En los trayectos cortos, no bajes la guardia

El verano es, para muchos, sinónimo de vacaciones, un periodo del año para desconectar de la rutina diaria e irse, ya sea hacia la playa o la montaña. Pero con la conducción no vale bajar la guardia, tampoco a la hora de hacer un trayecto corto o por vías conocidas. “A veces tenemos tendencia a relajarnos porque estamos de vacaciones, pero conducir no deja de tener su riesgo”, apunta en este sentido el subinspector Marc Patxot, jefe del Área Regional de Tráfico (ART) Metro Sur de los Mossos d’Esquadra, y añade: “No nos podemos confiar en que el trayecto es de pocos minutos, que lo hacemos a menudo o pensar que solo vamos a la playa o a la piscina; cualquier distracción nos puede llevar a sufrir un accidente.”

En los trayectos cortos o por vías conocidas, habituales en vacaciones, un exceso de confianza nos puede hacer cometer ciertas infracciones que pueden conllevar consecuencias graves. Aunque parezca una obviedad, es importante recordar que hay que mantener la misma atención y las mismas medidas de seguridad tanto si hacemos un trayecto de solo 200 metros como si nos desplazamos 200 kilómetros.

El subinspector Marc Patxot destaca algunos consejos a tener en cuenta:

  • Por corto y repetitivo que sea el trayecto no te confíes, el exceso de confianza nos puede distraer. Mantén la atención en todo momento: no te distraigas con el móvil ni comas o bebas durante la conducción.

  • No olvides la importancia de utilizar los sistemas de retención infantil y el cinturón de seguridad, un frenazo brusco puede ser necesario en cualquier momento.

  • Use siempre calzado adecuado, nunca chanclas, tanto en coche como en motocicleta. Igualmente, si vas en moto, usa siempre casco integral, guantes, chaqueta con protecciones y pantalones largos: aunque el recorrido sea corto, siguen siendo piezas importantes para evitar erosiones en caso de caída.

  • En motocicleta no lleves bultos como, por ejemplo, parasoles o mochilas grandes en la espalda, en caso de caída pueden agravar las lesiones. En coche también debes llevarlos en el maletero, así no impedirás la visibilidad y evitarás golpes y distracciones mientras te desplaces.

  • Aunque tengas que hacer trayectos cortos, ten cuidado del mantenimiento del vehículo.

  • Y, por supuesto, sé siempre respetuoso con los demás usuarios de la vía, respeta la velocidad permitida o ajústala a las circunstancias con las que te puedas encontrar y no conduzcas después de haber consumido alcohol u otras sustancias.

Los pequeños viajes pueden convertirse en desplazamientos muy peligrosos si nos arriesgamos con conductas que podríamos evitar y relajamos las medidas de seguridad: estas vacaciones no bajes la guardia, ¡evita accidentes!

5 claves para ir de pasajero en moto con seguridad

Viajar como pasajero en moto puede resultar para algunos un privilegio y para otros un verdadero mal trago. Hay quien se puede identificar con una sensación de relajamiento o, por el contrario, con un estado de alerta permanente o incluso de miedo. Lo cierto es que adoptar un comportamiento inadecuado, ya sea por el hecho de experimentar unas emociones u otras, puede acabar interfiriendo en la conducción y, en definitiva, en la seguridad de los ocupantes del vehículo.

Te damos algunas pautas para que, si te desplazas como acompañante en moto, tomes una actitud correcta y responsable, ya que evitar riesgos durante los desplazamientos también depende de ti. Apúntate estos 5 consejos para viajar con seguridad desde el asiento trasero de la moto:

  • En primer lugar, tienes que ser consciente de que sobre la moto, tanto quien conduce como quien va de pasajero es igual de vulnerable. Por lo tanto, ir de copiloto no exime de llevar un equipamiento que pueda minimizar las lesiones en caso de accidente. Además de llevar el elemento de seguridad indispensable y obligatorio para todos los motoristas, el casco, que tiene que ser homologado, de la talla adecuada y preferiblemente integral, también es necesario proteger cada parte del cuerpo con prendas específicas, en todos los trayectos y en todas las épocas del año. Eso quiere decir que en verano, aunque pases calor y te resulte incómodo, un equipo de protección correcto sigue siendo básico en todos los trayectos, también en los que se hacen dentro del ámbito urbano. Viajar, por ejemplo, con chancletas, camiseta o pantalones cortos no es una opción, ya que cualquier caída en el asfalto podría causarte lesiones graves y abrasiones en la piel.
  • Si eres novato y este verano tienes que ir en moto como acompañante por primera vez, es recomendable que previamente hagas un recorrido corto de adaptación y prueba y que el conductor te explique en qué situaciones os podéis encontrar, por ejemplo en un frenazo, en una aceleración o a la hora de coger una curva. Disponer de información te ayudará a tener más confianza y poder rebajar la tensión que puedas sentir en un primer trayecto como copiloto.
  • Posición cómoda y no forzada. Los pasajeros tienen que sentarse de forma adecuada, eso es, a caballo detrás de quien conduce. En ningún caso pueden situarse en un lugar intermedio entre el conductor y el manillar del vehículo. Los pies tienen que colocarse en los estribos y hay que tener una buena sujeción con las manos, que se pueden poner en la cintura del conductor (sin ejercer una presión excesiva que limite sus movimientos) o en las asas del vehículo. En ninguna situación se tendrían que dejar las manos sobre los hombros del piloto o sin sujetarse a nada. Tampoco se puede apoyar todo el peso sobre la espalda del conductor. Además, ten en cuenta que debes evitar cualquier comportamiento que pueda disminuir la atención y concentración del conductor. En este sentido, hay que insistir en que imprudencias como hacerse un selfie o gravarse con el móvil mientras se circula como pasajero, aparte de distraer al conductor, podría hacer desestabilizar el vehículo y acabar en un accidente con consecuencias irreparables. Asimismo, tampoco tienes que moverte demasiado para no desequilibrar al piloto, y ten presente que es mejor dejar los comentarios sobre algo que te llame la atención durante el viaje para cuando lleguéis al lugar de destino. De esta manera ayudarás a prevenir cualquier distracción sobre el manillar.
  • Separa tu casco del conductor. Un error que se puede cometer cuando se circula como acompañante sobre dos ruedas es acercar la cabeza a la del piloto. Hay que intentar separarla, mejor situándola hacia uno de los lados para evitar golpes entre los dos cascos, sobre todo a la hora de acelerar o frenar.
  • Comunicación adecuada. Es importante mantener un sistema de comunicación entre el conductor y el acompañante que sea sencillo y rápido, como por ejemplo dar unos golpecitos en la pierna o en el hombro, que permita avisar de cualquier incidencia.

