que el parabrisas no se haya deteriorado, la prevención es fundamental: hay que dedicar unos momentos a hacer una revisión visual y observar con detalle si tiene algún desperfecto que, por pequeño que sea, pueda acabar interfiriendo en nuestra seguridad. Con el fin de evitar estropear el parabrisas, el inspector y subjefe de la División de Tráfico de Mossos d’Esquadra Jordi Batista nos da algunas recomendaciones ante situaciones concretas en las que nos podemos encontrar en la carretera.

1) Cambios de temperatura

Si estacionas el coche en la calle en pleno invierno, a menudo puedes encontrarte el parabrisas cubierto de una placa de hielo o nieve. En este caso es muy contraproducente deshelarlo con agua caliente, ya que pasamos de un estado muy frío a un aumento considerable de temperatura en muy poco tiempo. Eso provoca mucha tensión en la superficie del cristal, que puede producir grietas o, si ya tiene, aumentarlas mucho más.

  • ¿Qué hacer? Para evitar encontrarnos con el parabrisas helado, con previsión, se puede tapar la superficie del cristal, por ejemplo, con un cartón. No se tendrían que utilizar nunca rasquetas ni activar las escobillas (se corre el riesgo de rallar el cristal o de estropear el motor). Se recomienda utilizar productos adecuados o bien poner en marcha el vehículo y utilizar el aire de la calefacción a medida que el vehículo se vaya calentando.

2) Suciedad excesiva (mosquitos, barro, etc.)

Sobre todo en verano y si hacemos un viaje largo, el impacto continuo de mosquitos puede llegar a crear una capa que dificulte ver bien. En estas condiciones resulta difícil retirarla del parabrisas si utilizamos las escobillas y agua, ya que a menudo, y más si lo hacemos en marcha, se crea una capa grasienta que nos deja momentáneamente sin visibilidad. Eso también puede pasar si ha llovido barro o después de un tiempo de inactividad en el que se haya depositado arena sobre el cristal.

  • ¿Qué hacer? En estos casos es preferible limpiarlo a mano con el vehículo estacionado, utilizar un jabón neutro y evitar rascar ya que se puede rayar el parabrisas. El jabón neutro evita crear una capa de grasa que normalmente aparece cuando llueve y accionamos las escobillas.

3) Impactos de objetos

El impacto de piedras u objetos en marcha, e incluso fenómenos climatológicos repentinos como granizadas de dimensiones considerables, pueden provocar daños en el cristal, a menudo no visibles. Estos impactos que parecen inofensivos pueden derivar en un problema grave a lo largo del tiempo. La alteración de la superficie del parabrisas por una grieta o rayada puede influir en la capacidad de protección en un accidente y dificultar la conducción nocturna, ya que puede distorsionar la iluminación ambiental de la carretera y del resto de usuarios.

  • ¿Qué hacer? Invertir unos minutos en revisar el parabrisas puede ayudarnos a detectar estos daños. Si se localizan en el campo de visión, habrá que dirigirse a un establecimiento especializado donde realicen la reparación adecuada en función de la gravedad de la grieta.

Por otra parte, el inspector Jordi Batista también destaca que es importante hacer una limpieza correcta del parabrisas y comprobar que las escobillas no han perdido efectividad: “Si observamos que a la hora de activarlas no dejan el cristal lo bastante limpio y no evacuan suficientemente el agua, es posible que toque renovarlas. Utilizar un recambio adecuado y de calidad es importante para garantizar que duren más tiempo”, remarca. Además, en caso de tener que añadir líquido al depósito, se aconseja usar jabón neutro o un producto específico de limpieza.

Para acabar, conviene subrayar que el parabrisas es un elemento que se revisa en la ITV. En el supuesto de que se detecten grietas, impactos o cualquier otro desperfecto se podrá considerar como una deficiencia leve o grave.

El limpiaparabrisas, un invento de Mary Anderson (1866-1953)

Circular bajo la lluvia o la nieve por las calles de una gran metrópolis de principios del siglo XX no debía de resultar nada cómodo ni seguro. Así lo constató la promotora inmobiliaria y viticultora estadounidense Mary Anderson, en un viaje a la ciudad de Nueva York en invierno de 1903. A Anderson le sorprendió que los conductores de los tranvías y de los coches tuvieran que detenerse frecuentemente para retirar a mano la nieve que les impedía ver correctamente y conducir de manera segura. A partir de entonces, empezó a diseñar un artilugio que permitiera retirar de la luna frontal las gotas de agua, los copos de nieve o cualquier otro elemento que afectara a la visibilidad. El nuevo dispositivo, que patentó en 1903, consistía en un brazo metálico oscilante que fregaba el parabrisas con una lámina de goma y que se accionaba con una palanca manual desde el interior del vehículo.

