¡Al volante, siéntate bien!

10 pautas para conducir con una posición adecuada

Seguro que alguna vez te has fijado en conductores que no tenían una postura correcta mientras conducían. ¿Te viene alguna imagen a la memoria? ¿Alguien que cogía el volante con una sola mano, que apoyaba un brazo por la ventana, que llevaba un abrigo voluminoso o quizás que iba con el asiento inclinado hacia atrás? Estos podrían ser algunos ejemplos de malas prácticas a la hora de conducir que pueden poner en riesgo la seguridad de uno mismo y de las personas que nos acompañan. Por eso, hay que ser conscientes de que sentarse bien es clave para reaccionar ante cualquier imprevisto y minimizar lesiones en caso de un accidente, aparte de retrasar el cansancio y la fatiga, sobre todo en viajes largos.

Antes de arrancar el vehículo vale la pena invertir unos minutos en revisar una serie de pasos y comprobar que nuestra manera de sentarnos al volante es la adecuada. Aquella frase insistente que los padres y madres nos repetían de pequeños durante las comidas o cuando hacíamos deberes y los profesores en la escuela, la reiterada “Haz el favor de sentarte bien”, se ajustaría también al momento en que nos ponemos al volante… ahora ya de adultos.

En la autoescuela, seguramente fue lo primero que nos enseñaron cuando aprendimos a conducir, pero con el paso de los años a menudo dejamos de darle la importancia que tiene para garantizar una conducción segura. Repasamos las 10 claves para sentarse correctamente en el coche:

  • Distancia de los pies con los pedales: no tienen que estar ni demasiado cerca ni demasiado lejos de los pedales. Para saber si nuestra postura es la más idónea, tenemos que pisar a fondo el embrague y comprobar que la pierna izquierda quede semiflexionada, de manera que al pisar el freno con la pierna derecha, ambas queden igualadas. Con eso conseguiremos una buena fuerza de frenado en caso de que tengamos que detener el vehículo de manera urgente.
  • Inclinación del asiento: la espalda debe mantenerse pegada al asiento.
  • Distancia entre el cuerpo y el volante: las muñecas deben quedar colgando por el arco superior del volante. Con respecto a los brazos, tienen que estar flexionados y nunca completamente extendidos, ya que eso no solo puede suponer una pérdida de control del vehículo, sino que nos hará cansar rápidamente y nuestra espalda se verá forzada. Hay que tener presente que cualquier extremidad que quede bloqueada en caso de accidente provocará que la energía del siniestro se desplace por nuestro cuerpo y pueda causar lesiones graves en rodillas, caderas, muñecas, codos u hombros. Por este motivo siempre tenemos que adoptar una posición con las piernas y los brazos flexionados.
  • Reposacabezas: se trata de un elemento que acostumbra a pasar inadvertido, pero que es fundamental para evitar una posible lesión cervical. Por eso, tenemos que asegurarnos de que tanto la parte más alta de nuestra cabeza como el reposacabezas están perfectamente alineados.
  • Asiento: es recomendable que esté lo más bajo posible, lejos del techo, ya que en caso de vuelco, podríamos tener graves lesiones en la cabeza. Asimismo, tenemos que procurar que en caso de colisión lateral nuestra cabeza no impacte en el montante superior del vehículo.
  • Cristal de la ventana: hay que tener en cuenta que es peligroso circular con el cristal semibajado, ya que si sufrimos un impacto lateral, las posibilidades de lesiones en la cabeza son altas. Lo tenemos que hacer con el cristal totalmente subido o máximo abierto dos dedos.
  • Altura del volante: es aconsejable medirlo de manera que el arco superior se encuentre entre la barbilla y el cuello. Eso supondrá que nuestros brazos no estén demasiado levantados, nos cansaremos menos y conseguiremos un mayor control del volante ante un imprevisto.
  • Posición de las manos: para saber cuál es la mejor posición, sigue una regla sencilla: recuerda la posición de las manecillas de un reloj a las 10 h y 10 minutos. Colocar las manos de manera simétrica hace que la fuerza quede más repartida y el giro sea mucho más fluido, sobre todo a la hora de tener que esquivar un obstáculo en la carretera con una maniobra repentina.
  • El cinturón: no te olvides del elemento más importante de seguridad pasiva dentro del vehículo. Es preferible que en la medida de lo posible conduzcamos sin ropa gruesa (para garantizar la libertad de movimientos) y que la banda central del cinturón esté colocada sobre la pelvis y no sobre el abdomen, para proporcionar una mayor sujeción del cuerpo. Colocar este dispositivo de manera óptima nos ayudará a estar más protegidos ante un posible accidente y a mejorar la eficacia de los airbags frontales.
  • Los espejos retrovisores: por último, hay que regular los espejos de manera que tengamos el campo de visión más amplio posible a fin de eliminar al máximo los puntos ciegos.

En coche hay muchos aspectos sobre los que hay que prestar atención para garantizar la seguridad vial, y cómo nos sentamos es determinante en el caso de sufrir un accidente.

¿Ya tenías en cuenta estas pautas a la hora de conducir? Recuerda que la responsabilidad en la conducción también consiste en mantener una posición apropiada al volante.

Al volant, seu bé!