Para acabar, y aunque pueda resultar obvio, hay que insistir en que no tienes que ir en moto si el conductor ha consumido alcohol o bien observas que no tiene las condiciones adecuadas para ponerse al manillar.

Como norma general, los niños mayores de 12 años pueden viajar como pasajeros de motocicleta o ciclomotor. No obstante, a partir de los 7 años también pueden ir de acompañantes siempre que circulen con el padre, la madre o un tutor, o bien con una persona mayor de edad autorizada por estos. Hay que remarcar y recordar que es obligatorio que utilicen un casco de protección, que vayan sentados con una pierna en cada lado y con los pies apoyados en los reposapiés laterales y que ocupen el asiento correspondiente tras el conductor. En ningún caso pueden situarse entre el conductor y el manillar del ciclomotor o motocicleta.

¡Si viajas como copiloto en moto, maximiza tu seguridad, pon en práctica estos consejos y disfruta del trayecto sin riesgos!

Cómo evitar averías este verano en la carretera

El pasado mes de abril destacábamos en este blog que cada año se averían 900 vehículos en las carreteras catalanas y que, según el histórico de datos del Servicio Catalán de Tráfico, julio es el mes del año que acumula más averías que provocan afectación en las carreteras catalanas, con una media diaria de 3 incidencias de este tipo, y en los últimos 10 años ha sumado 1.004 averiados.

Los vehículos averiados en las carreteras producen retenciones y afectación en el tráfico, pero también son un problema para la seguridad vial, dado que suponen una situación de riesgo que puede derivar en un siniestro si no se actúa correctamente y con precaución. Precisamente desde el pasado 1 de julio ya se puede señalizar una emergencia en la carretera con la señal luminosa V-16 en lugar de los triángulos. Este dispositivo aumenta la seguridad de los usuarios, ya que no hay que salir del vehículo para colocarlo. Además, a partir del 1 de enero de 2026, cuando esta señal sustituirá definitivamente los triángulos, deberá tener geolocalización y avisará de la incidencia a los vehículos conectados. Conviene destacar que la señal V-16 geolocalizada se empezará a comercializar a partir del mes diciembre de este año, según ha informado la DGT.

A pesar de estos avances tecnológicos, hay que tener en cuenta que lo más seguro es evitar las averías en circulación y que los principales remedios son la prevención y un buen mantenimiento del vehículo. En este sentido, el presidente la Federación Catalana de Talleres-FECATRA, Celso Besolí Capdevila, nos explica cómo ahorrarnos estos contratiempos en la carretera este verano:

¿Cuáles son los principales motivos de las averías de los vehículos en circulación?

El origen principal de las averías que se producen en un vehículo provienen de un mantenimiento deficiente. Son muchos los usuarios que dispensan un mal mantenimiento a su vehículo, en especial a la hora de ser puntuales con las revisiones periódicas y de asegurar un buen estado antes de realizar un desplazamiento largo por carretera.

Problemas con las baterías, los neumáticos y el motor son los que de forma más habitual provocan la necesidad de asistencia en circulación.

¿Qué consejos básicos preventivos se pueden dar a los usuarios para evitar averías en las carreteras?

Lo más importante es hacer un correcto mantenimiento del vehículo por parte de un profesional de la reparación debidamente legalizado. En Cataluña es muy fácil identificar un taller legal, solo hay que fijarse que en la fachada figure la placa acreditativa (de color azul), en la que tienen que constar las actividades autorizadas y su número de inscripción en el Registro de Actividades de la Seguridad Industrial de Cataluña (RASIC).

Aparte de que un taller no legalizado no nos ofrecerá ninguna garantía sobre la intervención realizada, la supuesta revisión de mantenimiento que nos pueda hacer, probablemente no obedecerá a ninguna prescripción técnica, con lo que el riesgo de avería persistirá o incluso aumentará.

De cara al verano, ¿qué aspectos concretos debemos tener en cuenta para tener el vehículo a punto? ¿Qué elementos son imprescindibles de revisar en el taller?

Para vacaciones y para disfrutar de un viaje seguro, es más importante que nunca tener nuestro vehículo en perfecto estado, y por eso la puesta a punto en un taller es lo más recomendable. Si tenemos que destacar algunos elementos imprescindibles, diríamos los siguientes:

• Correas auxiliares y correa de distribución
• Estado del circuito refrigerante del motor
• Amortiguadores, ruedas (incluida la de recambio) y frenos
• Batería
• Luces
• Cristales y escobillas limpiaparabrisas
• Niveles de líquidos (frenos, aceite motor, refrigerante y agua limpiaparabrisas)
• Filtros de aire, polen, aceite y combustible
• Aire acondicionado o climatización

Aparte de estos aspectos, siempre es conveniente asegurarnos de llevar la documentación necesaria para disfrutar de nuestro vehículo (permiso de circulación, seguro, tarjeta de inspección técnica de vehículos y carnet de conducir en regla).

Las motocicletas, ¿qué especificidades deben tener en cuenta para evitar averías?

Si básicamente los consejos anteriores son válidos también para las motocicletas, en este tipo de vehículo hay que dar especial importancia a la conservación de los neumáticos y su presión de inflado, así como a la lubricación de sus piezas móviles como las manetas y cables de freno y embrague y las palancas. Un último aspecto de especial relevancia es la cadena, que puede sufrir agarrotamiento y tiene que estar debidamente engrasada y tensada para su correcto funcionamiento.