En 1905, Anderson intentó que una empresa canadiense comercializara su ingenio pero, a pesar de la mejora que suponía para la seguridad vial, finalmente la compañía desestimó la oferta porque consideró que no sería económicamente rentable. En 1908, con la aparición del Ford T (considerado el primer vehículo utilitario), el limpiaparabrisas se convirtió en un equipamiento fundamental para los coches, y hacia 1916 su uso se popularizó en la industria del automóvil. Aun así, la autora de este eficaz invento no llegó a recibir nunca ninguna compensación por derechos de propiedad. Y no fue hasta 2011 cuando Mary Anderson entró a formar parte de la National Inventors of Fame.

Airbags que salvan vidas sobre dos ruedas

Aparte del casco, que es obligatorio, y de otros elementos de protección básicos como las chaquetas, los guantes o las botas, si eres motorista también dispones de una tecnología que te ofrece una protección clave en tus desplazamientos. Se trata de la chaqueta o chaleco que incorpora un airbag, un dispositivo que desde hace años es obligatorio para los pilotos de las tres categorías de Moto GP, pero que todavía está muy poco extendido fuera de los circuitos.

Las investigaciones más recientes sobre este sistema de seguridad ponen sobre la mesa que, si se consiguiera que un 25% de los motoristas lo utilizaran, se podrían salvar unas 110 vidas en un periodo de cinco años en Europa. Y también aportan un dato relevante para que tengas en cuenta cómo puede ser de vital: en accidentes que tienen un impacto en el tórax y, por lo tanto, en órganos vitales, podría llegar a reducir hasta un 12% el número de lesiones graves. Los dos datos forman parte de las conclusiones del proyecto europeo Pioneers, que se ha centrado en proponer mejoras para reducir de manera significativa las víctimas mortales de motoristas en el año 2025.

“Si se consiguiera que un 25% de los motoristas utilizaran este sistema de protección, se podrían salvar unas 110 vidas en un periodo de cinco años en Europa”

  1. ¿Qué partes del cuerpo protegen?

Uno de los equipos que Pioneers ha analizado es precisamente el airbag para motoristas, que, tal como explica Enric Soriano, ingeniero de homologación de Applus-IDIADA que ha trabajado en los ensayos, “protege sobre todo de lesiones causadas por impactos, en especial la zona frontal del tórax y, dependiendo de las características del dispositivo, puede proteger también la espalda, las cervicales y el coxis. Incluso hay airbags que incorporan un collarín que impide el movimiento del cuello para evitar lesiones en esta zona del cuerpo”.

Con el objetivo de evaluar el potencial de protección de este tipo de airbags, las pruebas se han realizado con dummies, los muñecos que simulan las reacciones de los motoristas en caso de accidente. “Hemos testeado los prototipos de los fabricantes en un nuevo método de ensayo, incrementando la fuerza de impacto y haciéndolo más realista. En este proceso, que se graba y se visualiza después en cámara lenta, hemos utilizado un torso de dummy con una chaqueta-airbag que hemos hecho impactar a varias velocidades utilizando nuestro diseño de máquina desarrollado exclusivamente para representar esta situación. De esta manera hemos comprobado la compresión real de la zona del pecho y si el airbag reduce el impacto”, explica Soriano, que puntualiza: “Sabemos que un impacto en el cual el pecho se comprime más de 6 cm puede causar lesiones irreversibles e, incluso, provocar la muerte”. El consorcio que ha trabajado en el proyecto considera que es necesario seguir avanzando en las investigaciones de este accesorio de seguridad, así como en la concienciación para que los usuarios de moto lo adquieran y utilicen.

“Protege sobre todo de lesiones causadas por impactos, en especial la zona frontal del tórax y, dependiendo de las características del dispositivo, puede proteger también la espalda, las cervicales y el coxis”

  • ¿Cómo funcionan?

Los chalecos con airbag, en general, se pueden poner cómodamente sobre cualquier chaqueta de protección. Incorporan una bolsa que se hincha a través de una pequeña botella de dióxido de carbono que se activa y se llena en pocas milésimas de segundo si se produce una caída o un impacto.

  •  ¿Qué tipos de airbag existen?


Existen dos tipos de airbag de moto en función de si la activación del hinchamiento es mecánica o electrónica.

  • El sistema mecánico funciona a través de un cable que conecta la moto al chaleco. En caso de caída, el cable se tensa, se separa del vehículo, tira de una pieza que perfora la botella de aire comprimido y el airbag salta.
  • Los airbags electrónicos disponen de un sistema de funcionamiento más sofisticado, ya que integran una centralita que, mediante unos sensores, detecta cuándo se tiene que activar e hinchar el chaleco protector.

En los dos casos, una vez se ha activado el airbag hay que revisar que el equipo no ha sufrido ningún desperfecto y sustituir posteriormente la botella de aire.