10 pautes per conduir amb una posició adequada

De ben segur que algun cop t’has fixat en conductors que no tenien una postura correcta mentre conduïen. Et ve alguna imatge a la memòria? Algú que agafava el volant amb una sola mà, que recolzava un braç a la finestra, que portava un abric voluminós o potser que anava amb el seient inclinat cap enrere? Aquests podrien ser alguns exemples de males pràctiques a l’hora de conduir que poden posar en risc la seguretat d’un mateix i de les persones que ens acompanyen. Per això, cal ser conscients que seure bé és clau per reaccionar davant de qualsevol imprevist i minimitzar lesions en cas d’accident, a banda de retardar el cansament i la fatiga, sobretot en viatges llargs.

Abans d’engegar el vehicle, val la pena invertir uns minuts a revisar un seguit de passos i comprovar que la nostra manera de seure al volant és l’adient. Aquella frase insistent que els pares i mares ens repetien de petits durant els àpats o quan fèiem els deures, i els professors a l’escola, la reiterada “Fes el favor de seure bé”, s’ajustaria també al moment que ens posem al volant… ara ja d’adults.

A l’autoescola, segurament va ser el primer que ens van ensenyar quan vam aprendre a conduir, però amb el pas dels anys sovint deixem de donar-li la importància que té per garantir una conducció segura. Repassem les 10 claus per seure correctament al cotxe:

  • Distància dels peus amb els pedals: no s’ha d’estar ni massa a prop ni massa lluny dels pedals. Per saber si la nostra postura és la més idònia, hem de trepitjar a fons l’embragatge i comprovar que la cama esquerra quedi semiflexionada, de manera que en trepitjar el fre amb la cama dreta, ambdues quedin igualades. Amb això aconseguirem una bona força de frenada en cas que hàgim d’aturar el vehicle de manera urgent. 
  • Inclinació del seient: cal que l’esquena es mantingui enganxada al respatller.
  • Distància entre el cos i el volant: els canells han de quedar penjant per l’arc superior del volant. Pel que fa als braços, han d’estar flexionats i mai completament estesos, ja que això no només pot suposar una pèrdua de control del vehicle, sinó que ens farà cansar ràpidament i la nostra esquena es veurà forçada. S’ha de tenir present que qualsevol extremitat que quedi bloquejada en cas d’accident provocarà que l’energia del sinistre es desplaci pel nostre cos i podrà causar lesions greus en genolls, malucs, canells, colzes o espatlla. Per aquest motiu sempre hem d’adoptar una posició amb les cames i els braços flexionats.
  • Reposacaps: es tracta d’un element que acostuma a passar inadvertit, però que és fonamental per evitar una possible lesió cervical. Per això, hem d’assegurar-nos que tant la part més alta del nostre cap com el reposacaps estan perfectament alineats.
  • Seient: és recomanable que estigui com més baix millor, lluny del sostre, ja que en cas de bolcada podríem tenir greus lesions al cap. Així mateix, hem de procurar que en cas de col·lisió lateral el nostre cap no impacti en el muntant superior del vehicle.
  • Vidre de la finestra: hem de tenir en compte que és perillós circular amb el vidre mig abaixat, ja que si patim un impacte lateral, les possibilitats de lesions al cap són altes. Ho hem de fer amb el vidre totalment apujat o màxim obert dos dits.
  • Altura del volant: és aconsellable mesurar-lo de manera que l’arc superior es trobi entre la barbeta i el coll. Això suposarà que els nostres braços no estiguin massa aixecats, ens cansarem menys i aconseguirem un bon control del volant davant un imprevist.
  • Posició de les mans: per saber quina és la millor posició, segueix una regla senzilla: recorda la posició de les manetes d’un rellotge a les 10 h i 10 minuts. Col·locar les mans de manera simètrica fa que la força quedi més repartida i el gir sigui molt més fluid, sobretot a l’hora d’haver d’esquivar un obstacle a la carretera amb una maniobra sobtada.
  • El cinturó: no oblidis l’element més important de seguretat passiva dins del vehicle. És preferible que, en la mesura que sigui possible, conduïm sense roba gruixuda (per tal de garantir la llibertat de moviments) i que la banda central del cinturó estigui col·locada sobre la pelvis i no sobre l’abdomen, per proporcionar una subjecció més gran del cos. Col·locar aquest dispositiu de manera òptima ens ajudarà a estar més protegits davant un possible accident i a millorar l’eficàcia dels coixins de seguretat frontals.
  •  Els miralls retrovisors: per acabar, cal regular els miralls de manera que tinguem el camp de visió més ampli possible per tal d’eliminar al màxim els punts cecs. 

En cotxe hi ha molts aspectes sobre els quals cal parar atenció per garantir la seguretat viària, i com hi seiem és determinant en el cas de patir un accident. 

Ja tenies en compte aquestes pautes a l’hora de conduir? Recorda que la responsabilitat en la conducció també consisteix a mantenir una posició apropiada al volant.

Hacer seguro el ir a pie

Desde 2010, 44 personas mueren atropelladas de media cada año en Cataluña y se registran también más de 300 heridos de gravedad. Desde el Servicio Catalán de Tráfico continuamos esforzándonos para proteger a los más vulnerables de la movilidad con el objetivo de reducir la siniestralidad. En este sentido, esta semana, del 30 de agosto al 5 de septiembre, coordinamos con las policías locales de varios municipios una campaña preventiva de protección de peatones en zona urbana.