No patines con la normativa

En pocos años los vehículos de movilidad personal (VMP), y principalmente los patinetes eléctricos, han pasado de ser una moda pasajera a un medio de transporte urbano consolidado con una normativa propia. Además, la pandemia ha acelerado su crecimiento y popularización: el miedo al contagio ha hecho que personas que utilizaban el transporte público hayan buscado otras opciones para moverse, y el patinete eléctrico ha sido el gran protagonista en la esfera municipal.

Los VMP llegaron como una alternativa ecológica, eficiente y práctica (fáciles de conducir y plegar) de transporte urbano e irrumpieron con fuerza en la escena de la movilidad. Rápidamente surgió la necesidad de regular su uso para pacificar esta nueva forma de desplazarse y encajarla de manera segura en la circulación de pueblos y ciudades con los vehículos motorizados, pero sobre todo también con los peatones, como parte más vulnerable y frágil de la problemática.

“Si vas en patinete eléctrico, conduces un vehículo”

Con el objetivo de difundir la nueva normativa que desde el pasado 2 de enero regula la circulación de los VMP, el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) está editado un material que distribuirán las policías locales, ya que a pie de calle se ha detectado cierto desconocimiento de los usuarios sobre qué pueden hacer y qué no cuando van con patinete eléctrico.

Además, con los lemas “Si vas con patinete eléctrico, conduces un vehículo” y “No patines con la normativa” también se está haciendo una campaña informativa en las redes sociales sobre las prohibiciones y líneas rojas que no se pueden cruzar:

  • Circulas con un vehículo de una única plaza y no puedes llevar acompañante
  • No puedes superar los 25 km/h
  • Tienes prohibido circular por aceras y zonas de peatones
  • No tienes prioridad en los pasos de peatones
  • No puedes ir por travesías, vías interurbanas, autopistas ni autovías que transcurren dentro de poblado y tampoco por túneles urbanos
  • Mientras circulas, nada de auriculares y de móvil.
  • Por la noche o en situaciones con poca visibilidad tienes que llevar la luz del patinete encendida y ropa o elementos reflectantes
  • Te pueden someter a las pruebas de detección de alcohol y drogas. No puedes superar la tasa de 0,25 mg/l de alcoholemia. En caso de dar positivo se inmovilizará el vehículo.

La utilización del casco merece mención aparte, dado que la normativa de la DGT no ha especificado su obligatoriedad. Los patinetes eléctricos son una cuestión principalmente urbana y existen determinados aspectos que de momento están regulados por las diferentes ordenanzas municipales, como la edad mínima permitida, zonas específicas de circulación y también la utilización del casco. Desde el SCT se recomienda que se utilice siempre este elemento de protección para aumentar la propia seguridad, aunque la normativa del municipio en concreto no lo recoja.

Además, las conclusiones de un estudio sobre accidentados en patinete eléctrico realizado por el Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital del Mar fueron que el uso del casco tendría que ser obligatorio siempre, para prevenir golpes en la cabeza con consecuencias neurológicas, así como la utilización de protecciones en las rodillas y codos para evitar lesiones importantes en las extremidades. El estudio detalla que solo uno de cada cinco conductores accidentados de este tipo de vehículos llevaba casco.


Campañas policiales para frenar las infracciones y las víctimas

Con la eclosión de los patinetes eléctricos y el aumento de la siniestralidad y de las víctimas, también se ha hecho necesario el control policial para contener y frenar las infracciones y las actitudes incívicas que provocan un conflicto vial en las calles de muchos municipios. Este 2021 en la ciudad de Barcelona han muerto dos usuarios de patinetes eléctricos en accidentes de tráfico.

En este sentido, desde el año pasado el SCT empezó a coordinar con las policías locales dos campañas anuales concretas de prevención y control centradas en los vehículos de movilidad personal para detectar acciones antirreglamentarias y comportamientos de riesgo que puedan poner en peligro la integridad física de los usuarios más frágiles, como los peatones. El objetivo de estas acciones es mejorar la convivencia urbana entre todos los actores implicados. Precisamente esta semana, hasta el 11 de julio, se está desarrollando una de estas acciones de vigilancia a VMP y bicicletas.

En la última campaña de control, llevada a cabo entre el 3 y el 9 de mayo, una cincuentena de policías locales de Cataluña impusieron 1.765 denuncias a usuarios de patinetes eléctricos, la mayoría (1.423) relacionadas con las condiciones de circulación (circular por zonas peatonales, con acompañante, utilizar móvil o auriculares …). Durante esa semana también se denunciaron estas infracciones: casco y otros elementos de protección, 128; menores de edad, 103; paradas y estacionamientos, 91, i alcohol y drogas, 29.

La ciudad de Barcelona, que ha llevado a cabo más campañas de control para afrontar este conflicto con los patinetes eléctricos, ha especificado que las infracciones más comunes de los VMP son la circulación por la acera, no respetar el semáforo rojo y el uso de auriculares.

Conviene destacar también que los patinetes eléctricos son y entran dentro de los colectivos vulnerables y, por lo tanto, es necesario alertar a los usuarios de los vehículos motorizados que tienen que compartir el espacio público con ellos, estar atentos a posibles situaciones de riesgo y actuar siempre con responsabilidad para evitar víctimas de tráfico en las calles de nuestros municipios.

El SIAVT gana en proactividad

Desde este mes de junio, el Servicio de Información y Atención a la Víctima de Tráfico (SIAVT) ha ampliado los servicios y ha empezado a realizar un seguimiento proactivo periódico a los familiares de las víctimas mortales de los accidentes de tráfico con el fin de darles apoyo durante el año posterior al accidente, en todos los trámites y recursos en los ámbitos jurídico, sanitario, psicológico y social.

El SIAVT se encuentra a disposición de los familiares y afectados por accidentes de tráfico los 365 días del año para ofrecerles orientación sobre los trámites después del siniestro, dar a conocer los recursos existentes, informar sobre los derechos que les reconoce la legislación vigente y dar apoyo psicológico ante un siniestro de tráfico. Este servicio, pionero en el Estado español, se puso en marcha en 2012 y desde entonces ha atendido a más de 3.000 personas. Es gratuito y se puede contactar mediante el teléfono 900 100 268 y a través de la web victimestransit.gencat.cat.

