Diez pautas para circular correctamente por las rotondas

Con frecuencia, el flujo de vehículos más o menos ordenado de una carretera o calle se convierte en un caos descontrolado cuando esta vía desemboca en una rotonda. ¿Quién tiene la preferencia? ¿Por qué carril tengo que circular? ¿Qué pasa cuando un grupo de ciclistas cruza la rotonda? Las rotondas a menudo son un lugar de conflicto y el escenario de numerosas colisiones.

Como norma general, cuando circulamos por una rotonda en zona interurbana, hay que hacerlo por el carril derecho y, en rotondas urbanas, por el carril que mejor convenga al destino que se sigue. No obstante, en una rotonda pueden confluir numerosas circunstancias y diferentes tipos de vehículos en el mismo espacio/tiempo. Si quieres saber qué se debe hacer –y qué no– sigue estas diez pautas y no te equivocarás:

1. La preferencia de paso la tienen siempre los vehículos que circulan por dentro de la rotonda, por encima de los vehículos que se  quieren incorporar (siempre y cuando no  haya una señalización específica que indique lo contrario).

2. Una vez dentro de la rotonda, tiene preferencia el vehículo que circula por el carril exterior.

3. Se debe moderar la velocidad y ser cuidadoso a la hora de entrar y salir de una rotonda.

4. Hay que señalizar las maniobras de cambio de carril y de salida; es decir, utilizar el intermitente.

5. Para acceder a la salida que convenga, hay que situarse previamente en el  carril exterior.

6. Si el vehículo no se ha podido situar en el carril exterior para acceder a la salida, es necesario que haga una nueva vuelta a la rotonda y que lo vuelva a intentar.

7. No se puede circular en línea recta, sin tener en cuenta los carriles de la rotonda y cortando la trayectoria a otros vehículos.

8. No se puede salir de la rotonda desde un carril interior.

9. Los ciclistas que circulen en grupo tienen que ser tratados como un único vehículo. Es decir, los vehículos que se quieran incorporar tendrán que esperar que pase hasta el último ciclista del grupo para poderse incorporar al tráfico de la rotonda.

10. Los vehículos que por sus dimensiones ocupen más de un carril tienen que:

  • respetar la prioridad de los conductores que circulan por el carril que necesitan ocupar,
  • señalizar los cambios de carril.

El momento de incorporarse a una rotonda es uno de los más delicados: hay que actuar con sentido común y paciencia, reduciendo la velocidad al llegar al cruce y accediendo solo cuando la maniobra se pueda hacer de forma segura. Con una mínima dosis de sentido común y de respeto hacia el resto de conductores, y siguiendo estas pautas, atravesar una rotonda dejará de ser fuente habitual de conflictos.

En caso de accidente, sigue el PAS

¿Sabes qué tienes que hacer si alguna vez te encuentras con un accidente de tráfico?

Presenciar un choque en la carretera puede suponer un mal trago, pero saber qué protocolo seguir, en qué orden se tiene que actuar y también qué no se tiene que hacer, es vital para ofrecer una ayuda útil a las personas que han sufrido un accidente y a los equipos de emergencia que las asistirán. Así que, si alguna vez eres testigo de un siniestro vial o eres el primero en llegar al lugar de un accidente, mantén la calma y recuerda una norma fundamental, el PAS, que es el acrónimo de las tres pautas que tienes que seguir:

Protege la zona
Alerta llamando al teléfono de emergencias @112
Socorre a la persona que ha sufrido el accidente

Triangle, C-58

A continuación te detallamos el protocolo paso a paso:

  1. Protege la zona accidentada

    El paso inicial es la autoprotección, así que lo primero que tienes que hacer es aparcar tan bien como puedas tu vehículo y ponerte el chaleco reflectante antes de bajar. En cuanto a la protección del lugar del accidente, enciende las luces de emergencia o posición y señaliza la zona con los triángulos de preseñalización.