  • ¿Qué homologación tienen?


Para garantizar que los airbags de moto han superado todas las pruebas y requisitos de protección, tienes que fijarte en la etiqueta de homologación que llevan en el interior, con la numeración EN 1621-4 en el caso de los airbags de activación mecánica. “Los airbags de activación electrónica se pueden encontrar en el mercado, aunque su homologación no está todavía conforme con una norma armonizada europea (ahora se certifican de acuerdo con unos criterios de seguridad establecidos por el Organismo Notificado según el Reglamento de equipos de protección individual), cosa que será posible en un futuro con la norma EN 1621-5, que se encuentra ahora mismo en periodo de desarrollo”, remarca Enric Soriano.

Los chalecos o las chaquetas con airbag, que actualmente se pueden adquirir por un precio mínimo aproximado de unos 400 euros, son un elemento con un potencial de protección muy elevado para los motoristas. En definitiva, sobre dos ruedas, el motorista es el chasis y todos los equipos de seguridad pasiva suman para evitar y minimizar lesiones.Recuerda que, en moto, la prevención es básica, y protegerte con un airbag incluso puede salvarte la vida.

Próximas modificaciones en la Ley de tráfico

La previsión es que los cambios entren en vigor a partir de marzo de 2022

En breve, manipular el móvil durante la conducción, no llevar abrochado el cinturón, avanzar a ciclistas sin respetar la separación lateral mínima o tirar a la vía objetos o colillas que pueden causar un accidente o un incendio estará más penalizado. El pasado 3 de diciembre, el Congreso de los Diputados aprobó la Ley de tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, con la que se quiere actualizar y mejorar la eficacia del sistema del permiso por puntos y reforzar la seguridad vial en las carreteras. La Ley entrará en vigor a los tres meses de su publicación en el BOE (a partir de marzo de 2022).

Respecto a estos cambios normativos, el director del Servicio Catalán de Tráfico, Ramon Lamiel, destaca el incremento en la sanción, de 200 a 500 euros, y en la detracción de puntos, de 4 a 6, por tirar colillas desde el vehículo: “Es una propuesta que se hizo desde el SCT y lo celebramos; se ha endurecido el lanzamiento de colillas, que puede provocar incendios; es una buena noticia para las campañas de verano, pero también para la seguridad vial en las carreteras”. El titular del SCT asegura que estas nuevas medidas ayudarán a reducir la siniestralidad: “La lucha contra las distracciones y el uso del móvil, por ejemplo, es una batalla que tenemos que librar entre todas las administraciones”.

Nuevas medidas

A grandes rasgos, los principales cambios anunciados por la DGT son:

  • Distracciones: aumenta la detracción de puntos hasta 6 (antes 3) por usar el móvil durante la conducción. La sanción se mantiene en 200 euros.
  • Cinturón: -4 puntos (antes -3) por no llevar abrochado el cinturón, o llevarlo de forma inadecuada, así como los sistemas de retención infantil, el casco y otros elementos de protección obligatorios. El casco también será obligatorio para los conductores de vehículos de movilidad personal. La sanción se mantiene en 200 euros.
  • Ciclistas: aumentan de 4 a 6 los puntos a detraer en adelantamientos en los que se pone en peligro a ciclistas sin dejar la separación mínima obligatoria de 1,5 metros; la sanción se mantendrá en 200 euros. Además, en vías con más de un carril por sentido, será obligatorio cambiar de carril para avanzar a ciclistas o ciclomotores.
  • Colillas: -6 puntos (antes -4) por tirar a la vía objetos o colillas que pueden producir accidentes o incendios.
  • Adelantamientos: se suprime la posibilidad de que turismos y motocicletas puedan superar en 20 km/h los límites de velocidad en las carreteras convencionales cuando avancen a otros vehículos.
  • Restricciones en las ZBE: se introduce una nueva infracción grave (200 euros) por no respetar las restricciones de circulación derivadas de la aplicación de los protocolos en episodios de contaminación y de las zonas de bajas emisiones.
  • Menores y alcohol: los conductores menores de edad de cualquier vehículo (ciclomotores, motos hasta 125 cc, bicicletas, vehículos de movilidad personal, etc.) no podrán circular con una tasa de alcohol superior a cero.
  • Recuperación de puntos: se ha unificado el periodo para recuperar los puntos del carné. Tienen que pasar dos años sin cometer ninguna infracción para poder recuperar el saldo inicial de puntos.
  • Alcoholock: será imperativo para los vehículos de transporte de viajeros matriculados a partir del 6 de julio de 2022. Estos vehículos estarán obligados a llevar instalada una interfaz para la incorporación de estos dispositivos.
  • Cursos de conducción segura y eficiente: se podrán recuperar 2 puntos del carné por la realización de cursos de conducción segura y eficiente.
  • Copiar en el examen: se considerará infracción, con 500 euros de sanción, utilizar dispositivos de intercomunicación no autorizados en las pruebas para la obtención o recuperación de permisos o licencias de conducción. Además, el aspirante no podrá presentarse nuevamente a las pruebas en un plazo de seis meses.