Hasta ahora, cuando se producía un accidente mortal, los Mossos d’Esquadra o las policías locales informaban a los familiares de la existencia del SIAVT –entregándoles un tríptico– y eran estos los que se tenían que poner en contacto. Vista la situación de desconcierto y dolor, eso suponía una dificultad añadida que hacía que, a veces, no se llegara a utilizar el recurso. Ahora, una vez se ha rellenado un formulario de cesión de datos que habilita a los psicólogos del SIAVT a llamarles, ya se establece un primer contacto y, a partir de aquí, si es necesario, se hace un seguimiento proactivo durante un año, durante el cual se les va dando apoyo y asesorando sobre los diferentes trámites.

La subdirectora general de Seguridad Vial del Servicio Catalán de Tráfico (SCT), Anna Pintó, resume el cambio: “Convierte el SIAVT de un servicio que actúa a reacción a un servicio más proactivo y eso ayudará a que las víctimas conozcan su existencia y que no queden en situación de desamparo”. “Quizás en un primer momento los familiares no tienen dudas o no se plantean ciertas cuestiones, porque están en fase de duelo y especial vulnerabilidad, pero al cabo de un tiempo se las pueden plantear y por eso se ha establecido un año de seguimiento proactivo”, añade Pintó.

Desde la Asociación de Prevención de Accidentes de Tráfico P(A)T, Yolanda Doménech, directora de la entidad, destaca la importancia de trabajar en la mejora de los derechos de las víctimas de tráfico y apunta que uno de los temas en los que hay que incidir es la atención después de un siniestro: “Para evitar una traumatización secundaria es imprescindible que las víctimas reciban una respuesta postaccidente adecuada. Una atención inmediata es imprescindible –las heridas emocionales también necesitan atención y la necesitan lo más pronto posible–, pero hay que recordar que se trata de procesos largos que afectan a todas las áreas de la vida y, por lo tanto, también es necesario que esta atención perdure en el tiempo hasta que la persona se haya recuperado y que incluya protección legal y social”.

Por otra parte, desde STOP Accidentes Cataluña, Marilina Ferrer, directora de la asociación, valora muy positivamente la novedad del Servicio dado que se traduce en una mejora general con respecto a la atención psicosocial de las víctimas de tráfico: “Permitirá cubrir necesidades de las personas afectadas por un siniestro y que estas se sientan más acompañadas durante todo su proceso de recuperación postraumática. Este acompañamiento es muy importante y necesario para que las víctimas no se sientan abandonadas ni incomprendidas” y añade: “El hecho de ofrecer un seguimiento proactivo sobre la evolución de su estado emocional ayudará a las personas a aprender a adaptarse a la nueva situación sobrevenida. Sobre todo, a sentirse escuchadas y ayudadas, ya que implica uno de los apoyos más necesarios después de vivir una experiencia traumática”.

La ampliación de las prestaciones del SIAVT con respecto a los familiares de víctimas mortales responde a una demanada de P(A)T por la cual el Departamento de Interior y el SCT llegaron a un compromiso con las asociaciones de víctimas de tráfico de realizar acciones para la mejora de los servicios de atención a las víctimas de accidentes de tráfico en el marco de los actos previos de la Tercera Conferencia Mundial de Seguridad Vial (Commit To Act) impulsada por la Alianza Global de ONGs para la Seguridad Vial que se celebró en febrero en Estocolmo. En este sentido, también se modificó el convenio entre el SCT y el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) para ampliar la atención psicológica inmediata en accidentes con heridos graves  de menores de 12 años a menores de 18.

Ramon Lamiel, nuevo director del Servicio Catalán de Tráfico

Ramon Lamiel Villaró, nacido en Campdevànol el 1964, es licenciado en Biología, posee una diplomatura de Ingeniería del Medio Ambiente y formación posterior en Función Gerencial de las Administraciones Públicas, así como un Máster de Dirección Financiera y Control de Gestión, entre otros estudios.

A lo largo de su carrera profesional, ha ocupado diferentes cargos directivos y gerenciales en el Ayuntamiento de Barcelona. En los últimos 8 años ha sido gerente del Instituto Municipal de Personas con Discapacidad del consistorio barcelonés. Además, Lamiel también es miembro del Consejo de Accesibilidad de Cataluña y del Consejo Social del Instituto Guttmann.

Su bagaje profesional, basado en la transversalidad, la innovación en los servicios públicos y una especial sensibilización hacia los colectivos más vulnerables, ha girado en torno a la movilidad urbana sostenible, la accesibilidad en el transporte para las personas con movilidad reducida o los proyectos para lograr para los peatones un modelo de movilidad segura y sostenible. En su etapa en el Ayuntamiento de Barcelona, destaca su participación en proyectos como la Red Básica y el Mapa de la Bicicleta de Barcelona o el diseño y puesta en marcha del Bicing.

Un nuevo reto

Ramon Lamiel vive el reto de estar al frente del Servicio Catalán de Tráfico con ilusión y con determinación: “Tengo la oportunidad de servir a la ciudadanía desde otro ámbito social, con el objetivo de preservar la vida de las personas y evitar la siniestralidad. Tenemos que trabajar por una movilidad más segura y sostenible, porque es uno de los deberes de futuro más inmediatos”.

En su plan de trabajo más inminente, el nuevo director del SCT destaca la importancia del próximo Plan de seguridad vial, “la hoja de ruta que inspirará la actuación del Servicio Catalán de Tráfico”, subraya. “Es necesario un claro compromiso con la reducción del 50% de las víctimas mortales en el 2030 y la Visión de Cero víctimas mortales en el 2050, y por eso necesitamos reducirlas en un 15% estos próximos dos años”, afirma Lamiel. “Tenemos que convertir el SCT en la autoridad de la movilidad segura y sostenible; a nivel ambiental, hacer del Centro de Información Viaria de Cataluña (CIVICAT) un referente en información e intervención en el territorio; en el ámbito local, establecer nuevas colaboraciones con los entes locales para pacificar el entorno urbano y reducir las emisiones, y a nivel social, una especial atención a los colectivos más vulnerables y a las víctimas y sus familias, con más apoyo a su autonomía personal”, remarca el director.