  2. Alerta a los servicios de emergencia

    A continuación, llama a los servicios de emergencia marcando directamente el 112. Hazlo desde un sitio seguro y mantén la calma. Cuanta más información facilites, mejor, tanto en relación con el lugar del accidente (carretera, punto kilométrico, sentido) como el número de heridos y toda la información que puedas aportar sobre su estado (si están conscientes, si sangran, etc.). También son relevantes las características y el número de vehículos implicados en el accidente. Como en carretera no es fácil saber dónde te encuentras exactamente, es útil tener instalada en el móvil la aplicación gratuita My112, que permite el envío automático de las coordenadas de localización de quien se pone en contacto con los servicios de emergencias.

    Después de facilitar toda la información, responde a las preguntas que te haga el operador/a, sigue los consejos que te dé y no cuelgues hasta que te lo indiquen. Una vez hayas notificado el accidente, si la situación empeora o cambia antes de que lleguen los equipos de emergencia, vuelve a llamar al 112.

  1. Socorre a las personas heridas

    En este punto, hay que tener claro qué no se debe hacer. Como norma general, no se tiene que mover a los heridos, es decir, no se deben sacar del vehículo. Si la víctima es un motorista, en ningún caso se le debe sacar el casco. Tampoco tienes que intentar trasladar a los heridos por tu cuenta ni les tienes que dar bebida, comida o medicamentos. En cambio, lo que sí puedes hacer es quedarte cerca de ellos, si es posible a su lado, tranquilizándolos. En caso necesario, y siempre que tengas conocimientos al respecto, realiza los primeros auxilios. Y una vez hayan llegado los servicios de emergencias, no te marches del lugar del accidente hasta que estos te lo indiquen.

 

Y tú, ¿seguro que tampoco te la juegas nunca al volante?

Conversaciones fuera de cámara con padres y madres que protagonizan la nueva campaña de prevención de accidentes del SCT

Sé que tengo unos ojos que me observan y me analizan cuando conduzco. El hecho de saber que él me está analizando me hace ser más consciente, él siempre está muy atento…”. Los ojos despiertos y curiosos que examinan a Anna Castellví son los de su hijo de siete años, Màrius. Los dos forman parte de una de las ocho familias anónimas que aparecen en la última campaña de concienciación vial del Servicio Catalán de Tráfico (SCT) y que tiene como eje central conocer la opinión de los hijos sobre cómo conducen sus progenitores.

Grandes verdades y verdades a medias

La nueva acción comunicativa del SCT parte de dos preguntas que se plantean a los padres y madres conductores: “Cuando conduces, ¿cometes imprudencias?” y “¿Siempre respetas las normas?”. Todas las respuestas van en la misma dirección ya que los adultos afirman que no adoptan comportamientos inadecuados o imprudentes cuando se ponen al volante. Del lema de la campaña, “Los niños siempre nos dicen la verdad. Al volante, no te la juegues”, ya se puede intuir que los menores que participan no opinarán lo mismo que sus padres. Superar la velocidad permitida, insultar a los demás conductores o manipular el móvil mientras conducen son algunas de las actitudes que los niños observan al volante por parte de sus respectivos padres y madres, aunque estos lo nieguen o no sean conscientes de ello.

Mare (Anna Castellví)

Participar en esta campaña me ha hecho ser más consciente de mi comportamiento en el coche”, comenta Anna Castellví, a quien le ha sorprendido que Màrius diga que algunas veces utiliza el móvil a la hora de conducir. “Yo creo que nunca lo he mirado, llevo el manos libres y solo lo manipulo para poner por ejemplo Spotify, cuando voy de copiloto y conduce a mi marido. Conscientemente no hago imprudencias”, asegura. Según su madre, Màrius conoce las normas básicas de tráfico como las señales y los límites de velocidad, y tampoco le pasa por alto que siempre tiene que ir correctamente sujeto a la sillita: “No me habéis abrochado, ¿eeeh?”, explica a cámara reproduciendo con naturalidad y con los ojos abiertos como platos un reproche que hizo algún día a sus padres. Su madre, sin embargo, puntualiza que solo se han olvidado una vez de abrocharlo y que el descuido “fue en un parking”, matiza, sorprendida de que el pequeño se acuerde de aquella situación.