“No por correr más eres mejor, no tienes que demostrar nada”

Rosa Carbó hace 17 años que lleva moto y hace de la prudencia al manillar su mejor bandera: “Yo si no lo veo claro no adelanto, ya puede haber línea discontinua y visibilidad, que no adelanto. Soy siempre prudente porque es mi vida, lo que me juego.” Circular sobre dos ruedas conlleva riesgos y Rosa avisa: “No por correr más eres mejor, no tienes que demostrar nada. Corres más y después te sale un perro, un jabalí o un coche del camino, cualquier imprevisto… La velocidad marca la diferencia en la reacción de frenada. Hay que pensar más con la cabeza y menos con el puño.”

Zaira Giménez tiene 25 años y, aunque solo hace tres que lleva moto, asegura que la pasión por estos vehículos de dos ruedas le viene de familia y la lleva en el ADN: “Casi toda mi familia rueda y me han transmitido la afición por la moto, pero también tener una percepción elevada del riesgo. En moto tú eres el chasis, si te pasa algo eres tú con el asfalto.” Zaira también lleva coche y alerta: “Cuando vas en moto tienes que tener mil ojos, inconscientemente cuando vas en coche es diferente, más relajado en atención, y eso es un error. Tenemos que respetarnos y cuidarnos entre todos.”

Rosa y Zaira son dos de las voces protagonistas de la nueva campaña de sensibilización del Servicio Catalán de Tráfico dirigida específicamente al colectivo motorista, “La ruta más segura”. En los spots se destaca la importancia de llevar un equipamiento de protección adecuado, hacer un buen mantenimiento del vehículo y practicar una conducción tranquila y preventiva. En este sentido, Rosa dice que “no nos podemos poner en peligro entre nosotros. Hay que tener muy presente que la carretera no es un circuito”, y Zaira remarca que “los nervios y las prisas no son buenos compañeros de viaje ni para unos ni para otros”. Precisamente, la campaña insiste en la importancia de la implicación del colectivo en su propia seguridad para hacer de su ruta la ruta más segura.

La siniestralidad en nuestras carreteras se ha ido reduciendo en los últimos años, excepto con respecto al colectivo de motoristas. Las personas que van en moto representan una de cada tres víctimas mortales en la red vial interurbana y tienen que convivir diariamente con esta vulnerabilidad en la carretera. Para afrontar esta fragilidad, la receta de Rosa es “atención, respeto y cautela” por parte de todos los usuarios del asfalto. Las medidas básicas indispensables sobrela moto para evitar accidentes según Zaira son “distancia de seguridad, estar alerta al entorno y mirar muy bien cuándo adelantar”.


La perspectiva de género en las políticas de tráfico y seguridad vial

Los datos estadísticos nos demuestran que las mujeres infringen menos las normas de circulación que los hombres y también que tienen menos accidentes de tráfico. Actualmente, en Cataluña los hombres representan un 57% de las personas que conducen y las mujeres, el 43%, pero los hombres están presentes en un 80% de la siniestralidad mortal en las carreteras.

Es una realidad que hay que tener en cuenta y, en este sentido, el Departamento de Interior y el Servicio Catalán de Tráfico ya han empezado a poner manos a la obra con la aplicación de la perspectiva de género en el ámbito de la seguridad vial y de las acciones formativas y educativas a través del Plan de seguridad vial 2021-2023.

Con la presencia del testimonio de mujeres en la nueva campaña de concienciación vial sobre el colectivo motorista “La ruta más segura”, además de reforzar la ruptura con los estereotipos de género, se sitúa a las mujeres como transmisoras principales de los mensajes de seguridad vial. Los valores de la seguridad vial no tienen género, pero hay que feminizar los comportamientos a pie de carretera porque están demostrando que son más seguros.

Comunicar la peor noticia

Tras una víctima mortal por accidente de tráfico hay una familia que tiene que recibir la noticia de la pérdida repentina de un ser querido, un relato que no querrían tener que escuchar pero que, una vez lo sepan, marcará un antes y un después en sus vidas. Sin embargo, de qué manera se les comunique esta noticia puede conllevar un impacto más o menos traumático y puede ayudar en la asimilación del hecho e iniciar el proceso de duelo.

Así pues, cuando hay una muerte inesperada, ya sea en un siniestro vial o en otras circunstancias, es importante cómo se da la noticia y el entorno en el que se da: si bien una comunicación siguiendo ciertas pautas no eliminará el dolor normal por la pérdida de un ser querido, tampoco añadirá más dolor.