Motoristas, ciclistas, peatones

Respecto a los colectivos vulnerables, Ramon Lamiel se muestra preocupado por el hecho de que este 2021 la mitad de las personas que han perdido la vida en la carretera pertenecen a este colectivo.  En cuanto a los motoristas, el jefe del SCT indica que ya se han tomado medidas inmediatas para reducir su siniestralidad, como el aumento de controles en las carreteras, la realización de más sesiones formativas del programa Formación 3.0 para fomentar la conducción segura y el lanzamiento este verano de una campaña comunicativa de concienciación dirigida a los motoristas. “Y tenemos también en marcha la prueba piloto de señalización de curvas peligrosas en la carretera del pantano de Foix, diseñada para mejorar la seguridad de los motoristas y que, una vez evaluada, se podría extender al resto del territorio”, recuerda.

En cuanto a la movilidad de los ciclistas, Lamiel subraya que los carriles segregados y las redes urbanas protegidas han demostrado que son seguros y que permiten el incremento de este sistema de transporte sostenible: “Extender la experiencia urbana al ámbito interurbano y disponer de zonas seguras para la práctica del ciclismo son dos retos capitales para estos próximos años”, añade el titular de Tráfico.

En el ámbito de los peatones, el director afirma que “hay que promover que el itinerario accesible de este colectivo sea el elemento estructurante del espacio vial, así como el elemento vertebrador de las zonas 30, de las áreas pacificadas o de los nuevos modelos urbanos, como por ejemplo las supermanzanas”.

Frenar la velocidad y las distracciones

Desde la dirección del Servicio Catalán de Tráfico, Ramon Lamiel también quiere incidir en dos aspectos que determinan buena parte de la siniestralidad en las carreteras: el exceso de velocidad y las distracciones. “Hay que analizar con profundidad los datos que tenemos, pero me gustaría repensar cuestiones como el control de la velocidad, como factor de reducción de la siniestralidad, y la incorporación de la tecnología para luchar contra las distracciones, muchas de ellas motivadas por la manipulación del móvil”, explica.

Con espíritu de trabajo, visión transversal y amplia experiencia en el ámbito de la movilidad, Ramon Lamiel afronta un nuevo periodo al frente del SCT con el principal reto de preservar al máximo la vida en las carreteras catalanas y reducir la siniestralidad.

Medidas para descongestionar la red viaria

Carriles adicionales y en sentido contrario al habitual, inversión de prioridades en rotondas, cancelación de los carriles lentos o de incorporación, cambio en el funcionamiento habitual del carril BUS VAO… son medidas especiales de circulación, ordenación y regulación del tráfico , dispositivos de señalización y de balizamiento que establece el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) en coordinación con la División de Tráfico de los Mossos d’Esquadra y que se adoptan de forma preventiva para mejorar la fluidez del tráfico cuando hay operaciones especiales en las que existe previsión de un aumento de la movilidad, entre otros. El objetivo es doble: incrementar la capacidad de las carreteras donde se establecen y, al mismo tiempo, garantizar la seguridad vial de los usuarios que circulan por ellas.

El responsable de Gestión del Tráfico del SCT, Jean Charles Peña, explica que, con el fin de posibilitar estos dispositivos, “primero se realiza un estudio preliminar sobre la situación de la carretera y tramo de vía donde son necesarios, conocer el estado de la infraestructura (trazado, intersecciones, enlaces y rotondas, número y anchura de los carriles, existencia y anchura de arcenes, existencia y estado de pasos de mediana, etc.), así como las condiciones de la circulación en determinados periodos o momentos de saturación o colapso (intensidades del tráfico, horas punta y valle, descompensación de los flujos viarios, ocupación de la vía, etc.)”. De este modo, según el responsable de Tráfico, “se pueden dimensionar los recursos materiales y humanos necesarios (vehículos, operarios, material de señalización y balizamiento), así como los tiempos de intervención y adopción de la medida”. A continuación, y en coordinación con Mossos d’Esquadra, se realiza una inspección sobre el terreno y, posteriormente, antes de implementar el dispositivo en cuestión, se comunica al titular de la vía.

Una vez montados, se indican a través de señalización fija circunstancial y de paneles luminosos de mensaje variable, además de con los correspondientes elementos de balizamiento o dispositivos guía (conos especiales de tráfico, hitos, etc.). A lo largo del año el SCT instala más de 5.000 kilómetros de medidas especiales en el transcurso de unas 8.000 horas de servicio.

El control, la vigilancia y la gestión se lleva a cabo desde el Centro de Información Viaria de Cataluña (CIVICAT), que obtiene la información sobre el estado de la red viaria gracias a las cámaras fijas, los equipos móviles de Información Vial (EMIV) y los medios aéreos de los que dispone el SCT, y que cuenta con el apoyo a pie de carretera de los equipos de señalización.

Principales medidas que se toman en la red viaria catalana

Carriles adicionales en sentido contrario al habitual en vías segregadas para descongestionar la calzada con más intensidad de circulación.

Carril adicional en vías convencionales aprovechando la existencia de arcenes anchos en el sentido mayoritario de la marcha.

Inversión de prioridades en rotondas para favorecer la rama y el sentido de circulación con más intensidad de tráfico, según distribución de flujos.

Eliminación de los carriles de adelantamiento para evitar trenzados y fricciones y conseguir uniformizar y laminar la velocidad.

Establecimiento de sentido único de circulación en el sentido principal de la marcha y de desvíos alternativos en el sentido contrario.