Sí, sí… yo sí”, responden en el spot y casi al mismo tiempo Josep y Maite ante la pregunta de si respetan siempre las normas cuando conducen; una afirmación con la que discrepan sus dos hijas. Se llaman Emma y Mar, tienen 14 y 9 años, respectivamente, y de sus padres revelan que alguna vez pierden la paciencia porque no pueden avanzar, que a veces perciben que corren más de lo que deberían o que dicen palabrotas a los demás conductores cuando pierden los nervios. “En general dijimos la verdad (en la campaña): no acostumbramos a hacer imprudencias aunque hay días que te levantas con mal pie, todo te sale mal y vas más nerviosa…”, explica Maite, quien de sus hijas dice que “en el coche te están controlando constantemente”. Estos padres admiten que se sienten identificados con lo que las niñas explican sobre sus comportamientos al volante. “Dicen la verdad, describen bastante bien cómo conducimos”, confiesan entre risas.

Pares (Josep i Maite)

Las dos hermanas siempre miran con lupa desde los asientos traseros del coche a sus padres conductores y “ahora, incluso están más pendientes que antes de grabar el spot. Esta campaña las ha marcado mucho”, reconocen con satisfacción los progenitores. “No puedes coger el móvil, yo te lo miro” o “papá, no puedes pasar de 80 km/h” son algunas de las advertencias de Emma y Mar a su madre y a su padre cuando van con ellos en coche y que reflejan el grado de concienciación que tienen sobre seguridad vial.

Quien te diga que nunca comete ninguna imprudencia al volante miente”, afirma con resignación el padre de las dos pequeñas después de comprobar las críticas que le han hecho sobre su manera de conducir. Mentiras o medias mentiras de los padres y grandes verdades de sus hijos se ponen sobre la mesa en esta nueva campaña con la que queremos hacer reflexionar sobre comportamientos de riesgo que los adultos muestran habitualmente mientras conducen y a los que quizá no dan suficiente importancia.

¿Y tú qué piensas? ¿Te consideras un buen conductor? ¡Tus hijos seguro que te dicen la verdad!

5 verdades sobre la conducción de los padres y madres

  • “Mira el móvil un momento por mensajes, por si es importante.”
  • “A veces, cuando hay caravana, grita.”
  • “Acelera y después frena súper rápido.”
  • “Arrancan y nosotras no estamos abrochadas.”
  • “Cuando tiene que ir rápido y no puede avanzar, se estresa.”

¿Crees que eres un buen conductor? ¿Tus hijos dirían lo mismo?

Ocho familias anónimas, padres y madres con sus hijos de entre 7 y 14 años, protagonizan la nueva campaña de concienciación vial que hemos puesto en marcha esta semana. Con el lema “Los niños siempre nos dicen la verdad. Al volante, no te la juegues”, el objetivo de esta nueva acción publicitaria es que los conductores reflexionen sobre las actitudes que adoptan de manera cotidiana cuando conducen, y que muchas veces no perciben como inadecuadas pero que realmente sí lo son, como constatan los más pequeños.

En la campaña se contrapone lo que dicen padres y madres cuando les preguntan si respetan las normas o si cometen imprudencias al volante con lo que opinan sus hijos al respecto. Mientras los mayores afirman que no hacen temeridades al conducir, el testimonio de sus hijos los contradice.

Así pues, a través de la voz sincera de los niños, que de manera espontánea e informal relatan algunas de las actitudes de riesgo que adoptan sus progenitores cuando circulan, se nos alerta de que comportamientos cotidianos que mostramos pueden comportar situaciones de peligro en la carretera y de que, a menudo, no somos del todo conscientes de ello.

Conductas negligentes como utilizar el móvil, correr demasiado o no ponerles el cinturón en algún momento, pero también actitudes agresivas al volante, son algunos de los ejemplos de mala praxis que revelan los niños y niñas protagonistas ante el estupor de sus padres.

Puedes ver la nueva campaña de concienciación vial hasta finales de año en televisión, cine y radio, así como a través de las redes sociales del Servicio Catalán de Tráfico.

Si quieres saber si realmente eres un buen conductor, pregunta a tus hijos: quizás te llevas una sorpresa y la percepción que ellos tienen difiere de lo que tú puedas pensar… ¡Y ya sabemos que los niños siempre dicen la verdad! Así que recuerda, ¡al volante, no te la juegues!