Con esta acción intensiva de vigilancia se quieren combatir tanto aquellos comportamientos de los conductores que pongan en peligro la seguridad de los peatones como las conductas antirreglamentarias o no seguras de las personas que van a pie, como por ejemplo cruces incorrectos, así como la detección de infracciones relacionadas con el incumplimiento de los semáforos y los pasos de peatones. En la última campaña semanal realizada este año en marzo se denunciaron 362 actitudes imprudentes cada día. Estas infracciones y comportamientos de riesgo ponen en peligro a los peatones. Hay que poner en práctica medidas de seguridad para protegerlos y para autoprotegerse:

1) En zona urbana las principales actitudes inadecuadas de peatones y conductores que deben evitarse son:

  • No respetar los semáforos: pasar en rojo.
  • Cruzar sin mirar a izquierda y derecha para asegurarse de que se puede hacer sin riesgo.
  • Irrumpir, los peatones, por zonas no habilitadas en situaciones en las que puede haber riesgos potenciales relacionados con la circulación de vehículos. Además, no solo son víctimas de las distracciones por el uso del móvil los conductores de los vehículos, sino también los peatones, que corren un riesgo muy alto si no están atentos a la hora de cruzar las calles y pueden acabar siendo atropellados.
  • Desplazarse, los peatones, por itinerarios no reglamentarios pero que se perciben como itinerarios correctos.
  • Invadir, los vehículos (como los patinetes eléctricos, pero también las motocicletas que aparcan en las aceras, por ejemplo), zonas de circulación exclusivas para transeúntes que obstaculizan sus itinerarios seguros y preferentes, y que les obliga a optar por rutas alternativas que pueden conllevar peligros.

2) Pautas para prevenir atropellos en la carretera:

Por las autopistas y autovías está totalmente prohibida la circulación de peatones. Si inevitablemente hay que desplazarse por otros tipos de vías, deben seguirse unas normas básicas para no poner en peligro la propia seguridad ni la de los demás usuarios:

  • Si la vía no dispone de un espacio especialmente reservado para peatones, se debe circular por la izquierda, en sentido contrario al tráfico.
  • Hay que circular por el arcén o, en su defecto, por la calzada, acercándose tanto como se pueda al borde exterior.
  • Preferiblemente, los peatones tienen que caminar uno detrás de otro.
  • Si es de noche o hay poca luz, hay que llevar un chaleco reflectante. También es recomendable llevar una linterna para ver por dónde se camina y para que los vehículos nos vean mejor.

3) Hay que ser consciente de que, en caso de avería o accidente y que haya que bajar del vehículo, el conductor y todos los ocupantes pasan a ser peatones, y además en una situación especialmente de riesgo. ¿Qué hacer para actuar con seguridad?:

  • Si es posible, detener el vehículo fuera de la carretera, en un lugar donde no entorpezca el paso, para evitar nuevos accidentes.
  • Señalizar la presencia del vehículo con los triángulos, situados como mínimo 50 metros delante y detrás del vehículo (en vías de doble sentido), o bien con la señal luminosa V-16.
  • Activar las luces de emergencia y, si es de noche, también las de posición.
  • Salir del vehículo por la parte más segura y con el chaleco reflectante obligatorio puesto, y alejarse de la calzada, a ser posible tras la valla de protección.

Una trágica efeméride convertida en día internacional

El 17 de agosto de 1896, en Inglaterra, se produjo el primer atropello mortal de un coche a un peatón. La londinense Bridget Driscoll, de 44 años, fue la primera víctima mortal de la historia por el impacto de un automóvil. Posteriormente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) promovió el 17 de agosto como el Día Internacional del Peatón para conmemorar este hecho trágico, pero también para convertirlo en bandera de la reivindicación de una movilidad más segura en todo el mundo para los más vulnerables del tráfico, los peatones.

A lo largo del siglo XX los peatones fueron perdiendo espacio para su circulación segura en todos los pueblos y ciudades y la movilidad con vehículo a motor se convirtió en la prioridad. Actualmente se está revirtiendo esta tendencia y las actuaciones van encaminadas a pacificar el tráfico y recuperar espacios seguros para ir a pie. Según datos de la OMS, cada año mueren 270.000 peatones en el mundo, lo que representa un 22% de las 1,3 millones de muertes por accidentes de tráfico. Conviene destacar que precisamente este 2021, coincidiendo con la campaña de este organismo #Love30 para exigir a los gobiernos medidas para aumentar la seguridad de los peatones y, principalmente, la reducción de los límites de velocidad, entró en vigor en nuestro país, en mayo, el límite de velocidad genérica de 30 km/h en pueblos y ciudades.

El límite a 30 km/h reduce en un 80% el peligro de morir atropellado, ya que si un vehículo que circula a esa velocidad impacta contra un peatón, el riesgo de que la persona muera es del 10%, mientras que si el mismo vehículo va a 50 km/h el riesgo se eleva hasta el 90%. Con esta velocidad se reduce a la mitad la distancia necesaria para detener el vehículo: aumenta la seguridad vial. Además, tiene estos otros efectos positivos: menos ruido ambiental, niveles de contaminación más bajos y menos congestión, y la mejora de la convivencia entre los diferentes usuarios y el fomento del uso de medios de transporte más activos y saludables.

Nuevo límite máximo de un año en las bajas temporales de los vehículos

Si no tienes que circular con tu vehículo durante un período de tiempo determinado, tienes la opción de darlo de baja temporalmente. Ahora bien, tal como anunció la DGT, hace pocos meses entró en vigor un cambio normativo, que establece que la baja temporal de un vehículo tiene una duración máxima de un año, si es que el titular no manifiesta su voluntad de mantenerlo fuera de la circulación solicitando sucesivas prórrogas.

Si, pasado el período de un año de baja temporal del vehículo, no se ha solicitado la prórroga de la baja, el vehículo volverá a estar automáticamente en situación activa. Por lo tanto, generará las obligaciones administrativas y fiscales que correspondan, tales como el impuesto de vehículos de tracción mecánica.