Circulación por carriles habilitados en sentido contrario

Uno de los dispositivos especiales más frecuente son los carriles que se habilitan en sentido contrario al habitual, que se utilizan en autopistas y autovías para aumentar su capacidad. En Cataluña, muchos fines de semana de verano, o en otras operaciones especiales como Semana Santa, es habitual ver carriles adicionales en la AP-7 entre Sant Celoni y La Roca del Vallès y entre Vilafranca y Martorell, pero también en la C-32 sur entre Gavà y L’Hospitalet y en la C-32 norte entre Arenys de Mar y Vilassar de Mar, y entre Vilassar y la B-20. Esta medida se establece abriendo la mediana de la autopista y colocando conos en un carril de la calzada contraria, por lo que la configuración habitual de la vía queda modificada. De este modo, se aumenta la capacidad del sentido más congestionado, pero con el inconveniente de que los vehículos de la calzada afectada, y que circulan en ambos sentidos, deben convivir con la única separación que supone la línea de conos.

Por cuestiones de seguridad, el acceso a estos carriles está habilitado únicamente para turismos (sin remolque) y motocicletas. Ten en cuenta, además, que es obligatorio encender las luces de cruce, que tienes que circular a una velocidad de entre 60 y 80 km/h y que es necesario que aumentes la distancia de seguridad con el vehículo precedente. Por supuesto, en ningún caso puedes traspasar la línea de conos para desplazarte lateralmente y hacer adelantamientos.

Estos carriles se abren en función del volumen de retención y también si la velocidad de los vehículos en la entrada de la medida está suficientemente ralentizada para garantizar la seguridad de los usuarios que quieren acceder a ella. A veces, se dan determinadas situaciones que hacen que no se pueda poner en marcha la medida: es el caso de la lluvia, que incrementaría las situaciones de riesgo cuando se conduce en el sentido contrario al habitual de la marcha.

Rodando con máxima seguridad

Los neumáticos se basan en uno de los inventos que se situarían en el ranking de los más trascendentales para el progreso de la humanidad y que han sido clave para la movilidad y el transporte. A lo largo de la historia, este icónico objeto circular ha permitido a las civilizaciones desplazarse por tierra, llegar a lugares alejados y transportar materiales pesados a largas distancias y con un menor esfuerzo. Su evolución tecnológica, sobre todo desde mediados del siglo XX, ha hecho que actualmente sean una de las piezas vitales de los vehículos y que, por lo tanto, si no disponen de las condiciones adecuadas, puedan suponer graves riesgos en la carretera. Centramos este apunte en los neumáticos y en las claves principales para garantizar una conducción segura.

¿Qué hay que tener en cuenta para garantizar un buen estado de los neumáticos?

1. La presión de inflado: hay que comprobar periódicamente que los cuatro neumáticos tienen la presión correcta, respetando las especificaciones indicadas por el fabricante del vehículo. La revisión de este factor se tiene que hacer siempre en frío, ya que cuando el neumático se calienta, la presión aumenta. Y, sobre todo, hay que verificarla antes de emprender un viaje largo.

2. El desgaste y el aspecto: hay que revisar el desgaste de la banda de rodadura y fijarse en la profundidad de los surcos del dibujo de los neumáticos de manera regular para controlar el desgaste que han sufrido y asegurar que garantizan la adherencia óptima. Asimismo, es importante observar si tienen algún desperfecto, como abolladuras, grietas o algún elemento incrustado, que pueda acabar en un pinchazo inesperado.

3. El comportamiento del vehículo: se puede detectar que los neumáticos presentan algún problema si el vehículo hace mucho ruido, no frena correctamente o se va hacia un lado, la adherencia o la tracción no son las idóneas o el volante vibra.

FAQS. 5 preguntas frecuentes

El jefe del Área Regional de Tráfico (ART) de la Cataluña Central, el inspector Francesc Parra, aclara algunas dudas sobre los neumáticos que hay que tener en cuenta para prevenir accidentes.

1. ¿Cómo saber si ya se han gastado y se tienen que sustituir?

–Para saber si un neumático está gastado y se tiene que sustituir hay que medir la profundidad en las ranuras principales de la banda de rodadura. Esta profundidad, legalmente, tiene que ser como mínimo de 1,6 mm. Se entiende como ranura principal aquella más ancha situada en la zona central de la banda, que cubren cerca de tres cuartas partes de la anchura de esta pieza. Los neumáticos tienen unos indicadores que nos sirven para poder comprobar el desgaste.  Sin embargo, se tienen que renovar si presentan defectos o la goma no se encuentra en buen estado, aunque la profundidad de las ranuras no haya llegado al mínimo legal permitido.

2. ¿Cada cuánto tiempo se tienen que cambiar?

–La revisión tiene que ser regular y tiene que estar íntimamente ligada al uso y a las condiciones a las que están sometidos los neumáticos. No existe ninguna reglamentación que indique cuál es la caducidad basada exclusivamente en la antigüedad, sino que tiene que estar más relacionada con el estado del neumático y con el uso que se le ha dado.

Existen recomendaciones de organismos internacionales, como por ejemplo el ETRTO (European Tyre and Rim Technical Organisation), responsable de otorgar todos los requisitos que deben cumplir los neumáticos fabricados y comercializados en la Unión Europea, a la cual se adhieren la gran mayoría de fabricantes. Recomienda que después de cinco años de utilización de un neumático (según la fecha de montaje, no la de fabricación), sea examinado por un profesional cualificado, al menos una vez al año. También indica que, por precaución, al cabo de diez años desde la fecha de fabricación (DOT que consta en el neumático) se sustituyan por unos nuevos (incluido el de recambio), aunque el nivel de desgaste no haya llegado al límite mínimo legal permitido de 1,6 mm o a los 3 mm recomendados.


3. ¿Cómo puede influir una presión incorrecta?

–Mantener una presión correcta es fundamental para su funcionamiento. En el interior de la puerta del conductor suele haber un adhesivo donde se especifica la presión recomendada para cada neumático según las condiciones de carga del vehículo. Los neumáticos con baja presión de inflado se sobrecalientan, hacen que el vehículo tenga un comportamiento inestable, sobre todo en las curvas, tienen más fricción y, por lo tanto, más consumo. Además, se deforman antes y se desgastan irregularmente, sobre todo por la parte de los extremos de la banda de rodadura, y presentan un mayor riesgo de  desllantar  y pinchar.