Mayoritariamente, son los cuerpos policiales los que hacen esta tarea de informar de lo ocurrido. Si hablamos de accidentes de tráfico, solo si la persona muere en el traslado al hospital o en el centro médico donde ha ingresado tras sufrir el accidente esta comunicación recae en los servicios asistenciales del centro; asimismo, si la víctima mortal es extranjera y viajaba sola, en este caso se hace a través del consulado.

Apoyo psicológico

En Cataluña, desde el 2017 existe un convenio de colaboración entre el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) y el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) para ofrecer apoyo presencial y atención especializada psicológica a los afectados y personas del entorno de las víctimas de un siniestro vial en todos los municipios catalanes (menos Barcelona). En base a este acuerdo, en los supuestos de accidentes con víctimas mortales, el SEM ofrece apoyo psicológico cuando hay que comunicar a un familiar directo una muerte por accidente de tráfico.

Foto SEM: Xavi Blanco

De este modo, cuando se produce un accidente mortal, agentes de la División de Tráfico de los Mossos y la Unidad de Atención Psicológica (UAP) del SEM, formada por dos técnicos de emergencias sanitarias y un psicólogo, acuerdan un punto de encuentro para ir al domicilio de los familiares donde se ha de hacer la comunicación, un desplazamiento que se intenta realizar lo antes posible. Antes de ir, actualizan la información y establecen cómo se procederá. Si bien los agentes policiales suelen ser los encargados de explicar qué ha sucedido, con la información que se tiene en ese momento del accidente, la comunicación puede contar con el asesoramiento, en su caso, de los psicólogos.

Pautas para una buena comunicación

La notificación de malas noticias se debe hacer sin ambigüedades y asegurando que la persona a la que se informa ha entendido realmente qué ha pasado. En relación con esto, Andrés Cuartero, jefe del equipo de psicólogos del SEM, apunta que el apoyo psicológico a los familiares “tiene como objetivo empoderarlos para que sean ellos los que lo comuniquen a otros miembros, sobre todo si hay hijos o hijas menores en el domicilio” y explica cuáles son las pautas para hacer una buena comunicación: “no tener prisa, hablar despacio, repetirlo las veces que sea necesario, responder a las preguntas-angustias del familiar, decir la verdad, ser claros si preguntan por un aspecto que desconocemos, etc.”

Sobre esta cuestión, el sargento y jefe de turno de los Mossos Ramon Codina añade: “Les decimos lo que ha pasado, evitando frases hechas, tecnicismos y detalles innecesarios. Por eso hay que tener la máxima información posible, porque las familias lo primero que quieren saber es qué ha pasado, cuándo, cómo… No admiten inconcreciones.”

Con el fin de prepararlos para esta tarea, los miembros del cuerpo de Mossos que realizan el curso de tráfico tienen una asignatura cuando se están formando en el Instituto de Seguridad Pública de Cataluña (ISPC) para aprender cómo dar el mensaje con la máxima humanidad, empatía y profesionalidad posibles y, al mismo tiempo, saber gestionar el estrés que pueden generar estas situaciones a los mismos agentes. Además, las asociaciones de víctimas como PAT-APAT y Stop Accidentes participan como invitadas en la asignatura para que expliquen su experiencia y repasar qué cosas se han hecho bien y mal en algunos casos reales. Como explica Andreu González, jefe de la División de Tráfico de los Mossos, el objetivo es “que los agentes vean no solo la importancia que tiene la comunicación, sino también el efecto que ocasiona en la víctima ya que, sin quererlo, le podemos infligir más dolor al que ya tiene por la pérdida de un ser querido”.

En este sentido, el máximo responsable del equipo de psicólogos del SEM también destaca la importancia de hacer una buena comunicación: “El impacto de un hecho traumático, como la muerte repentina, abrupta, por un accidente de tráfico, puede verse afectado negativamente, añadiendo más dolor, si no se comunica bien. En cambio, una comunicación eficaz desde el punto de vista emocional puede ayudar a gestionar el estrés y la ansiedad iniciales y facilitar el inicio del proceso de duelo.”

Tras el accidente

Los Mossos han incorporado este año al procedimiento un nuevo ámbito de comunicación con las víctimas, posterior al momento en que se informa del hecho luctuoso. Esta comunicación se hace en dos tiempos, en torno a los diez días después de la fecha del accidente, para ver cómo están y explicarles que se levantará una acta y, posteriormente, al cabo de unos treinta días, y una vez los familiares hayan tenido tiempo para aportar los datos sobre los beneficiarios, para cumplimentar esa acta.