Las prórrogas del plazo de baja temporal se podrán solicitar a la Jefatura de Tráfico como máximo dos meses antes de la fecha de finalización de la baja temporal.

¿A qué se debe el cambio en la normativa?

Esta medida de establecer una duración máxima de un año para las bajas temporales de los vehículos tiene el objetivo de evitar el abuso de este tipo de baja que hacen algunos talleres para evadir la obligación de llevar el vehículo a un centro autorizado de tratamiento (CAT) al final de su vida útil. Asimismo, la Comisión Europea instaba en un informe a los estados a adoptar medidas “sobre los procedimientos administrativos de las bajas temporales” y “la mejora del conocimiento de la información del Registro de Vehículos” que evitaran las situaciones en las que precisamente un vehículo no acabe su vida útil en un CAT.

¿Qué debes saber si das de baja el vehículo por un período de tiempo?

  • De entrada, puedes dar de baja de forma voluntaria cualquier vehículo: turismo, motocicleta, camión, autobús, etc. El coste del trámite de este tipo de baja es de 8,59 € (excepto en caso de sustracción del vehículo).
  • Puedes hacer la gestión como titular del vehículo o como persona autorizada en su nombre.
  • Una vez realizado el trámite, recuerda que durante el período que el vehículo esté de baja temporalmente no puede circular y está exento de pagar el impuesto municipal de circulación. En esta situación, no es necesario tener la ITV en vigor ni contratar un seguro para tu vehículo. Eso sí, cuando se quiera volver a circular con el vehículo, se deberá tramitar el alta del vehículo en baja temporal, y sí que se necesitarán la ITV y el seguro.
  • También conviene destacar que el vehículo deberá guardarse en una propiedad privada, dado que cualquier vehículo estacionado en la vía pública debe tener el seguro correspondiente y haber pasado la ITV.
  • Por último, si existe algún precinto sobre el vehículo, no se podrá tramitar la baja, ya sea temporal o definitiva, y convendrá cancelarlo previamente a la solicitud de la baja.

¿Y en el caso de la baja definitiva del vehículo?

La baja definitiva de un vehículo implica llevarlo al desguace y, por tanto, a menos que el vehículo tenga un valor histórico, será imposible recuperarlo. Se diferencia de la baja temporal que hemos comentado en el sentido de que, en este otro caso, aunque el vehículo no se utilizará durante un período de tiempo determinado, es muy posible que se vuelva a utilizar en un futuro. Por lo tanto, es un estado que es fácil de revertir, lo que en la baja definitiva no pasa.

La baja definitiva es un trámite necesario para retirar un vehículo de la circulación cuando ha llegado al fin de su vida útil. En este supuesto, tienes que llevarlo a un desguace o en un centro autorizado de tratamiento de vehículos, desde donde se encargarán de realizar la baja, sin que tengas que desplazarte a las oficinas de Tráfico. Una vez allí te entregarán un certificado de destrucción del vehículo y el justificante de la baja definitiva, que deberás conservar por si lo tuvieras que acreditar ante cualquier Administración. Como en el caso anterior, si existe algún precinto sobre el vehículo, no se podrá tramitar la baja y convendrá cancelarlo previamente a la solicitud de la baja.

El trámite de gestión de la baja definitiva es gratuito y también lo puede realizar el titular del vehículo o cualquier persona autorizada en su nombre.

Puedes ampliar la información sobre cómo solicitar la baja temporal o definitiva del vehículo y descargar los impresos necesarios a través de la DGT.

Nou límit màxim d’un any en les baixes temporals dels vehicles

Si no has de circular amb el teu vehicle durant un període de temps determinat, tens l’opció de donar-lo de baixa temporalment. Ara bé, tal com va anunciar la DGT, fa pocs mesos va entrar en vigor un canvi normatiu, que estableix que la baixa temporal d’un vehicle té una durada màxima d’un any, si és que el titular no manifesta la seva voluntat de mantenir-lo fora de la circulació i sol·licita pròrrogues successives.  

Si, un cop passat el període d’un any de baixa temporal del vehicle, no s’ha sol·licitat la pròrroga de la baixa, el vehicle tornarà a estar automàticament en situació activa. Per tant, generarà les obligacions administratives i fiscals que corresponguin, tals com l’impost de vehicles de tracció mecànica.

Les pròrrogues del termini de baixa temporal es podran sol·licitar a la DGT com a màxim dos mesos abans de la data de finalització de la baixa temporal.

A què es deu el canvi en la normativa?

Aquesta mesura d’establir una duració màxima d’un any per a les baixes temporals dels vehicles té l’objectiu d’evitar l’abús d’aquest tipus de baixa que fan alguns tallers per tal d’evadir l’obligació de portar el vehicle a un centre autoritzat de tractament (CAT) al final de la seva vida útil. Així mateix, la Comissió Europea instava en un informe els estats a adoptar mesures “sobre els procediments administratius de les baixes temporals” i “la millora del coneixement de la informació del Registre de Vehicles” que evitessin les situacions en què precisament un vehicle no acabi la seva vida útil en un CAT.

Què has de saber si dones de baixa el vehicle per un període de temps?

