Hacer seguro el ir a pie

Desde 2010, 44 personas mueren atropelladas de media cada año en Cataluña y se registran también más de 300 heridos de gravedad. Desde el Servicio Catalán de Tráfico continuamos esforzándonos para proteger a los más vulnerables de la movilidad con el objetivo de reducir la siniestralidad. En este sentido, esta semana, del 30 de agosto al 5 de septiembre, coordinamos con las policías locales de varios municipios una campaña preventiva de protección de peatones en zona urbana.

Con esta acción intensiva de vigilancia se quieren combatir tanto aquellos comportamientos de los conductores que pongan en peligro la seguridad de los peatones como las conductas antirreglamentarias o no seguras de las personas que van a pie, como por ejemplo cruces incorrectos, así como la detección de infracciones relacionadas con el incumplimiento de los semáforos y los pasos de peatones. En la última campaña semanal realizada este año en marzo se denunciaron 362 actitudes imprudentes cada día. Estas infracciones y comportamientos de riesgo ponen en peligro a los peatones. Hay que poner en práctica medidas de seguridad para protegerlos y para autoprotegerse:

1) En zona urbana las principales actitudes inadecuadas de peatones y conductores que deben evitarse son:

  • No respetar los semáforos: pasar en rojo.
  • Cruzar sin mirar a izquierda y derecha para asegurarse de que se puede hacer sin riesgo.
  • Irrumpir, los peatones, por zonas no habilitadas en situaciones en las que puede haber riesgos potenciales relacionados con la circulación de vehículos. Además, no solo son víctimas de las distracciones por el uso del móvil los conductores de los vehículos, sino también los peatones, que corren un riesgo muy alto si no están atentos a la hora de cruzar las calles y pueden acabar siendo atropellados.
  • Desplazarse, los peatones, por itinerarios no reglamentarios pero que se perciben como itinerarios correctos.
  • Invadir, los vehículos (como los patinetes eléctricos, pero también las motocicletas que aparcan en las aceras, por ejemplo), zonas de circulación exclusivas para transeúntes que obstaculizan sus itinerarios seguros y preferentes, y que les obliga a optar por rutas alternativas que pueden conllevar peligros.

2) Pautas para prevenir atropellos en la carretera:

Por las autopistas y autovías está totalmente prohibida la circulación de peatones. Si inevitablemente hay que desplazarse por otros tipos de vías, deben seguirse unas normas básicas para no poner en peligro la propia seguridad ni la de los demás usuarios:

  • Si la vía no dispone de un espacio especialmente reservado para peatones, se debe circular por la izquierda, en sentido contrario al tráfico.
  • Hay que circular por el arcén o, en su defecto, por la calzada, acercándose tanto como se pueda al borde exterior.
  • Preferiblemente, los peatones tienen que caminar uno detrás de otro.
  • Si es de noche o hay poca luz, hay que llevar un chaleco reflectante. También es recomendable llevar una linterna para ver por dónde se camina y para que los vehículos nos vean mejor.

3) Hay que ser consciente de que, en caso de avería o accidente y que haya que bajar del vehículo, el conductor y todos los ocupantes pasan a ser peatones, y además en una situación especialmente de riesgo. ¿Qué hacer para actuar con seguridad?:

  • Si es posible, detener el vehículo fuera de la carretera, en un lugar donde no entorpezca el paso, para evitar nuevos accidentes.
  • Señalizar la presencia del vehículo con los triángulos, situados como mínimo 50 metros delante y detrás del vehículo (en vías de doble sentido), o bien con la señal luminosa V-16.
  • Activar las luces de emergencia y, si es de noche, también las de posición.
  • Salir del vehículo por la parte más segura y con el chaleco reflectante obligatorio puesto, y alejarse de la calzada, a ser posible tras la valla de protección.

Una trágica efeméride convertida en día internacional

El 17 de agosto de 1896, en Inglaterra, se produjo el primer atropello mortal de un coche a un peatón. La londinense Bridget Driscoll, de 44 años, fue la primera víctima mortal de la historia por el impacto de un automóvil. Posteriormente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) promovió el 17 de agosto como el Día Internacional del Peatón para conmemorar este hecho trágico, pero también para convertirlo en bandera de la reivindicación de una movilidad más segura en todo el mundo para los más vulnerables del tráfico, los peatones.

A lo largo del siglo XX los peatones fueron perdiendo espacio para su circulación segura en todos los pueblos y ciudades y la movilidad con vehículo a motor se convirtió en la prioridad. Actualmente se está revirtiendo esta tendencia y las actuaciones van encaminadas a pacificar el tráfico y recuperar espacios seguros para ir a pie. Según datos de la OMS, cada año mueren 270.000 peatones en el mundo, lo que representa un 22% de las 1,3 millones de muertes por accidentes de tráfico. Conviene destacar que precisamente este 2021, coincidiendo con la campaña de este organismo #Love30 para exigir a los gobiernos medidas para aumentar la seguridad de los peatones y, principalmente, la reducción de los límites de velocidad, entró en vigor en nuestro país, en mayo, el límite de velocidad genérica de 30 km/h en pueblos y ciudades.

El límite a 30 km/h reduce en un 80% el peligro de morir atropellado, ya que si un vehículo que circula a esa velocidad impacta contra un peatón, el riesgo de que la persona muera es del 10%, mientras que si el mismo vehículo va a 50 km/h el riesgo se eleva hasta el 90%. Con esta velocidad se reduce a la mitad la distancia necesaria para detener el vehículo: aumenta la seguridad vial. Además, tiene estos otros efectos positivos: menos ruido ambiental, niveles de contaminación más bajos y menos congestión, y la mejora de la convivencia entre los diferentes usuarios y el fomento del uso de medios de transporte más activos y saludables.

PEATONES EN LA CARRETERA

En algún momento, todos nos hemos visto obligados a caminar por una carretera, una acción que se puede considerar de riesgo, dada nuestra fragilidad en el caso de que nos viéramos implicados en un accidente de tráfico. Aunque el número de atropellos es más elevado en la ciudad, hay que tener presente que el riesgo de muerte para los peatones se multiplica en la carretera. Desde el Servei Català de Trànsit se dan consejos para que, si nos viéramos en situación de convertirnos en peatones en la carretera, nuestra seguridad no corra peligro. Lo que sí hay que saber en primer lugar es que está totalmente prohibido que los peatones circulen por las autopistas y autovías.

Imatge vídeo vianants post

Estas son algunas de las normas que todos los peatones tendrían que seguir para evitar posibles situaciones de riesgo a la hora de caminar por carreteras fuera de la población:

  • Cuando circule por una carretera que no disponga de espacio especialmente reservado para peatones, como norma general la circulación se hará por la izquierda. De esta manera podrá observar de cara a los vehículos que circulen y que se acerquen a su posición.

  • La circulación por el arcén o per la carretera se hará con prudencia, sin entorpecer innecesariamente la circulación, y aproximándose todo lo que se pueda al margen exterior.

  • Excepto en el caso de que se vaya en grupo, los peatones tendrán que circular uno detrás del otro si la seguridad de la circulación lo requiere, especialmente en casos de visibilidad reducida o de gran densidad de circulación de vehículos.

  • Cuando camine de noche, tiene que llevar algún elemento luminoso o reflectante, por ejemplo un chaleco reflectante, tanto si se circula por el arcén como por la calzada, que sea visible a una distancia mínima de 150 metros para los conductores que se aproximen. También se tienen que seguir estas indicaciones cuando hay poca luz o visibilidad a causa de la meteorología adversa. Es recomendable llevar una linterna para ver por donde se camina y para que los vehículos le vean mejor.

Si seguimos estos consejos básicos cuando circulamos por una carretera, tanto nuestra seguridad como la del resto de usuarios de la vía será mayor, y así evitaremos riesgos innecesarios y accidentes.