Como detalla el jefe de la División de Tráfico de la policía catalana, esta comunicación posterior tiene un doble objetivo: “El primero, como policía judicial, colaborar con la justicia para determinar la situación económica en la que quedan las víctimas de un accidente (familiares de los muertos o heridos graves) para que la fiscalía y el juez puedan impulsar la restitución económica, es decir, que cobren los seguros y los gastos que se les hayan generado lo más rápidamente posible. El segundo es detectar situaciones de vulnerabilidad social, personas que hayan podido quedar desamparadas sin recursos económicos porque la persona fallecida era quien aportaba los recursos económicos. En estos casos, avisamos a los servicios sociales para que actúen de forma urgente.”

Grabando en la carretera

Los móviles actuales permiten que, hoy en día, todos llevemos encima una cámara (fotográfica o de video). Registrar imágenes de todo aquello que nos rodea nos resulta más fácil que nunca y las redes sociales posibilitan una difusión amplia y rápida. Este hecho, que por un lado nos abre un mundo de nuevas posibilidades, también viene acompañado de ciertos peligros si se utiliza erróneamente. La posibilidad de difundir imágenes a través de las redes sociales tiene que ir acompañada de un alto grado de responsabilidad. Además, el deseo de conseguir estas imágenes no justifica comportamientos temerarios.

Grabar una infracción de tráfico

Cuando nos desplazamos por la red viaria o cuando estamos cerca de una carretera, podemos ser testigos de una infracción de tráfico que, incluso, puede llegar a poner en peligro a otros usuarios de la vía. La posibilidad de hacer fotos o de grabar imágenes es grande, sobre todo con el deseo de denunciar la infracción a las autoridades, pero también con la voluntad de difundirlo en nuestras redes sociales. Es en este punto, a la hora de decidir si difundimos o no las imágenes, que tenemos que hacer un ejercicio de responsabilidad.

La normativa de protección de datos, el Reglamento (UE) n.º 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, relativo a la protección de las personas físicas en cuanto al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y la Ley orgánica 3/2018, de protección de datos personales y garantía de los derechos digitales, limitan esta publicación de imágenes en las redes sociales, sobre todo cuando se reconocen las facciones de la persona o la placa de matrícula del vehículo.

Por lo tanto, si se publican las imágenes de una infracción de tráfico, ¿se estará cometiendo un delito penal? La respuesta a esta pregunta no es clara. Incluso está abierto el debate sobre si la matrícula de un vehículo es o no un dato personal. Quizás la pregunta que habría que hacerse es: ¿por qué motivo se quiere difundir unas imágenes como estas, con qué objetivo? ¿Merece la pena correr el riesgo de un posible perjuicio? Es antes de difundir las imágenes que tenemos que realizar este ejercicio de reflexión. Porque si lo que se quiere es denunciar la infracción, hay mejores maneras de hacerlo. Lo explicamos precisamente en el artículo Cómo puedes denunciar una infracción de tráfico. Y hay que recordar que la primera opción si vemos a alguien conduciendo de forma temeraria es llamar al 112 para que avisen a la policía.

Grabar accidentes

Hace un par de años corrió por las redes sociales el video de un policía alemán en el que, al comprobar como algunos conductores grababan imágenes de un accidente de tráfico, se acercaba a uno de ellos y le decía: “¿Quieres ver gente muerta? Pues ven conmigo’’. Lo hacía precisamente para denunciar esta conducta de grabar accidentes, legalmente cuestionable, moralmente reprobable. No solo eso: esta acción puede generar retenciones, provocar otros accidentes ante los frenazos o velocidades inadecuadas e, incluso, entorpecer las tareas de los servicios de emergencias. A parte de que, si el que graba es el propio conductor, recibirá una multa por utilizar el móvil mientras conduce. En el artículo En caso de accidente, sigue el PAS indicamos qué pasos debes seguir si te encuentras un accidente, pero ya te avanzamos que grabar imágenes no es uno de ellos.

Grabar y grabar y grabar

–           Controles policiales: Mucha atención también a la hora de grabar imágenes de mossos o policías locales realizando controles. Las personas que difundan este tipo de imágenes pueden ser denunciadas siguiendo la Ley orgánica 4/2015, de protección de la seguridad ciudadana, con multas muy elevadas.       

  • ¿Selfies de paquete?: El helicóptero del Servicio Catalán de Tráfico grabó unas imágenes en las que se ve a una chica que va de paquete en una moto haciéndose selfies mientras circulan por la carretera. La multa se la llevó la conductora, por adelantar en línea continua. Pero es evidente que la conducta de un paquete no tiene que ser esta, puesto que pone en peligro la seguridad de las dos, distrayendo a la conductora y desestabilizando el vehículo. ¿Todo ello para hacerse una selfie? Sin obviar la equipación de las dos, que no sería el más adecuado para ir sobre este vehículo de dos ruedas.