  • D’entrada, pots donar de baixa de manera voluntària qualsevol vehicle:  turisme, motocicleta, camió, autobús, etc. El cost del tràmit d’aquest tipus de baixa és de 8,59 € (excepte en cas de sostracció del vehicle).
  • Pots fer la gestió com a titular del vehicle o com a persona autoritzada en nom seu.
  • Un cop fet el tràmit, recorda que durant el període que el vehicle estigui de baixa temporalment no pot circular i està exempt de pagar l’impost municipal de circulació. En aquesta situació, no és necessari tenir la ITV en vigor ni contractar una assegurança per al vehicle. Això sí, quan es vulgui tornar a circular amb el vehicle,  s’haurà de tramitar l’alta del vehicle en baixa temporal, i sí que es necessitaran la ITV i l’assegurança.  
  • També convé destacar que el vehicle s’haurà de guardar en una propietat privada, atès que qualsevol vehicle estacionat a la via pública ha de tenir l’assegurança corresponent i haver passat la ITV.
  • Finalment, si existeix algun precintament sobre el vehicle, no es podrà tramitar la baixa, ja sigui temporal o definitiva, i convindrà cancel·lar-lo prèviament a la sol·licitud de la baixa.

I en el cas de la baixa definitiva del vehicle?

La baixa definitiva d’un vehicle implica portar-lo a desballestar i, per tant, tret que el vehicle tingui un valor històric, serà impossible recuperar-lo. Es diferencia de la baixa temporal que hem comentat en el sentit que en aquest altre cas tot i que el vehicle no s’utilitzarà durant un període de temps determinat, és molt possible que se’n torni a fer ús en un futur. Per tant, és un estat que es fàcil de revertir, cosa que en la baixa definitiva no passa.

La baixa definitiva és un tràmit necessari per retirar un vehicle de la circulació quan ha arribat a la fi de la seva vida útil. En aquest supòsit, has de portar-lo a un centre de desballestament o a un centre autoritzat de tractament de vehicles, des d’on s’encarregaran de fer la baixa, sense que hagis de desplaçar-te a les oficines de la DGT. Un cop allà t’entregaran un certificat de destrucció del vehicle i el justificant de la baixa definitiva, que hauràs de conservar per si ho haguessis d’acreditar davant de qualsevol Administració.  Com en el cas anterior, si existeix algun precintament sobre el vehicle, no es podrà tramitar la baixa i convindrà cancel·lar-lo prèviament a la sol·licitud de la baixa.

El tràmit de gestió de la baixa definitiva és gratuït i també el pot fer el titular del vehicle o qualsevol persona autoritzada en nom seu.

Pots ampliar la informació sobre com sol·licitar la baixa temporal o definitiva del vehicle i descarregar els impresos necessaris a través de la DGT.

Comer al volante

Hoy has terminado tarde del trabajo; tienes el tiempo justo para coger el coche y recoger a los niños en la escuela. Como no has tenido tiempo de comer, aprovechas el trayecto en coche para tomar un bocado. Total, te conoces el camino de memoria… Esta es una hipotética situación cotidiana que todos podemos comprender, pero representa un peligro que no debemos infravalorar: comer (o beber) al volante puede distraer durante la conducción y provocar un accidente.

Puede parecer una cuestión de poca importancia, pero no lo es. Si todos convenimos en que desviar la atención de la carretera para coger el móvil es una imprudencia, solo hay que sustituir el teléfono en la mano por un bocadillo para hacernos una idea de que esta acción es también potencialmente peligrosa.

En 2020, las distracciones fueron la primera causa de los accidentes con víctimas en las carreteras catalanas, por delante de la velocidad inadecuada y del alcohol y las drogas. Manipular el móvil es actualmente la distracción más extendida, pero también abstrae la atención sintonizar la radio, programar el GPS, comer o fumar.

¿Qué dice la normativa?

La normativa de tráfico no indica nada específicamente respecto a comer o beber mientras se conduce. No obstante, si hacerlo supone una infracción (distracción, principalmente), el hecho infractor se ajusta al artículo 18.1 del Reglamento general de circulación, que regula la obligación de atención permanente en la conducción de un vehículo. Entonces, si comer a la vez que conducimos provoca un peligro para la conducción, se sancionará por este artículo, por la desatención que implica.

Actualmente esta infracción está catalogada como leve, con una sanción de hasta 100 euros; no obstante, si la infracción se considera negligente del artículo 3.1 del Reglamento general de circulación, entonces se puede tipificar como una infracción grave, con sanción de 200 euros. Todo depende de la falta de atención en la conducción que haya representado la acción concreta, así como la afectación a la libertad de movimiento de las manos.

Distracciones y peligros

A pie de carretera, los agentes de tráfico del cuerpo de Mossos d’Esquadra son testigos cada día de desatenciones al volante, más o menos graves, además de las causadas por el móvil, como por ejemplo conductores repasando facturas o albaranes, espantando moscas o insectos, profesionales del transporte comiendo un bocadillo, o incluso con táper y tenedor, porque no tienen otro momento para hacerlo.

¿Qué puede pasar? Los accidentes más frecuentes asociados a las distracciones son salidas de vía, colisiones frontales, alcances con el vehículo de delante o atropellos. En la carretera, un segundo de distracción para coger el bocadillo o para abrir una lata de refresco puede ser suficiente para sufrir un siniestro. Comer o beber durante la conducción es un riesgo que podemos evitar: si no se dispone de tiempo para parar un momento, siempre será mejor dejarlo para más tarde antes que correr el riesgo que pueda ser nuestra última comida.

Menjar al volant

Avui has plegat tard de la feina; tens el temps just per agafar el cotxe i recollir els nens a l’escola. Com que no has tingut temps de dinar, aprofites el trajecte en cotxe per fer un mos. Total, et coneixes el camí de memòria… Aquesta és una hipotètica situació quotidiana que tots podem comprendre, però representa un perill que no hem de menystenir: menjar (o beure) al volant pot distreure de la conducció i provocar un accident.