Si tienen más presión de la cuenta, se desgastan más de la parte central. Este exceso de presión hace que los neumáticos reduzcan la absorción de los impactos, perdiendo comodidad y teniendo más rebotes, que harán trabajar más a los amortiguadores.

4. Has pinchado. ¿Cómo tienes que actuar?
–En caso de sufrir un pinchazo lo notaremos en mayor o menor medida, dependiendo de si el neumático experimenta una pérdida repentina de aire o, por el contrario, lo pierde poco a poco. En todo caso, el conductor del vehículo notará que algo no funciona bien, como la dirección o la estabilidad. Es en este momento, cuando el conductor note que el vehículo no se comporta como lo hace habitualmente, cuando tiene que reducir la velocidad de forma progresiva, salir de la circulación y buscar una zona segura para inmovilizarlo. Hay que tener en cuenta que los neumáticos desgastados aumentan la posibilidad de sufrir un pinchazo.

5. ¿Cuáles son los principales riesgos de no llevarlos en condiciones adecuadas?

–Aunque muchas veces no somos plenamente conscientes, los neumáticos son la única parte de nuestro vehículo que está en contacto con la superficie por la que se mueve. Son cuatro puntos, con una superficie de contacto no mayor que la pantalla de un teléfono inteligente, que conectan el vehículo con el suelo. Debemos tener en cuenta que las prestaciones de un vehículo, los sistemas más avanzados de seguridad o las innovaciones tecnológicas de última generación no serán plenamente efectivas si el vehículo no dispone de unos neumáticos adecuados, están en mal estado o no se utilizan en las condiciones marcadas por el fabricante.

No olvides que cuidar del estado de los neumáticos y de su funcionamiento adecuado es clave para tu seguridad. Usarlos correctamente y un buen mantenimiento puede evitarte sobresaltos y accidentes en tus desplazamientos.

Crónica de una vida a pie de carretera

Más de dos largas décadas de servicio en la División de Tráfico del cuerpo de Mossos d’Esquadra otorga un bagaje incomparable, profesional y humano, sobre nuestro comportamiento en la carretera. El cabo Jordi y el agente Albert, ambos en el  Área Regional Metropolitana Norte de los Mossos d’Esquadra, suman 42 años de experiencias y de pericia en el terreno del tráfico.  Han visto y vivido de todo: anécdotas divertidas, pérdidas dolorosas, falsos mitos y lugares comunes, pero sobre todo han vivido desde primera línea la evolución de la siniestralidad en Cataluña y de nuestra actitud al volante. Este artículo se basa en su testimonio.

Falsos mitos para bajar el alcohol

Después de incontables controles de alcoholemia, Jordi y Albert han visto cómo todavía hay muchas (falsas) creencias sobre remedios que disminuyen los efectos del alcohol: beber café, tomar mentol, comer, hacer ejercicio… En los controles de alcoholemia, a veces se ven conductores que entre la primera prueba y la prueba de contraste aprovechan para hacer deporte, correr o hacer flexiones, “incluso una vez nos encontramos una pareja dentro del coche teniendo relaciones sexuales”, recuerda el cabo Jordi. “Lo más extravagante que he visto, no obstante, es un hombre que masticaba un preservativo, pensando que así le bajaría el alcohol”, rememora el cabo. En otra ocasión, los agentes presenciaron perplejos cómo la novia de un conductor que había dado positivo se presentó para recogerlo, pero también dio positivo.

La irrupción del móvil

Años atrás, la velocidad y el alcohol eran los principales factores en los accidentes de tráfico. Pero desde la aparición del móvil en nuestras vidas, este ha subido con fuerza entre las causas de accidentalidad, hasta el punto de que las distracciones ya son la primera causa de los siniestros con víctimas, especialmente el uso del móvil. A pie de carretera, Albert y Jordi lo corroboran. “Vemos barbaridades, como conductores al volante mirando una película en el móvil o jugando a un juego mientras conducen”, relata Albert. En este sentido, los coches mirilla se han convertido en una herramienta muy útil para detectar infracciones sin ser detectado, especialmente en el caso de la manipulación del móvil. A menudo, la reacción de los infractores es la negación. “Nadie quiere ser denunciado, es lógico. Pero cuando paramos a alguien se hace porque hay la certeza de que ha cometido una infracción; si hay dudas, no se pone denuncia”, concluye el cabo Jordi.

Momentos difíciles

Cuando hablamos de tráfico, desgraciadamente también hablamos de víctimas. Albert y Jordi han presenciado muchas escenas de accidentes y ambos remarcan la importancia de retirarse de la calzada cuando hemos sufrido un choque o una avería, especialmente en vías rápidas. “Hay que salir de la vía siempre que se pueda; se producen muchos accidentes y atropellos en estas circunstancias”, avisa Albert. Los dos agentes han visto también cómo compañeros de trabajo han sufrido graves lesiones, o incluso la muerte, por atropellos y accidentes con fuga. “En Tráfico, la baja más probable es el atropello; no puedes bajar nunca la guardia. Estamos expuestos al riesgo, es la parte más peligrosa de nuestro trabajo.”

Una presencia que rebaja la siniestralidad

Cuando una patrulla de Mossos d’Esquadra circula por una calle o carretera, se crea una zona de pacificación del tráfico en 100 metros a la redonda. Pisar el asfalto es una tarea prioritaria para un agente de Tráfico, porque con presencia policial en la carretera, baja el número de accidentes. “Cuando un conductor nos ve, inmediatamente empieza un repaso mental: cinturón abrochado, límite de velocidad, respetar las señales…”, explica el cabo Jordi. “Cuando estás en Tráfico, lo que más te gusta es la vertiente asistencial; poder ayudar a alguien cuando ha sufrido un accidente o una avería, en un momento en el que se vive una experiencia traumática y somos vulnerables es, creo yo, lo más agradecido de este trabajo”, asegura Albert.

‘A mí no me pasará’

“En los últimos años hemos detectado cómo aquel famoso ‘yo controlo’ ha dado paso a una sensación general de ‘a mí no me pasará’, y esto nos preocupa”, explica Jordi. “Hay esta percepción, errónea, de que los accidentes solo les pasa a los otros y hay que tener en cuenta que, aunque lo hagas todo bien como conductor, puedes sufrir un accidente por culpa de otro”, advierte Albert.