Curvas con trazada recomendada, curvas más seguras

No es ningún secreto que el ámbito de la motocicleta es una de las principales preocupaciones entre las instituciones, las entidades y la sociedad civil que trabajan por la mejora de la seguridad vial y por el cambio cultural que nos tiene que llevar a una movilidad sin víctimas mortales o graves. Porque la accidentalidad en moto no tiene una tendencia a la baja tan clara como pasa con el resto de vehículos. Es necesario, pues, seguir investigando y tomando nuevas medidas.

Fuente imágenes: Televisió de Catalunya

En este sentido, el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) y la Dirección General de Infraestructuras del Departamento de Territorio y Sostenibilidad (TES), con la colaboración del cuerpo de Mossos d’Esquadra y Anesdor (Asociación Nacional de Empresas del Sector de las Dos Ruedas) –con quien el SCT organiza el programa de Formación 3.0– han puesto en marcha esta semana las pruebas de trazado de curvas que se concretarán en una prueba piloto de marcaje de trazadas en vías donde se ha registrado un alta concentración de motoristas y, en consecuencia, un número de accidentes especialmente destacable en este colectivo.

El escenario escogido, teniendo en cuenta estos condicionantes, ha sido la carretera BV-2115, que rodea el Pantano de Foix, en L’Alt Penedès. Esta carretera, sobre todo en el tramo de Castellet i la Gornal, presenta una serie de curvas que se ajustan a la casuística que ha derivado en los principales accidentes mortales y graves que sufren los motoristas: las salidas de vía y los choques fronto-laterales. La mala trazada, con un exceso de velocidad o por falta de pericia, es el principal factor concurrente en estos accidentes.

captura vídeo_TV3En la línea positivamente experimentada en otros países europeos como Austria o Luxemburgo, la propuesta del SCT y TES pasa por detectar y marcar sobre el asfalto con pintura cuál sería la mejor trayectoria de trazada para los motoristas, además de reforzar la complejidad de la curva mediante previa señalización vertical. El tipo de marcaje, todavía por definir, se puede concretar con triángulos o bolas que indiquen al motorista por dónde tiene que pasar con total seguridad.

Ahora los trabajos para definir la trazada más adecuada se contrastarán entre las imágenes registradas desde el helicóptero del SCT en la misma sesión y las que se registraron a pie de carretera con cámaras de 360 grados con los monitores de formación y los agentes de Mossos d’Esquadra. El objetivo es la reducción de la siniestralidad, con los frutos positivos que la experiencia ya ha dado en Europa.

Los vehículos conectados, más cerca

En un futuro no demasiado lejano, los vehículos convencionales y los conectados tendrán que coexistir en nuestras carreteras. Para conseguirlo, se deberá preparar la infraestructura vial del futuro para facilitar esta convivencia. Precisamente este es el objetivo del proyecto europeo de I+D INFRAMIX, una iniciativa multidisciplinar en la que participan 11 empresas e instituciones europeas.

Este proyecto pone en su epicentro la búsqueda de soluciones para diseñar, actualizar, adaptar y probar elementos físicos y digitales de la infraestructura vial. El objetivo es crear un modelo de autopista que permita un tráfico ininterrumpido, predictible, seguro y eficiente, capaz de gestionar el periodo de transición de vehículos. Con esta idea bien presente y como un nuevo paso para alcanzar estos objetivos, durante este mes de septiembre se han hecho unas pruebas en la AP-7 en las comarcas gerundenses con un vehículo conectado a través de una red de tecnología de comunicación de última generación.

Inframix post1

Durante los cuatro días que han durado las pruebas, se han hecho simulaciones con un vehículo con conductor en su interior que, mediante una red de tecnología de comunicación de última generación, ha recibido datos sobre tres escenarios diferentes:

– Asignación dinámica de carril: en este escenario, el objetivo era evaluar la apertura de un carril dedicado a vehículos autónomos y las distintas señalizaciones que se pueden observar durante el circuito.