Pot semblar una qüestió de poca importància, però no ho és. Si tots convenim que desviar l’atenció de la carretera per agafar el mòbil és una imprudència, només cal substituir el telèfon a la mà per un entrepà per fer-nos una idea que aquesta acció és també potencialment perillosa.

L’any 2020, les distraccions van ser la primera causa dels accidents amb víctimes a les carreteres catalanes, per davant de la velocitat inadequada i de l’alcohol i les drogues. Manipular el mòbil és actualment la distracció més estesa, però també abstreu l’atenció sintonitzar la ràdio, programar el GPS, menjar o fumar.

Què hi diu la normativa?

La normativa de trànsit no indica res específicament respecte a menjar o beure mentre es condueix. No obstant, si fer-ho esdevé infracció (distracció, principalment), el fet infractor s’encabeix en l’article 18.1 del Reglament general de circulació, que regula l’obligació d’atenció permanent en la conducció d’un vehicle. Aleshores, si menjar alhora que conduïm provoca un perill per a la conducció, se sancionarà per aquest article, per la desatenció que implica.

Actualment aquesta infracció està catalogada com a lleu, amb una sanció de fins a 100 euros; no obstant, si la infracció es considera negligent de l’article 3.1 del Reglament general de circulació, aleshores es pot tipificar com una infracció greu, amb sanció de 200 euros. Tot depèn de la manca d’atenció en la conducció que hagi representat l’acció concreta, així com l’afectació en la llibertat de moviment de les mans.

Distraccions i perills

A peu de carretera, els agents de trànsit del cos de Mossos d’Esquadra són testimonis cada dia de desatencions al volant, més o menys greus, a més de les causades pel mòbil, com per exemple conductors que repassen factures o albarans, espanten mosques o insectes, professionals del transport que mengen un entrepà, o fins i tot amb tàper i forquilla, perquè no tenen un altre moment per fer-ho.

Què pot passar? Els accidents més freqüents associats a les distraccions són sortides de via, col·lisions frontals, encalços amb el vehicle de davant o atropellaments. A la carretera, un segon de distracció per agafar l’entrepà o per obrir una llauna de refresc pot ser suficient per patir un sinistre. Menjar o beure durant la conducció és un risc que podem evitar: si no es disposa de temps per aturar-se un moment, sempre serà millor deixar-ho per més tard abans que córrer el risc que pugui ser el nostre últim àpat.

El SIAVT gana en proactividad

Desde este mes de junio, el Servicio de Información y Atención a la Víctima de Tráfico (SIAVT) ha ampliado los servicios y ha empezado a realizar un seguimiento proactivo periódico a los familiares de las víctimas mortales de los accidentes de tráfico con el fin de darles apoyo durante el año posterior al accidente, en todos los trámites y recursos en los ámbitos jurídico, sanitario, psicológico y social.

El SIAVT se encuentra a disposición de los familiares y afectados por accidentes de tráfico los 365 días del año para ofrecerles orientación sobre los trámites después del siniestro, dar a conocer los recursos existentes, informar sobre los derechos que les reconoce la legislación vigente y dar apoyo psicológico ante un siniestro de tráfico. Este servicio, pionero en el Estado español, se puso en marcha en 2012 y desde entonces ha atendido a más de 3.000 personas. Es gratuito y se puede contactar mediante el teléfono 900 100 268 y a través de la web victimestransit.gencat.cat.

Hasta ahora, cuando se producía un accidente mortal, los Mossos d’Esquadra o las policías locales informaban a los familiares de la existencia del SIAVT –entregándoles un tríptico– y eran estos los que se tenían que poner en contacto. Vista la situación de desconcierto y dolor, eso suponía una dificultad añadida que hacía que, a veces, no se llegara a utilizar el recurso. Ahora, una vez se ha rellenado un formulario de cesión de datos que habilita a los psicólogos del SIAVT a llamarles, ya se establece un primer contacto y, a partir de aquí, si es necesario, se hace un seguimiento proactivo durante un año, durante el cual se les va dando apoyo y asesorando sobre los diferentes trámites.

La subdirectora general de Seguridad Vial del Servicio Catalán de Tráfico (SCT), Anna Pintó, resume el cambio: “Convierte el SIAVT de un servicio que actúa a reacción a un servicio más proactivo y eso ayudará a que las víctimas conozcan su existencia y que no queden en situación de desamparo”. “Quizás en un primer momento los familiares no tienen dudas o no se plantean ciertas cuestiones, porque están en fase de duelo y especial vulnerabilidad, pero al cabo de un tiempo se las pueden plantear y por eso se ha establecido un año de seguimiento proactivo”, añade Pintó.

Desde la Asociación de Prevención de Accidentes de Tráfico P(A)T, Yolanda Doménech, directora de la entidad, destaca la importancia de trabajar en la mejora de los derechos de las víctimas de tráfico y apunta que uno de los temas en los que hay que incidir es la atención después de un siniestro: “Para evitar una traumatización secundaria es imprescindible que las víctimas reciban una respuesta postaccidente adecuada. Una atención inmediata es imprescindible –las heridas emocionales también necesitan atención y la necesitan lo más pronto posible–, pero hay que recordar que se trata de procesos largos que afectan a todas las áreas de la vida y, por lo tanto, también es necesario que esta atención perdure en el tiempo hasta que la persona se haya recuperado y que incluya protección legal y social”.