A menudo los conductores parados por los agentes por cometer una infracción no son conscientes de que la han cometido. “El ritmo del día a día es trepidante, vamos todo el día con prisas, horarios y obligaciones y cuando entramos en el coche todo esto lo llevamos encima. A veces es difícil dejar la mente en blanco y concentrarse solo en conducir, pero hay que hacerlo; nos va la vida”, avisa el cabo.

Después de más de 20 años en Tráfico, los dos agentes han sido testigos de la bajada de la siniestralidad en las carreteras. “Ha habido una mejora en la concienciación, en la actitud; antes había muchos más muertos y heridos graves. Pero hay que seguir trabajando, mejorar la prevención y la formación vial, el respeto y la convivencia en la carretera”, coinciden ambos.

Pasa la ITV, circula con seguridad

Este 1 de junio han entrado en vigor una serie de novedades referentes a la Inspección Técnica de Vehículos, también conocida como ITV, la inspección periódica a la que todos los vehículos matriculados deben someterse. Estos cambios se refieren, principalmente, a la modificación de la gravedad del defecto de funcionamiento del ABS o del posible desprendimiento de los retrovisores, o la incorporación del proceso de matriculación para los vehículos procedentes del Reino Unido después del Brexit.

¿En qué consiste la ITV?

Obligatoria en el Estado desde 1987, en el caso de los coches y motocicletas, están obligados a pasar la ITV los de más de 4 años, primero cada dos años y, a partir de los 10, cada año. El objetivo es comprobar que tanto el estado general como los elementos de seguridad del vehículo se encuentran en condiciones que le permitan seguir circulando sin que sea un peligro para sus ocupantes ni para el resto de las personas u otros elementos que pueda haber en la vía.

Así, en cuanto al control de los puntos principales del vehículo, se revisa:

  • el acondicionamiento exterior
  • la carrocería
  • el acondicionamiento interior
  • la señalización y el alumbrado
  • los frenos
  • la dirección
  • los ejes y la suspensión
  • el bastidor, el motor y la transmisión

Además, la inspección sirve a la vez para favorecer el respeto al medio ambiente, ya que también se miran los niveles de emisión contaminante y, en el caso de las motocicletas y ciclomotores, además, el ruido que emiten para garantizar que no sobrepasen los límites marcados.

 Fotografías cedidas por Applus

Resultado de la inspección

Si no se hallan defectos, la inspección es favorable: se valida la ficha técnica del vehículo, se pone la nueva fecha de caducidad y se coloca la pegatina que indica hasta qué año y mes está al corriente de la ITV. Hay que tener en cuenta que será válida hasta un día en concreto, es un error pensar que no caduca hasta el último día del mes que señala el adhesivo. Sin embargo, la normativa establece que se puede pasar la ITV hasta un mes antes de que caduque.

Cuando se detectan defectos leves –como, por ejemplo, que la placa de matrícula trasera tiene una iluminación insuficiente o que la escobilla del parabrisas está deteriorada pero funciona–, el resultado de la inspección es válido, como en el caso anterior, ya que se consideran defectos leves aquellos que no tienen un impacto significativo en la seguridad del vehículo o la protección del medio ambiente. Sin embargo, en el informe se señala que hay que corregir tan pronto como sea posible los defectos detectados.

En cambio, si se han apreciado uno o más defectos graves –como puede ser que no funciona ninguna luz de carretera o de freno, que los neumáticos no son homologados o que el nivel de ruido que emite el vehículo es superior al reglamentario o, como novedad, que se enciende la luz de aviso del sistema de frenos ABS o se lleva el retrovisor caído–, la inspección es desfavorable, es decir, el vehículo solo queda autorizado a circular hasta el taller mecánico para reparar las deficiencias. En este caso, el vehículo deberá pasar una segunda inspección para comprobar que se han solucionado los defectos.

Por último, se puede dar el caso de que la ITV sea negativa, por ejemplo, si se detectan defectos muy graves como que los discos de freno están rotos o son inseguros o que hay pérdida de combustible sobre cables eléctricos. Este hecho conlleva la inmovilización del vehículo en la estación, ya que no puede circular porque supone un peligro. Hay que alquilar una grúa para trasladar el vehículo al taller mecánico para realizar las reparaciones necesarias y volver a pasar de nuevo la revisión en un plazo máximo de dos meses.

La inspección tampoco se supera cuando se encuentran irregularidades en la identificación del vehículo, cuando se observan reformas no legalizadas o anomalías en la documentación que requieren una actuación administrativa previa.

¿Qué puedes comprobar antes de ir a pasar la ITV?

Entre otros, puedes comprobar el nivel de aceite del motor y del líquido de frenos, el funcionamiento de las luces exteriores y del limpiaparabrisas, el estado y la presión de los neumáticos o el anclaje de los cinturones. Recuerda también que a la hora de hacer la revisión hay que presentar la ficha técnica del vehículoy el permiso de circulación, si bien desde ahora podrá ser consultado telemáticamente desde las estaciones, como ya ocurría con el seguro del vehículo.

¿Qué pasa si circulas sin la ITV en regla?

Un vehículo en buen estado de mantenimiento es clave para la seguridad vial, ya que se reduce el riesgo de accidente por cuestiones técnicas, y por ello es importante que se revise periódicamente. Circular sin tener la ITV en vigor supone una infracción grave que conlleva multas de entre 200 y 500 euros: la sanción será de 200 euros si está caducada (esta multa puede llegar incluso si el vehículo está estacionado) o si se circula con una inspección desfavorable. Si el vehículo circula con una ITV negativa la sanción sube hasta los 500 euros.

Además, debes tener en cuenta que si tienes un accidente y no has pasado la ITV cuando tocaba, el seguro no se hará cargo. Circular sin la certificación correspondiente supone un riesgo potencial para los ocupantes del vehículo y para el resto de los usuarios. Pasa la ITV, circula con seguridad.