– Obras en la autopista: el objetivo era la señalización, tanto en los paneles de mensajería variable como en los pórticos y en los trolley situados en el arcén previo al inicio de la obra.

– Retenciones: dentro de este escenario, el objetivo era evaluar la aplicación de estrategias de tráfico que ayuden a mejorar el flujo de tráfico y la seguridad vial.

Para poder llevarlo a la práctica, se tuvieron que instalar tecnologías de detección como sensores y comunicación de última generación en el lugar de las pruebas. “Autopistas”, la compañía del grupo Abertis, ha liderado la creación de esta nueva señalización y otros elementos físicos con el objetivo de que la convivencia, en un futuro más próximo de lo que parece, de los vehículos convencionales con otros automatizados sea lo más rápida, fluida y saludable posible.

1

Un verano con menos muertos en las carreteras, pero demasiado negro

El verano nos evoca momentos festivos, amables, agradables, divertidos, relajantes…, pero en la carretera no todo es de color de rosa. En verano es cuando más personas pierden la vida por accidente de tráfico. El verano en la carretera es demasiado negro.

Del 21 de junio al 11 de septiembre de este año ha habido 50 víctimas mortales en las carreteras catalanas. Son menos que el verano del año pasado, pero son datos que nos tendrían que poner los pelos de punta. Son cifras que comparamos e incluso restamos –50 en el 2019, 56 en el 2018–, pero las tendríamos que sumar porque son vidas y familias rotas que nunca más volverán a ser las que eran.

Los accidentes de tráfico son hechos evitables. Detrás hay distracciones, excesos de velocidad, positivos en alcohol o drogas, entre otras imprudencias. Estamos fallando como sociedad si aceptamos estas víctimas con indiferencia y no nos autoexigimos permisividad y tolerancia cero hacia estas conductas irresponsables en la conducción que son las causantes de estas muertes.

Accident 01
Lo podemos decir también con cifras. La mitad de los conductores muertos en el 2018 habían consumido alcohol o drogas. Este verano, 22.209 conductores han sido reincidentes con 2 o más infracciones, 13.071 conductores han reincidido con 2 o más infracciones por exceso de velocidad, una decena de conductores han sido multados por exceso de velocidad más de 15 veces. Las distracciones están detrás de 1 de cada 4 accidentes con víctimas.

Las medidas coercitivas y punitivas sacan de la circulación a conductores borrachos, drogados y embalados, pero no son suficiente para garantizar unas carreteras seguras. Es necesario que removamos nuestras conciencias y que estas actitudes se nos hagan inaceptables. Solo así alcanzaremos el objetivo de cero víctimas que la Unión Europea se ha fijado para el 2050.

sinistralitat_estiu2019

¿De camino a la escuela? Consejos para proteger a los más pequeños en sus desplazamientos

Septiembre es un mes de nuevos propósitos, de cambios, de nostalgia por las vacaciones de verano, de vuelta a la rutina y, para los niños y jóvenes, marca sobre todo el reencuentro con compañeros y amigos de escuela y la ilusión por nuevas experiencias y aprendizajes. El inicio del curso escolar supone también un buen momento para recordar los hábitos fundamentales para desplazarse con seguridad de camino o vuelta del colegio y una oportunidad de oro para educar a los más pequeños en los valores de la movilidad segura.

 A pie, ¡siempre atentos!

Ir andando a la escuela es la manera más saludable y sostenible de todas las posibles. Los niños que tienen la suerte de poder ir a pie, tienen que cruzar las calles siempre por un paso de peatones y con el semáforo en verde, y siempre después de mirar a los dos lados. Además, los más pequeños tendrían que ir siempre acompañados por un adulto que vele por su seguridad. También es importante tener en cuenta que deben caminar por el interior de la acera, alejándose de la calzada.

Hay municipios que facilitan a los alumnos la posibilidad de ir caminando a la escuela. Lo hacen a través de los caminos escolares, unos itinerarios diseñados específicamente y que promueven la movilidad sostenible, segura y autónoma de los niños en los trayectos hacia los centros escolares. Además, son iniciativas que fomentan los valores de respeto, civismo y sostenibilidad.

  1. En el coche, todos y siempre, protegidos con cinturón o SRI

Si el coche es el medio de transporte utilizado para llevarlos a la escuela, tienen que ir siempre protegidos con cinturón de seguridad o un sistema de retención infantil (SRI) adecuado a cada niño. Las prisas no son excusa para olvidarnos de controlar que se lo hayan abrochado adecuadamente o de hacerlo los adultos si es necesario. Los niños con una altura igual o inferior a 135 cm deben ocupar obligatoriamente los asientos de atrás y tienen que utilizar un SRI adaptado a su talla y peso. Además, es importante considerar que la posición más segura del sistema de retención infantil en el vehículo es a contramarcha y en el asiento central posterior.

Los niños con una altura igual o inferior a 135 cm tienen que ocupar obligatoriamente los asientos de atrás y tienen que utilizar un SRI adaptado a su talla y peso

Decàleg de la seguretat viària infantil

  1. En autocar, el cinturón, también indispensable

¿Sabías que el uso del cinturón de seguridad reduce el riesgo de morir un 75% y que el hecho de no utilizarlo multiplica por 25 el riesgo de sufrir lesiones graves o mortales en caso de vuelco o giro brusco? Ante este dato, no podemos olvidar que si la opción para llegar a la escuela es el autocar, los niños tienen que abrocharse el cinturón de seguridad en todos los trayectos. Según la normativa de tráfico, todos los autocares matriculados a partir de octubre de 2007 tienen que disponer de cinturones. Y tampoco se puede pasar por alto que hay que ir correctamente sentado toda la ruta, y procurar no levantarse hasta que el autocar no esté completamente parado. A la hora de subir y salir del autocar se tiene que extremar la precaución para no sufrir ningún accidente.

  1. Sobre dos ruedas, más vulnerables

En el caso de llevar a los menores en motocicleta: como norma general solo pueden viajar en moto los niños de 12 años o más. Aun así, los mayores de 7 años también pueden ir de pasajeros siempre que circulen con el padre o la madre o un tutor, o bien con mayores de edad autorizados. Y por supuesto, siempre tienen que llevar un casco homologado, adecuado a su talla y, para garantizar la máxima protección, integral.

Los alumnos que apuesten por la bicicleta deben saber que los menores de 16 años tienen que llevar casco obligatoriamente tanto en vías urbanas como interurbanas. También hay que incidir en que no se puede circular en bicicleta utilizando auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido y/o dispositivos de telefonía móvil.

Los menores de 16 años tienen que llevar casco en bicicleta obligatoriamente tanto en vías urbanas como interurbanas.

La protección de los niños en el espacio público se tiene que garantizar al máximo y no se puede improvisar, sea cual sea la manera como se desplacen. ¿Cruzar un semáforo en rojo porque llegamos tarde? ¿No atarse el cinturón de seguridad si se hace un recorrido corto? En ningún caso son una opción y todavía menos si se quiere transmitir a los menores los hábitos y comportamientos adecuados de la movilidad segura.

¡Muy buen inicio de curso! Empecémoslo con buen pie y consigamos entre todos una vuelta a la escuela segura y responsable.

 

 

La carretera no es lugar para correr

Todos los amantes del jogging (footing, running, o salir a correr, en definitiva)  están de acuerdo: la sensación de libertad y de poder físico y mental que otorga la práctica de este deporte es adictiva. Cataluña, y el mundo, se llena de Rockys (Balboa), Forrests (Gump), Núries (Pica) y Kilians (Jornet) dispuestos a devorar kilómetros de calles, caminos y montañas. El territorio pronto queda pequeño porque la fiebre del jogging empezó hace ya un puñado de años y la mayoría de corredores y corredoras están en plena forma y corren cada vez distancias más largas. No en vano, el número de participantes en las maratones de todo el mundo no hace más que aumentar.

La fiebre de correr se ha extendido también a las carreteras y es habitual ver practicantes de este deporte en carreteras locales y comarcales o caminos forestales o asfaltados. Pero no todos estos corredores –peatones, en el momento en el que pisan una carretera– conocen la normativa que se les aplica y, por lo tanto, el peligro al que se exponen si no contemplan las necesarias normas de seguridad vial. Este año, 7 peatones han perdido la vida en las carreteras catalanas y 12 más han resultado heridos de gravedad.