Por otra parte, desde STOP Accidentes Cataluña, Marilina Ferrer, directora de la asociación, valora muy positivamente la novedad del Servicio dado que se traduce en una mejora general con respecto a la atención psicosocial de las víctimas de tráfico: “Permitirá cubrir necesidades de las personas afectadas por un siniestro y que estas se sientan más acompañadas durante todo su proceso de recuperación postraumática. Este acompañamiento es muy importante y necesario para que las víctimas no se sientan abandonadas ni incomprendidas” y añade: “El hecho de ofrecer un seguimiento proactivo sobre la evolución de su estado emocional ayudará a las personas a aprender a adaptarse a la nueva situación sobrevenida. Sobre todo, a sentirse escuchadas y ayudadas, ya que implica uno de los apoyos más necesarios después de vivir una experiencia traumática”.

La ampliación de las prestaciones del SIAVT con respecto a los familiares de víctimas mortales responde a una demanada de P(A)T por la cual el Departamento de Interior y el SCT llegaron a un compromiso con las asociaciones de víctimas de tráfico de realizar acciones para la mejora de los servicios de atención a las víctimas de accidentes de tráfico en el marco de los actos previos de la Tercera Conferencia Mundial de Seguridad Vial (Commit To Act) impulsada por la Alianza Global de ONGs para la Seguridad Vial que se celebró en febrero en Estocolmo. En este sentido, también se modificó el convenio entre el SCT y el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) para ampliar la atención psicológica inmediata en accidentes con heridos graves  de menores de 12 años a menores de 18.

El SIAVT guanya en proactivitat

Des d’aquest mes de juny, el Servei d’Informació i Atenció a la Víctima de Trànsit (SIAVT) ha ampliat els serveis i ha començat a fer un seguiment proactiu periòdic als familiars de les víctimes mortals dels accidents de trànsit per tal de donar-los suport durant l’any posterior a l’accident, en tots els tràmits i recursos en els àmbits jurídic, sanitari, psicològic i social.

El SIAVT és a disposició dels familiars i afectats per accidents de trànsit els 365 dies de l’any per oferir-los orientació sobre els tràmits després del sinistre, donar a conèixer els recursos existents, informar sobre els drets que els reconeix la legislació vigent i donar suport psicològic davant d’un sinistre de trànsit. Aquest servei, pioner a l’Estat espanyol, es va posar en marxa el 2012 i des de llavors ha atès més de 3.000 persones. És gratuït i s’hi pot contactar mitjançant el telèfon 900 100 268 i a través del web victimestransit.gencat.cat.

Fins ara, quan es produïa un accident mortal, els Mossos d’Esquadra o les policies locals informaven els familiars de l’existència del SIAVT –entregant-los un tríptic– i eren aquests els que s’hi havien de posar en contacte. Atesa la situació de desconcert i dolor, això suposava una dificultat afegida que feia que, a vegades, no s’arribés a utilitzar el recurs. Ara, un cop s’ha omplert un formulari de cessió de dades que habilita els psicòlegs del SIAVT a trucar-los, ja s’estableix un primer contacte i, a partir d’aquí, si cal, es fa un seguiment proactiu durant un any, durant el qual se’ls dona suport i assessorament sobre els diferents tràmits.

La sotsdirectora general de Seguretat Viària del Servei Català de Trànsit (SCT), Anna Pintó, resumeix el canvi: “Converteix el SIAVT d’un servei que actua a reacció a un servei més proactiu i això ajudarà que les víctimes s’assabentin més de la seva existència i que no quedin en situació de desemparament”. “Potser en un primer moment els familiars no tenen dubtes o no es plantegen certes qüestions, perquè estan en fase  de dol i especial vulnerabilitat, però un temps després se’ls poden plantejar i per això s’ha establert un any de seguiment proactiu”, afegeix Pintó.

Des de l’Associació de Prevenció d’Accidents de Trànsit P(A)T, Yolanda Doménech, directora de l’entitat, destaca la importància de treballar en la millora dels drets de les víctimes de trànsit i apunta que un dels temes en què cal incidir és l’atenció després d’un sinistre: “Per evitar una traumatització secundària és imprescindible que les víctimes rebin una resposta postaccident adequada. Una atenció immediata és imprescindible –les ferides emocionals també necessiten atenció i la necessiten al més aviat possible–, però cal recordar que es tracta de processos llargs que afecten a totes les àrees de la vida i, per tant, també cal que aquesta atenció perduri en el temps fins que la persona s’hagi recuperat i que inclogui protecció legal i social.”

D’altra banda, des d’STOP Accidentes Catalunya, Marilina Ferrer, directora de l’associació, valora molt positivament  la novetat del Servei atès que es tradueix en una millora general pel que fa a l’atenció psicosocial de les víctimes de trànsit: “Permetrà cobrir necessitats de les persones afectades per un sinistre i que aquestes se sentin més acompanyades durant tot el seu procés de recuperació posttraumàtica. Aquest acompanyament és molt important i necessari perquè les víctimes no se sentin abandonades ni incompreses” i afegeix: “El fet d’oferir un seguiment proactiu sobre l’evolució del seu estat emocional ajudarà les persones a aprendre a adaptar-se a la nova situació sobrevinguda. Sobretot a sentir-se escoltades i ajudades, ja que implica un dels suports més necessaris després de viure una experiència traumàtica.”