–           Los retos virales: ¿Quién no recuerda el reto viral que se puso de moda hace unos tres años y que consistía en bajar del coche en marcha y ponerse a bailar al ritmo de la canción In my feelings? En su momento, los Mossos se vieron obligados a recordar que está prohibido grabar con el móvil mientras se conduce, conducir sin poner atención, desabrocharse el cinturón de seguridad mientras se circula o poner en peligro a terceras personas. Todas estas acciones se producían en el reto In my feelings.

Una cámara en mi coche

Como último punto, nos queda resolver la cuestión de la legalidad de llevar una cámara en el parabrisas del coche para grabar imágenes cuando el coche está en marcha. Por regla general, llevar una cámara en el vehículo está permitido. De hecho, ya existen en el mercado determinados modelos de vehículos que llevan instaladas de serie estas cámaras, que se activan o bien automáticamente en caso de colisión o a voluntad del conductor cuando este las acciona.

Aun así, también hay que tener presente que, según los artículos 18.2 del Real decreto 1428/2003 y 13.3 de la Ley de seguridad viaria, manipular esta cámara durante la conducción está catalogado como infracción grave, sancionada con una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos del carné de conducir. Por otro lado, solo estaría autorizada para usos domésticos, dado que la Ley orgánica de protección de datos prohíbe expresamente la publicación de fotografías y videos sin el expreso consentimiento de las personas grabadas.

Luz verde al Plan de seguridad vial 2021-2023

El Gobierno ha aprobado las líneas estratégicas para conseguir reducir en un 15% las víctimas mortales en accidente de tráfico en el año 2023 respecto al 2021 y que se han plasmado en el nuevo Plan de seguridad vial (PSV) 2021-2023. Este documento desarrolla de manera concreta las acciones del Pacto nacional para la movilidad segura y sostenible 2021-2030 (PNMSS), un plan de carácter transversal y de consenso aprobado también este año que se ha fijado como meta la consecución de la Visión Cero, es decir, ninguna víctima mortal ni herida grave con secuelas de por vida en el horizonte 2050. Garantizar la transición hacia una movilidad sostenible, saludable, conectada y autónoma, así como la mejora de la calidad del aire son otras de las prioridades que recoge esta hoja de ruta de la seguridad vial en Cataluña para la próxima década.

¿Cuáles son los objetivos específicos del nuevo Plan?

El nuevo Plan de seguridad vial 2021-2023, que asume el doble compromiso acordado a nivel europeo y mundial de reducir el número de víctimas mortales en un 50% entre 2020 y 2030, y el número de personas heridas graves en un 50% en el mismo periodo, plantea también unos objetivos específicos que ponen el foco en la atención a las personas y, en concreto, en la protección de los usuarios vulnerables de la movilidad. En cifras precisas, el nuevo plan trienal recoge los siguientes retos de reducción de la siniestralidad para 2023:

¿Cómo se alcanzarán los principales retos?

El nuevo plan despliega unas acciones concretas alineadas con los ejes estratégicos fijados en su documento referente, el PNMMS. Las actuaciones de futuro que prevé impulsar el PSV 2021-2023 para alcanzar los objetivos establecidos se desarrollan en torno a estos cinco ámbitos principales: los colectivos más frágiles de la movilidad (peatones, ciclistas, motoristas y usuarios de vehículos de movilidad personal), los entes locales, la atención a las víctimas de siniestros viales, la educación y la formación vial, la movilidad denominada inteligente y la lucha contra las conductas inadecuadas asociadas a los principales factores de riesgo de la accidentalidad.

Por otra parte, en este plan se incorporan por primera vez las acciones del Plan ITS 2021-2023 (Intelligent Transport Systems: Sistemas Inteligentes de Transporte), tecnologías avanzadas que empiezan a integrarse en un modelo donde el vehículo se comunica simultáneamente con la infraestructura y con los demás vehículos que circulan a su alrededor.

A pesar de las mejoras en materia de seguridad vial conseguidas en los últimos años, todavía queda camino por recorrer para consolidar un cambio social y cultural que conduzca a un escenario de movilidad segura y sin efectos contaminantes desde un compromiso de responsabilidad compartida. En este sentido, el Plan de seguridad vial 2021-2023 es fruto de un trabajo colaborativo que integra las iniciativas, análisis y reflexiones de los diferentes departamentos de la Generalitat, de otras administraciones públicas, así como de miembros de la Comisión Catalana de Tráfico y Seguridad Vial que pertenecen a la sociedad civil.

PMV: información y concienciación a pie de carretera

Circulando por autopistas y carreteras, a menudo te habrás encontrado con paneles situados sobre la vía que difunden diferentes mensajes. Son los PMV, paneles de mensajería variable, un elemento clave en la difusión de la información vial de que dispone el Servei Català de Trànsit. En total, hay 127 paneles del SCT distribuidos en numerosos puntos de la red viaria catalana.