A pie por la carretera

¿Es seguro salir a correr por la carretera? Lo más recomendable para el peatón, ya se desplace andando o corriendo, es evitarla, especialmente por la noche o en condiciones de poca visibilidad. La enorme vulnerabilidad de un peatón ante un eventual choque con un vehículo es el principal argumento. Ahora bien, la circulación de peatones en las carreteras no está prohibida, excepto en autopistas y autovías, y, en todo caso, si es indispensable andar por vías interurbanas, hay que observar la normativa al respecto:

  • Si no hay un espacio especialmente reservado para peatones, la circulación se hará por la izquierda. De este modo, podréis observar de cara los vehículos que circulan y que se acercan a vuestra posición.
  • La circulación por el arcén se hará con prudencia, sin entorpecer la circulación, y aproximándose todo lo posible a su borde exterior.
  • Si se trata de un grupo, tendrán que marchar unos después de los otros, especialmente en casos de poca visibilidad o de gran densidad de circulación de vehículos.
  • Por la noche o cuando hay poca luz o visibilidad, hay que llevar algún elemento luminoso o reflector, como por ejemplo un chaleco reflectante.

Estas medidas, entre otras, son las que deben observar también los corredores para no poner en peligro su integridad. Del mismo modo, hay que evitar el uso de los auriculares, dado que pueden dificultar la atención necesaria que es necesario mantener.

En definitiva, si practicas el jogging y tu trayecto tiene que pasar irremediablemente por un tramo de carretera, es indispensable que pongas en práctica todas estas normas de seguridad. Corre lejos, corre veloz, pero sobre todo ¡corre seguro!

La contramarcha salva a los más pequeños

La seguridad de los más pequeños cuando viajan en coche preocupa a la mayoría de padres, pero a veces hay información tan diversa que se hace complicado escoger la mejor opción. Hoy queremos arrojar luz sobre una cuestión que hace tiempo que suena, pero que somos conscientes de que genera muchas dudas e incluso confusión. ¿Los bebés y niños tienen que viajar a contramarcha?

La normativa vial estatal no obliga a llevar a los niños de espaldas al sentido de la circulación; sin embargo, remite al cumplimiento de las instrucciones de los fabricantes y estos, sobre todo en los grupos de sillitas 0 (hasta los 9 kg de peso de los bebés), indican la instalación del sistema a contramarcha. Además, las autoridades de Tráfico recomendamos hacerlo el máximo tiempo posible y como mínimo hasta que el menor tenga 15 meses. Los expertos en la materia aconsejan alargar la contramarcha hasta los cuatro años y los pioneros de las sillitas en sentido contrario, los suecos, hasta los siete años.

¿Por qué? Simplemente porque está demostrado que es más seguro y que se reduce un 80% el riesgo de que los niños sufran lesiones graves en caso de accidente. En este sentido, los formadores en movilidad segura del Área Regional de Tráfico de Girona, Xavier Duran y Robert de Litran, aseguran que “llevar a los más pequeños a contramarcha les protege en caso de colisión las partes más débiles, que son la cabeza, las cervicales y las vértebras”. “La contramarcha contrarresta la desproporcionalidad en la evolución del crecimiento de los niños, en los que la cabeza es más grande”, añaden. Ellos lo tienen muy claro y piden a los padres que “no tengan prisa para ponerlos mirando de cara”.

Hay que tener presente que la cabeza de un niño representa el 25% del peso total de su cuerpo, en contraposición con los adultos, en los que solo es un 6%. En caso de sufrir un impacto, a contramarcha la fuerza es absorbida por la sillita y de esta manera le evita al menor un latigazo que su cuello y cervicales podrían no soportar.

decaleg-cadireta-ok-2018-FINAL
La posición más segura del sistema de retención infantil en el vehículo es a contramarcha y en el asiento central posterior

Siempre hay que seguir las instrucciones del fabricante de la sillita para una correcta instalación. Colocarla bien es tan importante como la calidad y el estado del sistema de retención.