L’ampliació de les prestacions del SIAVT pel que fa als familiars de víctimes mortals respon a una demanda de P(A)T per la qual el Departament d’Interior i l’SCT van arribar a un compromís amb les associacions de víctimes de trànsit de realitzar accions per a la millora dels serveis d’atenció a les víctimes d’accidents de trànsit en el marc dels actes previs de la Tercera Conferència Mundial de Seguretat Viària (Commit To Act) impulsada per l’Aliança Global d’ONGs per a la Seguretat Viària que es va celebrar al febrer a Estocolm. En aquest sentit, també es va modificar el conveni entre l’SCT i el Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) per ampliar l’atenció psicològica immediata en accidents amb ferits greus de menors de 12 anys a menors de 18 anys. 

Medidas para descongestionar la red viaria

Carriles adicionales y en sentido contrario al habitual, inversión de prioridades en rotondas, cancelación de los carriles lentos o de incorporación, cambio en el funcionamiento habitual del carril BUS VAO… son medidas especiales de circulación, ordenación y regulación del tráfico , dispositivos de señalización y de balizamiento que establece el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) en coordinación con la División de Tráfico de los Mossos d’Esquadra y que se adoptan de forma preventiva para mejorar la fluidez del tráfico cuando hay operaciones especiales en las que existe previsión de un aumento de la movilidad, entre otros. El objetivo es doble: incrementar la capacidad de las carreteras donde se establecen y, al mismo tiempo, garantizar la seguridad vial de los usuarios que circulan por ellas.

El responsable de Gestión del Tráfico del SCT, Jean Charles Peña, explica que, con el fin de posibilitar estos dispositivos, “primero se realiza un estudio preliminar sobre la situación de la carretera y tramo de vía donde son necesarios, conocer el estado de la infraestructura (trazado, intersecciones, enlaces y rotondas, número y anchura de los carriles, existencia y anchura de arcenes, existencia y estado de pasos de mediana, etc.), así como las condiciones de la circulación en determinados periodos o momentos de saturación o colapso (intensidades del tráfico, horas punta y valle, descompensación de los flujos viarios, ocupación de la vía, etc.)”. De este modo, según el responsable de Tráfico, “se pueden dimensionar los recursos materiales y humanos necesarios (vehículos, operarios, material de señalización y balizamiento), así como los tiempos de intervención y adopción de la medida”. A continuación, y en coordinación con Mossos d’Esquadra, se realiza una inspección sobre el terreno y, posteriormente, antes de implementar el dispositivo en cuestión, se comunica al titular de la vía.

Una vez montados, se indican a través de señalización fija circunstancial y de paneles luminosos de mensaje variable, además de con los correspondientes elementos de balizamiento o dispositivos guía (conos especiales de tráfico, hitos, etc.). A lo largo del año el SCT instala más de 5.000 kilómetros de medidas especiales en el transcurso de unas 8.000 horas de servicio.

El control, la vigilancia y la gestión se lleva a cabo desde el Centro de Información Viaria de Cataluña (CIVICAT), que obtiene la información sobre el estado de la red viaria gracias a las cámaras fijas, los equipos móviles de Información Vial (EMIV) y los medios aéreos de los que dispone el SCT, y que cuenta con el apoyo a pie de carretera de los equipos de señalización.

Principales medidas que se toman en la red viaria catalana

Carriles adicionales en sentido contrario al habitual en vías segregadas para descongestionar la calzada con más intensidad de circulación.

Carril adicional en vías convencionales aprovechando la existencia de arcenes anchos en el sentido mayoritario de la marcha.

Inversión de prioridades en rotondas para favorecer la rama y el sentido de circulación con más intensidad de tráfico, según distribución de flujos.

Eliminación de los carriles de adelantamiento para evitar trenzados y fricciones y conseguir uniformizar y laminar la velocidad.

Establecimiento de sentido único de circulación en el sentido principal de la marcha y de desvíos alternativos en el sentido contrario.

Circulación por carriles habilitados en sentido contrario

Uno de los dispositivos especiales más frecuente son los carriles que se habilitan en sentido contrario al habitual, que se utilizan en autopistas y autovías para aumentar su capacidad. En Cataluña, muchos fines de semana de verano, o en otras operaciones especiales como Semana Santa, es habitual ver carriles adicionales en la AP-7 entre Sant Celoni y La Roca del Vallès y entre Vilafranca y Martorell, pero también en la C-32 sur entre Gavà y L’Hospitalet y en la C-32 norte entre Arenys de Mar y Vilassar de Mar, y entre Vilassar y la B-20. Esta medida se establece abriendo la mediana de la autopista y colocando conos en un carril de la calzada contraria, por lo que la configuración habitual de la vía queda modificada. De este modo, se aumenta la capacidad del sentido más congestionado, pero con el inconveniente de que los vehículos de la calzada afectada, y que circulan en ambos sentidos, deben convivir con la única separación que supone la línea de conos.

Por cuestiones de seguridad, el acceso a estos carriles está habilitado únicamente para turismos (sin remolque) y motocicletas. Ten en cuenta, además, que es obligatorio encender las luces de cruce, que tienes que circular a una velocidad de entre 60 y 80 km/h y que es necesario que aumentes la distancia de seguridad con el vehículo precedente. Por supuesto, en ningún caso puedes traspasar la línea de conos para desplazarte lateralmente y hacer adelantamientos.

Estos carriles se abren en función del volumen de retención y también si la velocidad de los vehículos en la entrada de la medida está suficientemente ralentizada para garantizar la seguridad de los usuarios que quieren acceder a ella. A veces, se dan determinadas situaciones que hacen que no se pueda poner en marcha la medida: es el caso de la lluvia, que incrementaría las situaciones de riesgo cuando se conduce en el sentido contrario al habitual de la marcha.