La principal función de los PMV es informar a los conductores sobre las incidencias que se pueden encontrar más adelante, ya sea advertir de una situación de peligro o avisar de restricciones de tráfico. A su vez, también se utilizan para difundir mensajes de concienciación y de seguridad vial, dado que suponen un inmejorable canal de comunicación directa con su público: los conductores y conductoras. También hay paneles de formato más pequeño que pueden indicar la velocidad máxima de la vía o el estado de los carriles.

En el terreno de la información vial, el abanico de posibles mensajes es bastante amplio. Así pues, un panel de mensajería variable puede anunciar:

  • Afectaciones viarias inmediatas: cortes de carril, obras, accidentes, incidencias meteorológicas, retenciones, etc.
  • Avisos de incidencias viarias futuras: previsiones de cortes por obras, por pruebas deportivas, cortes por manifestaciones próximas, etc.
  • Restricciones para vehículos pesados o de materias peligrosas
  • Medidas especiales: carriles adicionales
  • Campañas informativas y mensajes de concienciación viaria

Ubicación y renovación

¿Qué criterio se sigue para decidir la ubicación de cada panel? Mayoritariamente, se sitúan en tramos de la red viaria principal, donde se produce una mayor intensidad de circulación y donde habitualmente se dispone de cámaras que permiten seguir en tiempo real qué incidencias se están produciendo. Los paneles se ubican al inicio de los tramos, después de incorporaciones y en puntos de decisión importantes.

Por otro lado, la red de PMV se va renovando, con nuevos paneles que sustituyen otros en mal estado, y paneles que incorporan mejoras, como los paneles con tecnología full matrix, la cual permite escribir mensajes sin limitaciones o representar gráficos en cualquier punto del panel y facilitar así una rápida lectura y comprensión por parte del conductor. Actualmente el SCT dispone de cinco paneles con tecnología full matrix y durante el 2021 se instalarán cinco más: en la C-32 en Castelldefels, A-2 en Sant Vicenç dels Horts, B-23 en Sant Feliu de Llobregat y dos en la C-58 (Ripollet y Cerdanyola del Vallès).

¿Los paneles distraen?

Algunas voces discordantes sostienen que los paneles de mensajería variable pueden distraer al conductor, pero nada más lejos de la realidad. Los PMV están situados en vías de alta capacidad y mejor trazado, donde el riesgo de accidente es más bajo. El diseño y ubicación de los paneles garantizan su lectura a mucha distancia y sin apartar la vista del trazado de la vía, siguiendo el principio de seguridad “vista a la carretera, manos al volante”. Además, se encuentran en lugares abiertos, con mucha visibilidad, y los mensajes son cortos, fácilmente asimilables para los conductores. Los datos de siniestralidad demuestran que alrededor de los paneles de mensajería variable no hay ninguna concentración de accidentes, ni graves ni leves.

¿Sabes que si llevas un patinete eléctrico conduces un vehículo?

Editamos 15.000 folletos sobre qué se puede hacer y qué no con los VMP. Mossos y policías locales los explican y reparten en las charlas de educación vial que dan en escuelas e institutos

Los alumnos de la escuela Llissach de Santpedor ya se han estrenado en las sesiones formativas que Mossos y policías locales realizarán este curso escolar sobre el uso de los patinetes eléctricos. En estas charlas se explica y se reparte el nuevo material educativo que hemos editado desde el Servicio Catalán de Tráfico: “¿Sabes que si llevas un patinete eléctrico conduces un vehículo?”

El objetivo es llegar a los jóvenes como principales usuarios de esta nueva manera de moverse para que sepan qué es un patinete eléctrico y qué obligaciones implica conducirlo. El mensaje que queremos que cale es el que da el coordinador de Movilidad Segura en la Región Central de Mossos, Joan López: “Estamos acostumbrados a que el patinete siempre ha sido un juguete, pero el patinete eléctrico es un vehículo.” Es decir, con patinete eléctrico no todo vale.

Los vehículos de movilidad personal (VMP) son un medio de transporte sostenible, ágil y práctico (fáciles de conducir y plegar) de ámbito urbano que ha llegado para quedarse, sobre todo entre los más jóvenes, pero que también ha sido polémico y ha provocado debates y discusiones entre defensores y detractores. Con todo, las autoridades de tráfico, para poner orden a la circulación urbana y evitar daños (ni de los usuarios de VMP ni de los peatones), han regulado su uso.

Circular por la acera, ir con un acompañante o llevar los auriculares conectados no se puede hacer cuando se va con patinete eléctrico. Son acciones que muchos usuarios de VMP llevan a cabo porque desconocen que es una infracción. El nuevo material que hemos editado, un total de 15.000 folletos informativos, quiere posar remedio a este desconocimiento sobre la normativa vigente que regula la circulación de los VMP desde el pasado 2 de enero.

Así pues, estas son las principales prohibiciones y líneas rojas que no puedes cruzar si vas en patinete eléctrico: